Artes y Letras

De la profundidad a la inquietud, los dos primeros tomos de la trilogía sobre Félix Varela

El padre Fidel Rodríguez.
El padre Fidel Rodríguez. Cortesía

Un par de días después de culminar la Feria del libro en Miami 2018, en el salón Padre E. Félix Varela del Santuario Ermita de la Caridad del Cobre en la misma ciudad, se llevó a efecto el lanzamiento del libro La inquietud del tiempo (El diputado Félix Varela Morales en las cortes españolas, 1821-1823), (Editorial Verbum, 2018) del Padre Fidel E. Rodríguez Cuza. Este es el segundo ejemplar de la trilogía sobre la vida y obra del prócer, héroe y santo de Cuba. Le antecedió Profundidad manifiesta (Primeros años de la vida del Padre Félix Varela Morales. Infancia, adolescencia, juventud, 1788-1821). (Ediciones Universal, 2017); y le seguirá La gracia discernida, que está en período de conclusión del manuscrito, y que hablará del Padre en Norteamérica.

Estos tres libros no sólo están protegidos por muchos años de estudios, seria búsqueda e investigación exhaustiva en los más importantes archivos de Cuba, España, Estados Unidos y República Dominicana, sino también están asentados en documentos inéditos desconocidos hasta hoy. Por lo que al concluir el último libro de la trilogía, nos encontraremos con el trabajo más completo que sobre Félix Varela haya visto la luz.

I. Profundidad manifiesta, debe su título a la cita “Lo profundo es lo que se manifiesta”, de la escritora e investigadora literaria cubana y ganadora de los premios, Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, 2007; Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, 2011 y VIII Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca entre otros. El libro en XII capítulos desmenuza los componentes del orden que establece la vida, integridad y fe en la personalidad de Varela niño a Padre. Ahí están sus raíces, la primera formación en San Agustín en la Florida y luego en el Seminario San Carlos de La Habana; su labor pedagógica e introducción de teorías modernas en la enseñanza, las obras filosóficas y morales y la restauración de la Constitución de 1812 entre otros aspectos.

II. La Inquietud del tiempo, debe su título a la cita “La inquietud del tiempo (…) es el mejor modo de eternizarse”, de otra de las principales figuras de la lírica cubana y universal, ganadora del premio Miguel de Cervantes 1992, Dulce María Loynaz. Este volumen revela una gran parte de la historia menos conocida del Padre Félix Varela, en su trabajo legislativo como Diputado a las Cortes en España, entre 1821-1823; sus juicios sobre cuestiones de gobierno, y sobre la independencia de las provincias de ultramar; el tema de la esclavitud en la época convulsa del Trienio Liberal, un periodo revolucionario de la historia contemporánea española que transcurre en la fecha citada, y en la que Fernando VII es obligado a jurar la Constitución española y a suprimir la inquisición.

Ambos libros poseen índices onomásticos que facilitan cualquier proyecto de investigación, así como aparatos bibliográficos impresionantes, que recogen diarios de corte, libros, publicaciones periódicas, seriadas, y por supuesto, el uso apreciable del internet; elementos estos necesario y éticos, algunos de los cuales se encuentran ya casi en desuso. Todo esto convierte la obra del Padre Fidel Rodríguez Cuza, en un aporte a la historia, la historiografía, la filosofía y la literatura y en un caso excepcional en estos tiempos de tanta premura.

III. La gracia discernida, (en proceso de finalización) título también tomado de una frase de Dulce María Loynaz, será el libro que cierre la trilogía. Trata sobre la estancia de Varela en Norteamérica, su lucha por los derechos de los pobres e inmigrantes de New York, la importancia de su labor sacerdotal dentro del catolicismo norteamericano… Sin dudas, un ejemplar lleno de luz, que como los anteriores abarcará zonas no exploradas por otros investigadores, y que convertirán este conjunto en el monumento más importante sobre la vida y obra de ese grande en los dos continentes.

Fidel E. Rodríguez Cuza (Guantánamo, Cuba, 1957) Graduado de Ciencias Económicas por la Universidad de La Habana, ha cursado estudios de Historia y Teología. Ordenado sacerdote Carmelita Descalzo en la Arquidiócesis de La Habana (1997), realiza sus labores pastorales en la Diócesis de Orlando, Florida, en Estados Unidos. Es investigador de la obra de Dulce María Loynaz y del Padre Félix Varela Morales. Ha publicado numerosos ensayos y artículos en revistas y publicaciones de Cuba, República Dominicana y Estados Unidos. En preparación también se encuentra un epistolario de Varela con sus contemporáneos, que ya recoge la mayor cantidad de cartas encontradas hasta hoy, y otros libros sobre el tema.

  Comentarios