Artes y Letras

Biografía de Monseñor Román por el periodista Julio Estorino

Para expresar sus pensamientos en materia de fe y moral, los Papas utilizan Encíclicas, Cartas Apostólicas y Motus Propios. Los sacerdotes católicos, en cambio, deben hacerlo a través de sus sermones, homilías y reflexiones. A veces, los Papas se apartan de los documentos eclesiásticos y publican libros de otro tenor, como la autobiografía escrita por el Papa Juan Pablo II en 1996 con motivo del 50 aniversario de su ordenación.

En realidad, no todos los Papas han contado su vida. La mayoría de los sacerdotes tampoco. Entre ellos, nuestro venerado obispo, guía y maestro, Monseñor Agustín Román, líder espiritual de los cubanos exiliados, que siempre se negó a hacerlo.

Lo que sí hizo, por suerte para nosotros, fue aceptar que el periodista Julio Estorino lo hiciese por él. Solo puso una condición: que fuese publicada después de su muerte. Que es lo que acaba de hacer Estorino con la aparición de Biografía de un hombre de Dios: la vida de Monseñor Agustín Román (Ediciones Universal, 2019).

El libro consta de 83 capítulos cronológicamente ordenados. En el primero de ellos, titulado Casas viejas, es el propio Monseñor el que nos dice: “Nací en el campo, en el término de San Antonio de los Baños, en una casa de guano”. Y en el último, La partida, varios testigos narran el momento de su muerte.

Ese día, 11 de abril de 2012, Monseñor Román no se presentó en la clase de catecismo que impartía en la Ermita. Preocupado por su inusual ausencia, el padre Carlos Céspedes salió a buscarlo: “Fui a su cuarto, toqué en la puerta y no contestó. Fui entonces hasta el parqueo y allí estaba: el carro encendido y Monseñor desplomado sobre el timón”.

Entre uno y otro capítulo está toda su vida: su temprana vocación eclesiástica; sus años de seminarista en Cuba y en Canadá; su ordenación en julio de 1959; sus primeras misas en las parroquias de Lagunillas y Coliseo; el acoso de la revolución a la Iglesia y la detención de sacerdotes -a Monseñor Román le arrancaron la sotana delante de todo el mundo mientras un grupo de mujeres le gritaba “cura falangista, esbirro con sotana”- durante el desembarco de Playa Girón; los disturbios durante la última procesión de la Virgen de la Caridad, calificada por el régimen castrista como una “provocación de la Iglesia”; la expulsión de más de 100 sacerdotes (entre los que se encontraba Román) y su salida de Cuba en el vapor Covadonga.

Monseñor recuerda que desde la cubierta pudo ver cómo algunos fieles que se habían atrevido a acercarse al muelle los despedían entonando el himno Tú reinarás. Al escucharlos, todos los sacerdotes se asomaron a la barandilla y comenzaron también a cantar. Así, con lágrimas en los ojos, el humilde sacerdote Agustín Román se despidió para siempre de Cuba, su amada tierra. Era el 17 de septiembre de 1961.

Es imposible en una corta reseña describirlo todo. Y es que en este libro están recogidas las múltiples sesiones de grabación que Julio Estorino y Monseñor Román sostuvieron a lo largo de diez años, así como las numerosas entrevistas realizadas a sus familiares, colaboradores laicos y amigos íntimos.

De entre los más de 80 capítulos del libro escojo el titulado Los “marielitos”, en el que Estorino describe, con una detallada precisión histórica, los dramáticos acontecimientos que ocurrieron en Cuba antes de la llegada de los refugiados a Cayo Hueso, así como los que acontecieron después, cuando la ciudad de Miami se movilizó para procesar y acoger a los recién llegados. Eran tantos los que arribaban que fue necesario albergarlos en carpas.

“Monseñor las visitaba apenas terminaba sus labores en la Ermita”, recuerda Estorino, quien lo acompañó en varias ocasiones. “Entraba y se sentaba con ellos, les hablaba, los orientaba y los invitaba a rezar con él”.

En fin, aquí está todo: la construcción del Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad en la Ermita, la visita del Papa Juan Pablo II, la crisis de los balseros y el caso del niño Elián Gonzáles, hechos en los cuales la participación de Monseñor Román resultó ser importantísima.

Y están también, documentados en entrevistas y testimonios, los orígenes de su vocación sacerdotal, los cimientos de su vida espiritual, el profundo alcance de su compasión, su devoción a la Virgen de la Caridad y su amor por Cuba.

‘Biografía de un hombre de Dios: la vida de Monseñor Agustín Román’, será presentado el sábado 13 de julio a las tres de la tarde en el Salón Varela de la Ermita de la Caridad, en el 3609 South Miami Ave. La presentación estará cargo de Juan Manuel Salvat, Monseñor José Luis Hernando y Silvia Landa.

  Comentarios