Artes y Letras

‘Náufragos en tierra’, el triste destino de una nación

‘Náufragos en tierra’ (Alfaguara, 2017) del escritor ecuatoriano Oscar Vela, basada en la vida de César Gómez Hernández, uno de aquellos expedicionarios que todavía vive y que cuando la revolución cubana torció su rumbo democrático, se marchó a Colombia y jamás regresó.
‘Náufragos en tierra’ (Alfaguara, 2017) del escritor ecuatoriano Oscar Vela, basada en la vida de César Gómez Hernández, uno de aquellos expedicionarios que todavía vive y que cuando la revolución cubana torció su rumbo democrático, se marchó a Colombia y jamás regresó.

Para conmemorar el sesenta aniversario del desembarco del yate Granma, en el programa Mesa Redonda de la televisión cubana entrevistaron a dos de sus expedicionarios. Cuando la periodista les preguntó cuántos de sus compañeros quedaban vivos, uno de ellos dijo que diez. Un año después, en 2017, esa cantidad ya no era la misma porque ambos hombres habían fallecido.

En realidad, nadie sabe cuántos viven todavía.

Ha pasado tanto tiempo que uno no puede menos que preguntarse: ¿A quién puede importarle eso? ¿A quién puede importarle el desembarco del Granma (Ya sabemos: Tuxpan, Las Coloradas, Alegría del Pío y el mito de los doce), esa historia convertida en fábula por el gobierno cubano?

Al parecer a muchos. Una prueba de ello es el éxito de la novela Náufragos en tierra (Alfaguara, 2017) del escritor ecuatoriano Oscar Vela, basada en la vida de César Gómez Hernández, uno de aquellos expedicionarios que todavía vive y que cuando la revolución cubana torció su rumbo democrático, se marchó a Colombia y jamás regresó.

399121A1-173A-4F82-BCF9-E26941CC33E3_w650_r1_s.jpg
Óscar Vela (izquierda), autor de la obra “Náufragos en tierra”, Alfaguara, 2017, junto al protagonista de la misma, el cubano César Gómez Hernández. Radio Martí/Luis Felipe Rojas

Náufragos en tierra comienza con la llegada de César Gómez a Medellín después de haber estado asilado en la embajada de Venezuela en La Habana junto al ex presidente Manuel Urrutia y al ex ministro del trabajo Manuel Fernández: “A pesar de la incertidumbre y el miedo que me consumían, aquella tarde triste y lluviosa del 24 de diciembre de 1961 se iba a convertir, poco tiempo después, en una de las más felices de mi vida”.

Es a partir de esta escena que la novela comienza. Estructurada en dos planos de narración (los del periodista Ignacio Javier, que entrevista, y los del propio César Gómez, que cuenta) Náufragos en tierra avanza alternando capítulos entre pasado y presente.

Por una parte están los que relatan el proceso que siguió Ignacio Javier para escribir la novela y por la otra los de César Gómez, ya casi al cumplir cien años, recordando su vida.

Cesar Gómez recorre a través de sus recuerdos un siglo de historia cubana: desde los años del machadato, con la sublevación de los sargentos incluida, hasta los de la década del cincuenta con el Golpe de Estado de Batista, la lucha clandestina y el triunfo de la revolución resaltados.

Todos los capítulos, tanto los del pasado como los del presente, están escritos con una prosa impecable y se complementan en un final que no deja de sorprender por un twist argumental que Oscar Vela introduce en la última escena y que, a pesar de su plausibilidad, es conmovedor en esencia.

Náufragos en tierra, narrada en primera persona en un estilo casi periodístico (en ella se incluyen recortes de prensa, cartas personales y partes de guerra) es una ambiciosa novela cuya trama -repleta de detalles históricos- retrata minuciosamente una etapa importante de la historia de Cuba. Una novela en la que se comprueba, de una manera testimonial, el triste destino de una nación.

Es bueno que César Gómez haya decidido contar su vida. Y es bueno, también, que Oscar Vela haya podido escribirla. Ya pronto no habrá náufragos, ni en el mar ni en la tierra, que puedan hacerlo.

Oscar Vela nació en Quito en 1968. Es escritor y abogado. Ha publica do seis novelas: El Toro de la Oración (2002), La dimensión de las sombras (2004), Irene, las voces obscenas del desvarío (2006). Ha ganado en dos ocasiones el Premio Nacional de Novela Joaquín Gallegos Lara con las novelas Desnuda oscuridad (Alfaguara, 2011) y Todo ese ayer (Alfaguara, 2015). Es articulista de El Comercio y autor de reseñas en las revistas SoHo y Mundo Diners.

  Comentarios