Artes y Letras

Arte latinoamericano en el foco de la escena en Art Basel Miami Beach

‘Autoreconstrucción: To Insist, to Insist, to Insist’, Abril 5-7, 2018, Abraham Cruzvillegas. Bárbara Foulkes y Andrés García Nestitla (no retratado). Still de la video-documentación de Iki Nakagawa.
‘Autoreconstrucción: To Insist, to Insist, to Insist’, Abril 5-7, 2018, Abraham Cruzvillegas. Bárbara Foulkes y Andrés García Nestitla (no retratado). Still de la video-documentación de Iki Nakagawa. Cortesía

Art Basel Miami Beach, ABMB, lanza su edición 17, con 268 galerías del mundo, destacando dos proyectos especiales de artistas latinoamericanos: La instalación de Abraham Cruzvillegas, Autorreconstrucción: To insist, to insist, to insist... (2018), curada por Philipp Kaiser en cooperación con The Kitchen, Nueva York; y el proyecto Albedo de Tomás Saraceno con la galería Pinksummer de Génova. El primer proyecto proviene de estrategias de construcción arraigadas al contexto de precariedad y recursividad del continente, pero que son también parábolas sobre este tiempo, y el segundo explora utópicas arquitectura urbanas.

La instalación de Cruzvilllegas está vinculada a su proyecto vital –Autoconstrucción-, una escultura social que ha ido recreando con infinidad de variantes. Habiendo crecido en un barrio de invasión en los extramuros del D.F de México, a donde sus padres llegaron a fundar su mundo “echando mano” de lo que encontraban, recibió una lección crucial para su práctica: esas construcciones improvisadas, que crecen a partir de recursos precarios y que siempre están inacabadas son caóticas, pero suponen una continua adaptabilidad e incesante creatividad opuesta al desperdicio de la opulencia. En una residencia en Escocia, evocando esa casa, escribió canciones mientras creaba esculturas con los materiales dispares que encontraba. Músicos de Glasgow compusieron la música que se desplazaba por las calles con un sistema de sonido construido como escultura portátil en colaboración con un taller de bicicletas que forma parte de un proyecto social para reciclar y dar trabajo a personas con enfermedades mentales o adaptativas. Para la instalación estelar en ABMB, Autorreconstrucción…, Cruzvillegas ensambló material descartado en las calles de Chelsea. Pero esta vez, la escultura social, sonorizada con la composición de Andrés García Nesitla, es activada por la coreógrafa Barbara Foulkes, quien se mueve de modo que la fuerza de su cuerpo altera la estructura hasta que parece colapsar. Es una invocación –como remarcó la revista Hyperallergic- al “potencial creativo de la destrucción”, una metáfora social clave en un momento en que “los gobiernos construyen paredes”.

Tomás Saraceno se asemeja a su homónimo Tomás Moro en su imaginación utópica, pero crea modelos arquitectónicos, un arte que propone “nuevas infraestructuras, que desafían y redefinen el derecho internacional a la movilidad, anulan el enfoque de extracción que los humanos han desarrollado hacia el planeta y reexaminan la libertad de movimiento entre países”, según escribe en su comunidad virtual “Aerocene” y en el prólogo del proyecto Albedo. Saraceno recobra la visión del pionero de energía solar Giovanni Francia quien en los sesenta anticipó el calentamiento global. Las esculturas de espejos que flotan con el calor del sol evocan los descubrimientos que le permitieron producir energía eléctrica en Genova: “Es un intento artístico interdisciplinario para desarrollar nuevos modelos de sensibilidad y reactivar el imaginario común, a través de la colaboración ética con la atmósfera y el medio ambiente”, afirma Saraceno.

Entre la enorme diversidad de prácticas de arte latinoamericano que buscan incidir en la imaginación social destacan también en ABMB proyectos como Signo 36 de Ernesto Oroza, cuyo tomo OO, creado para la valiente Bienal de La Habana #00 del mismo número –un código alterno a la oficial- fue editado por este artista que representa Fredric Snitzer Gallery, junto con Clara Astiasarán. La obra, una bolsa con hojas sueltas evoca el número 36 de la revista Signos que el creador cubano Samuel Feijóo editó entre 1969 y 1985. Esa última entrega de la revista nunca se imprimió porque fue censurada y se cuenta que por un tiempo cargaba con él en un bolsa esa edición que desapareció. Poco después se precipitó su crisis mental. “Esta edición de Signos 36 emula, a modo de estructura mnemotécnica, el último estado de la publicación inédita. Cada bolsa —serán 36— compila las mismas obras seriadas en igual número”, dice Oroza. Participan creadores de diversas áreas radicados en la isla y en el exterior. En el sector Kabinet, Snitzer presenta a Alexandre Arrecha con el proyecto Rehacer que explora la idea de cómo construir una instalación que se basa en el acto de ejecutar una y otra vez la misma acción. Los trazos evocan surcos o huellas y fusionan lo primigenio y lo contemporáneo.

La feria destaca la participación de galería nuevas. Entre éstas Travesía Cuatro en “Art Positions” con Marco Rountree Cruz, y David Castillo Gallery en el sector principal con Glexis Novoa, un artista que torna ciencia ficción las grandes narrativas del pasado. En la Bienal de La Habana en 2015 intervino las ruinas de un hotel del siglo XIX con grafittis dibujados en la pared de la construcción que el gobierno de Castro intentó reconstruir y abandonó. Los fragmentos de pared intervenida –incluyendo columnas enteras- originan un serie posterior de esculturas que funcionan como artefactos perceptivos. Casa Triângulo presenta las placas de bronce con frases poéticas del brasileño Ivan Grilo que ha ido creando con estas una suerte de manifiesto político-afectivo disperso. Otros brasileños participantes son Firtzia Irizar y Marilá Dardot, cuyas obras responden igualmente a las paradojas sociales. El Instituto de Visión de Colombia presenta a la mexiana Pía Camil con una enorme cortina hecha con T-shirts –reflejo de la colonización económica- que los espectadores pueden tocar, abrir o cerrar, como modo simbólico de otorgarles poder sobre rutas de mercado que no controlan.

El 6 de diciembre inaugura la sección “Premiere Artist Talk” con una charla del duo conformado por Jennifer Allora y Guillermo Calzadilla, y el puertorriqueño Manuel Cirauqui, curador del Museo Guggenheim de Bilbao. Las esculturas sonoras e instalaciones de Allora & Calzadilla involucran formas lúdicas e imaginativas de resistencia al poder. Jorge Mara LA Ruche de Buenos Aires revive la trayectoria única del uruguayo Washington Barcala (1920-1993), cuya obra plástica se correlaciona con la llamada Generación del 45 a la que pertenecía Angel Rama y su búsqueda de reinvención de cánones. Sin duda, quienes quieran rastrear obras que invocan nuevos modos de imaginación social en las obras de arte latinoamericano de Art Basel Miami Beach hallarán más de lo que esperan. Una generación de artistas “radicantes” según el término de Nicolas Borriaud: capaces, como ciertas plantas, de multiplicar sus raíces y ofrecer otras miradas para encarar el presente.

ABMB. 1901 Convention Center Dr, Miami Beach, FL 33139. Del 6 al 9 de diciembre. Tel. (305) 674-1292

Adriana Herrera es curadora, crítica de arte, directora y cofundadora de Aluna Art Foundation. Escribe para diferentes publicaciones, galerías y museos.

  Comentarios