Artes y Letras

‘Demasiada tela que cortar’, la lucha por salir adelante en el exilio

La literatura testimonial escrita por cubanos que salieron de la Isla después de la llegada al poder del castrismo, tiene la peculiaridad, en la mayoría de los casos, de girar en torno a tres aspectos muy puntuales: la supervivencia insular en un ambiente politizado y policiaco; los incidentes y accidentes para poder alcanzar la libertad y la lucha por abrirse paso en el exilio. Estos denominadores se repiten en casi todos los testimonios que se conocen. En su conjunto, esas circunstancias reiteradas una y otra vez son elementos que permiten entender con claridad, incluso a lectores de distintas nacionalidades, este oscuro y largo período que le ha tocado vivir al cubano.

El periodista, cronista deportivo y escritor Omar Claro, ha tomado la historia de uno de esos cubanos, Moisés de Paz González, un hombre de éxito, un incansable trabajador y una persona visionaria, para proyectarla en el libro Demasiada tela que cortar (Dreams Innovators, 2018).

La figura central de este testimonio es el fundador y propietario de All Uniform Wear, una cadena de más de 30 localizaciones dedicada a la confección y venta de uniformes de trabajo y escolares. Pero el libro va mucho más allá de los avatares de una vida, para mostrar lo que se puede lograr con dedicación y entrega, en un ambiente de libertad y respeto a la libre empresa.

Desde su fundación, Miami tiene muchas figuras visionarias, entre ellas Henry Flagler y Julia Tuttle, que supieron estar y hacer en el momento preciso lo grande, por eso le llaman el padre y la madre de Miami, pero están los hijos, inclusos los que llegaron de otras tierras del mundo a seguir haciendo grande a Miami, gente que incluso como los de hoy, labran el camino del Miami del siglo XXI.

Para Demasiada tela…, Omar Claro entrevista a Moisés de Paz y a sus hijas, para tejer una narración donde la voz del protagonista se hace sentir en todo momento, a través de las notas y las grabaciones de audio que Claro realizó y que va exponiendo con claridad en un texto que fluye con soltura. Muchas de las anécdotas contadas por De Paz, de su etapa en Cuba, se sustentan con fragmentos de discursos del propio Castro y extractos de noticias publicadas en la prensa, que Claro coloca con precisión para facilitar el contexto histórico.

No se trata de un libro donde Moisés de Paz habla a través de la voz de Omar Claro, sino de un texto en el que la pluma del periodista se hace eco de lo que le relató su fuente. Esto crea un punto dinámico en la prosa, pues la presencia del entrevistado es el eje conductor de una historia que se narra desde la perspectiva del comunicador, que acota oportunamente lo que le cuentan.

El peso del libro son los episodios en la vida de Moisés de Paz, que en Miami tuvo que enfrentar también dificultades en tiempos de su incipiente negocio, a causa de disturbios raciales que empañaron a la ciudad y sus inversiones en los años 80. El lector podrá entender y hasta aprender, cómo se puede triunfar económicamente cuando hay visión y dedicación. En ningún momento el fundador de All Uniform Wear decayó, sabía que su éxito personal era el sostén de su familia y también un aporte a la comunidad que lo había acogido generosamente como exiliado. Con su trabajo y brindando empleo a otros, De Paz retribuía y expresaba su gratitud.

En el prólogo del libro, el periodista Agustín Acosta señala: “Moisés de Paz, al igual que su esposa, no le teme al fracaso. Es más, no lo conocen, porque no lo reconocen como tal cuando llega, sino más bien como una oportunidad para aprender”. Este comentario de Acosta es la esencia del éxito de un empresario, el siempre estar listo para levantarse.

En algunos capítulos aparecen las voces de las hijas de De Paz que se refieren a su padre con admiración y se evidencia cómo educó y preparó a su familia para alcanzar el éxito a través del trabajo.

Demasiada tela que cortar es la historia de un cubano que vio tronchados sus proyectos en su país por culpa de un régimen que cercenó la libertad empresarial, que tomó el camino del exilio para desde cero, levantar velas y crear uno de los negocios más prósperos, importantes y útiles de Miami. Moisés de Paz dice ser una persona comprometida con su visión. “Lo que he conseguido durante mi vida laboral no es algo al azar, jamás he tirado monedas al aire… La dureza de la calle me hizo descubrir bien temprano lo que ninguna universidad puede enseñar o reflejar en sus manuales: el instinto para los negocios”.

  Comentarios