Artes y Letras

Los mejores libros en español del 2018 según autores de Miami

A la hora del balance de fin de año, el mundo editorial trajo novedades y reediciones de clásicos. Trabajos periodísticos como las novelas históricas encontraron agradecidos lectores. Una serie de autores que viven en este país eligen el libro que disfrutaron durante el 2018.

José Abreu Felippe

Este año he tenido la fortuna de leer unos cuantos buenos libros –y algunas relecturas, que no pueden faltar–, pero pienso que el que más me impresionó fue La salvaje inocencia, de Zoé Valdés, publicado por Verbum. Ya lo he dicho antes, y lo repito aquí: No creo que se haya tratado en la literatura cubana el mundo de la adolescencia con la frescura, la naturalidad y la fuerza con que lo hace la autora de La nada cotidiana. No me viene a la mente ningún título que se le pueda aproximar ni de lejos. La historia gira alrededor de las venturas y desventuras de Desirée Fe, una muchacha de 16 años entre 1978 y 1980. Esta novela, una de las mejores que he leído de Zoé Valdés, rezuma algo que es muy difícil de alcanzar, una espléndida –y también furiosa–, autenticidad.

cubaqueer.jpg

Antonio Orlando Rodríguez

Lo mejor de un libro que reúne 27 obras de teatro es que puedes leerlo a lo largo de todo un año, escogiendo hoy un texto que te apetezca y la semana que viene otro, y alternarlo con lecturas muy diferentes. A quienes les gusta leer teatro y realizar sus propias puestas en escena en la imaginación, les recomiendo Cuba Queer. Se trata de un volumen de 800 páginas, publicado por la editorial Hypermedia y dedicado a la dramaturgia cubana de temática LGTBQ, con selección y prólogo de Ernesto Fundora. Me encantó encontrar en él piezas que aún no conocía de autores a los que aprecio, como José Milián, Eugenio Hernández Espinosa, Gerardo Fulleda León o Salvador Lemis, y “descubrir” a otros dramaturgos, como Randy Barceló (fantástica su “Canciones de la vellonera”) y Carlos Celdrán.

patria_fernando-aramburu.jpg

Lizette Espinosa

Es difícil elegir un único título entre tantos que disfruté enormemente, sin embargo y siendo honesta conmigo misma debo nombrar a Patria (Tusquets), de Fernando Aramburu, que muy al contrario de lo que imaginé logró cautivarme desde el comienzo por su originalidad narrativa, porque supo acercarme por primera vez a una cultura y una lengua desconocidas y sobre todo porque me hizo testigo de la tragedia del terrorismo de ETA y sus consecuencias en la comunidad vasca a través de la historia -muy bien contada- de dos familias amigas que se ven enfrentadas por ello. El autor retrata admirablemente las dos caras de una sociedad que aunque conserva los valores familiares insiste en dividirse entre buenos y malos y pone de manifiesto las visiones que pueden haber de un mismo hecho. La hipocresía social, la supuesta lealtad, los ideales que pueden hacerte creer “el pueblo elegido” y justificar la violencia.

Para espanol, pulse 2 .jpg

Ulises Gonzales

Para español, pulse 2 (Caballo de Troya) de Sara Cordón es la primera gran novela sobre el fenómeno de los escritores hispanoamericanos que llegan a estudiar cómo se escribe, en Nueva York. Cordón crea personajes memorables: en este caso, un grupo de estudiantes y profesores dentro de un Programa de Escritura Creativa. Mientras desarrolla una trama donde se mezclan envidias, egos, amores y ambiciones, se burla sin misericordia de las pretensiones de quienes se enorgullecen de tener el don de la palabra escrita. Bajo la apariencia de una historia sencilla, Cordón presenta una novela ambiciosa y divertidísima para todos los que nos creemos escritores y nos tropezamos, una y otra vez, con nuestra (muy sobredimensionada) sombra.

varela.jpg

Ena Columbié

Me impresionó La inquietud del tiempo (El diputado Félix Varela Morales en las cortes españolas, 1821-1823), (Editorial Verbum, 2018) del Padre Fidel E. Rodríguez Cuza. Es el segundo ejemplar de la trilogía sobre la vida y obra del prócer, héroe y santo de Cuba. Este volumen revela una gran parte de la historia desconocida del Padre Félix Varela en su trabajo legislativo como Diputado a las Cortes en España, entre 1821-1823, sus juicios sobre cuestiones de gobierno, y sobre la independencia de las provincias de ultramar; además del tema de la esclavitud en época del Trienio Liberal, un periodo convulso de la historia contemporánea española que transcurre en la fecha citada, y en la que Fernando VII es obligado a jurar la Constitución española y suprimir la inquisición. Sin dudas un ejemplar lleno de luz, que abarca zonas no exploradas por otros investigadores hasta hoy. Al publicarse el tercer tomo de esta trilogía, estoy segura que se convertirá en un monumento importante, el más completo sobre la vida y obra de ese grande de los dos continentes y un aporte a la historia, la historiografía, la filosofía y la literatura.

La ofrenda (Galaxia Gutenberg.jpg

Sergio Andricaín

Gustavo Martín Garzo es un autor que nunca defrauda. ¿Por qué? Por su prosa elegante y poética; porque en sus obras los límites entre realidad, fantasía y onirismo son imprecisos, y lo reflexivo no detiene nunca la acción. Todos esos rasgos se encuentran en La ofrenda (Galaxia Gutenberg), novela que cuenta la historia de una joven enfermera que viaja a Madagascar para atender a una anciana en una rara propiedad rodeada de canales de agua, que entran y salen de su mansión, en los cuales se oculta una misteriosa criatura. Este argumento, que sintetizado por mí no parece muy atractivo ni original, le permite a Martín Garzo hacer gala de su maestría como creador de atmósferas, que por momentos recuerdan las de H. P. Lovecraft; revisitar viejas historias y proponer una reflexión sobre quiénes somos mediante una profunda indagación en la naturaleza de nuestros deseos y sueños.

Teresa Dovalpage

Después de leer infinidad de artículos sobre el Caso Padilla, desde testimonios de miembros del jurado que premiara Fuera del Juego en 1968 hasta elucubraciones de simples conocidos del autor, me quedó la curiosidad por saber qué opinaba el protagonista de aquella odisea.

La Mala Memoria_.jpg

La Mala Memoria, reeditada este año por Editorial Hypermedia, le da la palabra al poeta. Las memorias se abren cuando Heberto Padilla sale de Nueva York en 1959 para sumarse al proceso que prometía un cambio radical en Cuba. Así comienza a transitar por un camino que lo conducirá primero a la cárcel y finalmente hasta la libertad. Aunque los hechos narrados en La Mala Memoria ocurrieron hace ya varios lustros, vale la pena leerse el libro hoy día. No sólo por lo bien escrito (¡atrapa igual que una buena novela!) sino porque ahora, mientras artistas e intelectuales cubanos luchan contra el Decreto 349, la experiencia del poeta Padilla cobra, como a la luz de un fogonazo, una profunda y aterradora actualidad.

La tregua de Mario Benedetti.jpg

Gabriel Goldberg

Comencé a releer La tregua (Penguin Random House), de Mario Benedetti, ambientada en el Montevideo de fines de los años cincuenta, alentado más por el recuerdo de su estructura en forma de entradas de diario. Sin embargo, debo confesar que conforme me fui adentrando, llegué al asombro de la vigencia de una obra publicada hace casi 60 años. Los diarios nos lanzan a una de las formas más profundas de la narrativa: abiertos en canal, escribimos. Y Benedetti cumple con el rito que nos obliga a entregarnos y a vivir el día a día de un fragmento de la vida de Martín Santomé. Doce meses consignados que resultan apenas una tregua para un tipo triste, un viudo solitario próximo a jubilarse y obsesionado con su trabajo contable. ¿Casarse con Avellaneda era una manera de continuar en la oficina o fue el desear por una sola vez la felicidad lo que castiga a Santomé? Cuando un libro resiste el paso de las décadas y se reafirma en su universalidad, podemos decir que ha trascendido, que es un clásico, y sin dudas, La tregua se ha ganado ese lugar.

  Comentarios