Artes y Letras

‘Where the Oceans Meet’ sobre límites y fronteras

‘A Book Thick Of Ocean’,  1993, de Lani Maestro, foto de Lincoln Mulcahy.
‘A Book Thick Of Ocean’, 1993, de Lani Maestro, foto de Lincoln Mulcahy.

El mar caribe es un micro mundo fascinante poblado por archipiélagos que, entre islas, cayos e islotes suman más de 7,000 esparcidos por 2.7 millones de km aproximadamente. Ello lo convierte en unos de los mares más extensos del mundo que ahora es, también, uno de los destinos más paradisiacos (lo de exótico se lo está agenciando los mares de Asia) para el turismo global. El Caribe ha sido, además, el área territorial-marítima donde más concentradamente convivieron –y conviven- expresiones socioculturales provenientes de Europa con población nativa y otra venida de África como esclavos. Durante siglos España, Francia, Reino Unido y Holanda confrontaron en este mar y las “tierras” que le pueblan, el poderío de sus respectivos modelos coloniales. Este pasado tiene eco en el presente de una manera muy tangible. Y es que por extraño que parezca, las Islas Martinica, o Saba, Sint Eustatius y Bonaire constituyen territorios de ultramar de Francia y de Holanda, respectivamente. Por ende son territorios constitutivos de la Unión Europea en el Caribe.

Precisamente de límites y fronteras (cada vez más volátiles y porosas), políticas, etno raciales, territoriales, sociales, culturales y geográfica, o lingüística y religiosas, habla una exposición como Where the Ocean Meet. La muestra curada por Hans Ulrich Obrist, Asad Raza, Gabriela Rangel y Rina Carvajal, articula en su concepto la trayectoria investigativa y artística de dos importantes figuras del ámbito socio cultural caribeño del siglo XX: La pintora, investigadora y escritora cubana Lydia Cabrera (La Habana, Cuba, 1899–1991, Miami, Florida) y el filósofo, poeta y crítico literario de Martinica, Édouard Glissan (Sainte-Marie, Martinica, 1928-2011, París, Francia). Ambos desarrollaron sus pensamientos desde nociones que desbordaban los arquetipos de las fronteras. Conformando un imaginario que piensa la sociedad y la cultura como entes que fluyen frente a las visiones estáticas, como fenómenos que mutan y se transforman bajo el impacto de las dinámicas de la cultura. Sobre este eje discursivo, en su más amplia expresión, reflexionan las obras de un nutrido grupo de artistas: Niv Acosta, Etel Adnan, Carlos Alfonzo, Kader Attia, Belkis Ayón, Yto Barrada, Daniel Boyd, Tania Bruguera, Sebastián Calfuqueo Aliste, Agustín Cárdenas , Maya Deren, Manthia Diawara, Melvin Edwards, Juan Francisco Elso, Öyvind Fahlström, Simone Fattal, Theaster Gates, Andrea Geyer, Sylvie Glissant, Dominique Gonzalez-Foerster, Félix González-Torres, Koo Jeong A, Wifredo Lam, Glenn Ligon, Lani Maestro, Roberto Matta, Julie Mehretu, Ana Mendieta, The Otolith Group, Amelia Peláez, André Pierre, Walid Raad, Raqs Media Collective, Anri Sala, Antonio Seguí, Elena Tejada-Herrera, Pierre Verger, Jack Whitten y Andros Zins-Browne.

Where the Ocean Meet, despliega una gran variedad de medios artísticos como pintura, escultura, instalación, fotografía e interesantes audio visuales. Además de ello, se contempla una importantes colección de libros escritos por Cabrera y Glissant. Destaca también en esta amplitud de medios, la variedad poética de las obras donde se incluye desde pintura surrealista (Lam, Matta), pasando por la figuración (Ayón, Seguí) y la pintura abstracta (Mehretu), hasta obras de carácter más conceptual (González-Torres).

En lo discursivo el espectro es también muy ancho y variado, el tratamiento de la ritualidad y el sincretismo afrocaribeños, tienen un gran protagonismo dentro de la muestra. Ello es visible en, por ejemplo, las fotografías de Mendieta, la pintura de Ayón y también en las esculturas de Melvin Edwards y Cárdenas. En todas estas obras hay referencias al proceso de transculturación desarrollando por Fernando Ortiz en su libro Contrapunteo Cubano del Tabaco y el Azúcar. “Una transculturación que el Caribe se expresa en un mestizaje de manera particularmente intensa y desbordante entre las culturas nativas de las islas, los colonizadores europeos y la población esclava traída de África”. Lydia Cabrera en su libro El monte, también explora este fenómeno en una perspectiva más etnológica, constatando el rico imaginario de las creencias y religiosidad sincrética como manifestación de autenticidad de la culturas caribeñas, como acervo inagotable para generar nuevas maneras de pensar la convivencia espiritual. Por su parte Glissant en su libro Una nueva región del mundo, empleando la metáfora del archipiélago (conjunto de islas unidas por -el mar- aquello que las separa), desarrolla un pensamiento poético exuberante. Destacando el poder del lenguaje para traspasar las fronteras políticas, y habilitar un mutuo entendimiento cultural más allá de las lógicas de exclusión que practican los estados nacionales.

“Where the Ocean Meet”, Museum of Art and Design, Miami Dade College. 600 Biscayne Blvd, Miami, FL. Hasta el 29 de septiembre.

Dennys Matos es crítico de arte y curador independiente. Trabaja y reside entre Miami y Madrid.

  Comentarios