Artes y Letras

Mundos diversos en ‘La otra esquina de las palabras’

Ariel Hidalgo habla sobre su libro ‘El más grandioso de todos los secretos’, en ‘La otra esquina de las palabras’, en Café Demetrio en Coral Gables.
Ariel Hidalgo habla sobre su libro ‘El más grandioso de todos los secretos’, en ‘La otra esquina de las palabras’, en Café Demetrio en Coral Gables. Especial/el Nuevo Herald

En Café Demetrio, donde se reúnen todos los viernes los literatos, artistas y nuevos editores bajo la égida de Joaquín Gálvez, quien fundó e inventó La otra esquina de las palabras en este punto clave de Coral Gables (Salcedo y Alhambra Circle), se presentan autores que imparten un vuelco a la imaginación. Esta vez fueron dos reveladores de mundos alternos.

Ariel Hidalgo conoce el secreto

Uno de los invitados más recientes de esta tertulia fue Ariel Hidalgo, columnista de el Nuevo Herald, que trajo un libro de la editorial Alexandria Library, titulado El más grandioso de todos los secretos. Hidalgo ha sido un activista político en Miami, que estuvo preso en Cuba ocho años a principios de los años 1980, por diseminar “propaganda enemiga”, y antes, en 1966, confinado a trabajos forzados en la UMAP. Curiosamente, su tiempo en la prisión fue a pesar de que en aquel entonces él predicaba filosofía marxista, pero criticaba la que se practicaba en Cuba. En la Universidad de La Habana estudió historia y filosofía, y en Miami teología y metafísica, y se podría decir que no ha caminado nunca por senderos trillados, sino por lo novedoso, lo raro y lo inesperado.

Esto mismo confiesa en su libro. Ya que este es una compilación de fragmentos de ideas muy antiguas sobre la forma de inspirar al ser humano hacia el bienestar material y espiritual. Y esto se consigue conociendo el más grande secreto del mundo, que en las épocas anteriores al cristianismo era poder conocer el nombre secreto de Dios. El afirma en su introducción que aquello que declaraban los antiguos es cierto, que él nos va a decir ese gran secreto, al que ha tenido acceso por experiencias que ha vivido.

Modesto “Kiko” Arocha, editor del libro, fue máster del sitio en la web del grupo de activistas proderechos humanos que dirigía Hidalgo, y dijo que este es un libro honesto de un hombre de conducta intachable.

“No soy el creador de estas ideas, son enseñanzas antiquísimas”, dijo en el Café Demetrio Hidalgo, “soy el comunicador, he tratado de expresarlas en la forma más sencilla posible. Aunque he leído cientos de libros toda mi vida, el más valioso es el de los Evangelios, los canónicos. La gente creyó que eran para la salvación del alma. Pero está dirigido a este mundo, a esta vida. Iniciados para esta vida. No es resucitar de la muerte más tarde. Conoced la verdad y la verdad os hará libres, dijo Jesús”.

La realidad histórica del cristianismo es que al aceptarlo Constantino, romanizó al cristianismo en vez de este cristianizar el paganismo, ha comentado Hidalgo en su última columna de este diario. Pero en realidad él está también adaptando el cristianismo a las teorías de la Era de Acuario en este libro. Y en su presentación citó a Lucas y Juan, sobre todo, unos textos que son interpretaciones teológicas de esos escritores anónimos sobre la vida de Jesús. Pero es su criterio que desde el punto de vista religioso son los mejores.

“La lógica formal ya no funciona”, afirmó Hidalgo. Henry Ford dijo: “Si crees que puedes, tienes razón”. Y usó la cinta The Matrix como ejemplo. Pero si en nuestra mente tenemos un virus de programación negativa como el que ataca a veces a las computadoras, eso nos limita: no creemos que alguien pueda volar por sí mismo, porque es antilógica la levitación.

Habló también de los archivos akásicos, uno de los capítulos del libro, y de muchos otros términos esotéricos, pero remitimos al lector interesado en estos temas a que lea estos textos, ya que, como él expuso, son muy fáciles de leer y comprender.

Manuel Gayol presenta al Hacedor

En el mismo Café Demetrio estuvimos, hace bastante más semanas, con Manuel Gayol Mecías, editor del periódico La Opinión en Los Angeles, cuyo libro Marja y el ojo del Hacedor fue publicado por Neo Club.

Ganador de varios premios –en La Habana obtuvo con La noche del gran Godo el Premio Nacional de Cuento de la

UNEAC, en 1992, y luego, en Nueva York, el Internacional de Cuento Enrique Labrador Ruiz de 2004, con El otro sueño de Sísifo–, ha publicado varios libros, y en 2012 Ojos de Godo rojo, también con Neo Club.

En la tertulia obvió usar sus palabras, pero las publicó en la página de Neo Club y aquí reproducimos algunas para servicio al público lector que encontrará en esta novela una especie de “locura narrativa a lo cubano”.

“No obstante, desde que el Hacedor deja que ella interrumpa su discurso y sea la ‘Seráfica’ quien cuente la historia, entonces comienza a salir a la luz el lodo, bien oscuro, de un país que los dioses imaginarios han convertido en ficticio por grotesco y en un bodrio de vida. Es desde este momento que el Hacedor empieza a descubrirse a sí mismo como un ente que estaba metido en ese Espejismo, embarrado de sangre y de mentiras, y de una vacuidad inaudita, y ahora empieza a hacerse irreverente al Sempiterno y a los dioses “históricos”, hasta llegar a la plena iconoclastia y a la denuncia del sistema rígido y cerrado del Sempiterno, que –naturalmente– es el peor de todos los dioses”. (Ver el artículo completo en: http://neoclubpress.com/sobre-marja-y -el-ojo-del-hacedor- 072032806.html) • 

olconnor@bellsouth.net

  Comentarios