Artes y Letras

Camille Kachani: el ajuar privado como narración simbólica

‘Untitled’, 2016, medio mixto, 113 x 164 x 30 cm.
‘Untitled’, 2016, medio mixto, 113 x 164 x 30 cm. Murilo Castro Gallery, Miami

Ya era hora de que Miami y su circuito galerístico de arte latinoamericano contara con una distinguida galería de Brasil como es Galeria Murilo Castro Miami; del mismo modo que cuenta ya con potentes galerías homólogas de, por ejemplo, Venezuela y Argentina (y otras tantas que trabajan arte cubano). Esto, desde luego, amplia y enriquece los perfiles del circuito artístico de la ciudad con la presencia de arte contemporáneo ‘made in Brasil’, una de las plazas más efervescentes del escenario artístico latinoamericano.

Brasil desembarcó en 2014 con la feria Art Brazil en la semana de Art Basel, pero fue un desastre, estuvo mal planteada y peor gestionada. Curiosamente, es a partir de ese año que las inversiones de Brasil tienen un alto repunte en el ámbito inmobiliario del Miami-Dade. Y ha sido tan intenso ese crecimiento, que ya en 2018, varias fuentes como el portal invitar.com, incluyen capitales brasileños encabezando la lista de los países latinoamericanos con más inversiones, seguidos por Argentina, Colombia y Venezuela. A tenor de todo ello, no es casual entonces escuchar a Murilo Castro, director de la galería, decir: “Muchos de nuestros coleccionistas ya tienen residencia en Miami”.

Murilo Castro Gallery, fue creada en Bel Horizonte en 2001, pero en Miami, abrió sus puertas en diciembre durante Art Basel, 2019 con la muestra This is Brazil, una selección de ocho artistas de la galería, donde se percibía la variedad de poéticas y discursos, con los que le interesa trabajar a este proyecto galerístico. Desde el Pop Art y el arte conceptual, hasta la neo figuración y la abstracción. Hablando de arte abstracto, la segunda muestra en la galería fue precisamente sobre Marcos Coelho Benjamim, uno de los grandes artistas de la abstracción brasileña y latinoamericana de la segunda mitad del siglo XX.

Camille Kachani. Imagined Identities, es la tercera y actual exposición. Constituye la primera muestra individual de Kachani en Estados Unidos. Artista nacido en Líbano en 1963, pero afincado en Brasil desde hace muchos años, cuando su familia emigró por causas de las guerras civiles libanesas de finales de años 1970 y principios de los 80. Kachani tiene un perfil multimedia, que se mueve en el mundo del vídeo art, la fotografía, el arte instalativo y la escultura. Pero la muestra (…) Imagined Identities está compuesta exclusivamente por nueve esculturas en mediano formato, realizada con técnica mixtas.

Es una escultura de marcado carácter objetual cuyo imaginario se afinca, por un lado, en el espacio privado, en su expresión material a través del mobiliario que convive con nosotros en el discurrir cotidiano: Vitrinas, sillas, cómodas, gavetas… Por el otro, en la naturaleza y su reino omnisciente, que todo lo relaciona y lo contiende todo, incluyendo las expresiones humanas, su cultura material y espiritual.

El oficio escultórico de Kachani tiene tanto de carpintero como también de cierto interés por la ebanistería. Algo que se aprecia cuando recrea los mobiliarios domésticos, y sus inesperadas apariencias de entes que funden la artificialidad con lo natural. Es un trabajo de fina y cultivada manualidad, algo que destaca en obras como, por ejemplo, Untitled 2014 y Untitled, 2016. Las obras de Kachani reinterpretan ese mobiliario de la domesticidad y, como parte de ellos, todo un repertorio de objetos que hacen referencia a los distintos ajuares, a las distintas estancias que componen ese mundo privado: la cocina, el dormitorio o la sala. De ahí que este mobiliario incorpore un tanto organizado y, también, un tanto revuelto, tazas y platos, del mismo modo que se pueden ver libros, juguetes y herramientas de trabajo. Es un reciclaje del ajuar privado como narración simbólica de recuerdos, asociados a una experiencia de vida, que fija su memoria a través de los objetos.

Por cierto, en estas constelaciones de objetos que refieren a la cotidianidad doméstica, se cuelan también granadas y obuses como un claro recuerdo al desgarro de ese mundo por los conflictos políticos religiosos interminables del país de origen de Kachani: Líbano. Que a sus objetos y a sus esculturas de mobiliario le crezcan raíces y ramas, son síntomas de una razón sensible aún más profunda. Aquélla que busca anclar los afectos de una identidad que no tiene suelo, que se percibe a sí misma sin arraigo. Porque al final, como recuerda Serge Moscovici: “El exilio tiene muchas causas, pero un solo efecto: desarraigar.”

dmtos66@gmail.com

Camille Kachani. Imagined Identities”. En Murilo Castro Gallery, Miami. 15407 West Dixie Highway. Hasta el 6 de abril. www.murilocastro.com.br

Dennys Matos es crítico de arte y curador independiente. Reside y trabaja entre Miami y Madrid.

  Comentarios