Artes y Letras

Aventura Mall: Arte público como entretenimiento y punto de reflexión

‘LOVE’, escultura de Robert Indiana.
‘LOVE’, escultura de Robert Indiana.

Caminar por una gran superficie comercial puede aturdir, hay que buscar en el mapa constantemente para saber dónde estamos y dónde queremos ir. Por eso cuando tengo que hacerlo voy a tiro hecho: cojo rápidamente lo que necesito y salgo pitando. De ahí que tuviera dudas antes de visitar la colección de arte del Aventura Mall, pero fue una grata sorpresa verla en compañía de la responsable de esta colección: Jackie Fletcher. Entre otras cosas, porque el recorrido fue muy práctico, iba pasando una a una las esculturas, pero sin rodeos ni pérdida de tiempo. Mientras tanto Fletcher iba respondiendo preguntas puntuales sobres los autores y sus obras. Al mismo tiempo, explicaba el inicio y desarrollo de la colección de escultura de este Aventura Mall, un de los mayores de Estados Unidos.

Y es realmente impresionante la cantidad y variedad de esculturas que poseen de grandes artistas nacionales e internacionales -la mayor parte- junto a otros menos reconocidos. Hay de todo. Desde escultura de corte figurativo de, por ejemplo, Louise Bourgeois, Ugo Rondinone o Donald Baechler, hasta obras de lenguaje más abstracto como son, entre otros, Gary Hume, Daniel Arsham y Wendell Castle. Pero hay también obras instalativas de índole más conceptual como son las de Jorge Pardo y del mismísimo Lawrence Weiner, unos de los campeones del arte conceptual estadounidense.

Back of a Snowman - Gary Hume.jpg
‘Back of a Snowman’ de Gary Hume. Leo Diaz/Hero Image of Aventura Mall

Las obras bajo techo constituyen la mayoría de las esculturas que conforman esta colección, y están distribuidas en dos plantas comunicadas fundamentalmente por escaleras eléctricas, que suben y bajan llenas de clientes con bolsas de compras. Y es que el Aventura Mall es una verdadera población de World Player. Un conglomerado exuberante que sobre pasa las 250 tiendas de marcas, desde las más conocidas estadounidenses, hasta las más exquisitas europeas. Desde calzado, vestuarios y complementos, pasando por comidas, bebidas y coches de super lujo hasta las tecnologías informáticas punteras. Hay para todos los bolsillos y para todas las clases entre los más de 24 millones de visitantes, turistas y nacionales, que pasan por aquí cada año. Es todo un mundo bajo techo, toda una vastedad imperial para las ventas y el consumo cuyas galerías y recorrido están pautadas por por más de una quincena de esculturas, flanqueando sus pasillos y esquinas. Pero hay también esculturas a cielo abierto, como por ejemplo de The Haas Brothers, Barry Flanagan, Carsten Höller o Robert Indiana. En este grupo de esculturas, casi todas tienen una función clara y explícitamente de entretenimiento. Por ejemplo la de The Haas Brothers, “Gorilla in the Mist”, es una obra producida exclusivamente para Aventura Mall. Esta enclavada a la entrada, y es una especie de pequeño parque de agua donde juegan los niños con unos choros que salen de diferentes esculturas figurativas de animales y plantas. Mientras que la escultura “Aventura Slide Tower” de Carsten Höller, al principio de la entrada, es un enorme tobogán donde hacen colas los chavales para subir y tirarse, que dada su altura se puede divisar a kilómetros.

Eye Benches by Louise Bourgeois.jpg
‘Eye Benches’, de Louise Bourgeois. Leo Diaz/Hero Image of Aventura Mall

Resultaba curioso escuchar los comentarios de Fletcher sobre la manera en que fueron gestados los encajes de las piezas en las anchas, largas, gigantescas galerías del Aventura Mall. Hablaba sobre los imperativos que iban surgiendo según los espacios y los proyectos de los artistas. El criterio de selección para los proyectos depende, fundamentalmente, del espacio disponible. Curioso también resultaba el modo en que artistas los planteaban solucionar su intervención. Por ejemplo, algunos como Weiner en su obra “Adquire”, caminó en una dirección y otra los pasillos que conectan unas galería con otras, e ideó una serie de frases y enunciados (en español e inglés) que convidan a pensar sobre el acto de comprar, adquirir y consumir. Entre tanto Jaume Plensa, (cuya obra esta siendo ahora restaurada) eligió poner su escultura figurativa realista de cabeza humana cerca de la fuente. Es una obra que también llama a la reflexión, que invitaba a entrar en una especie de levitación con el sonido de fondo producido por el agua. Además de ellas están, por ejemplo, obras instalativa de Pardo o de Arsham. Este último hizo de las columnas de cargas del Aventura Mall columnas que se rompen, columnas que están derritiéndose aflorando estructuras informes con visos surrealistas.

Columns - Daniel Arsham.JPG
‘Columnas’ de Daniel Arsham. Columnas de cargas del Aventura Mall; columnas que se rompen; columnas que están derritiéndose aflorando estructuras informes con visos surrealistas. Leo Diaz/Hero Image of Aventura Mall

Después de este baño masivo de escultura pública, bajo techo o en exteriores, un pensamiento contradictorio asoma. Por un lado, maravilla encontrarse sorpresivamente en medio de un mall con artistas portentosos como, por ejemplo, el suizo Ugo Rondidone, la francesa Louise Bourgeois, el español Jaume Plensa, el cubano americano Jorge Pardo o los estadounidenses Rober Indiana y Lawrence Weiner. De alguna manera es como el ensueño de las vanguardias artísticas del siglo XX en el sentido de llevar el arte a la vida o, dicho de otra manera, de provocar vivir la vida de manera artística. Por el otro, planea sobre todas estas obras un aura que absorbe su potencial expresivo (subversivo) y nos lo devuelve deglutido en forma de entretenimiento. Nunca fue tan explícita la idea del arte minimal sobre el hecho de que la percepción de toda obra, por tanto su recepción comunicativa, depende de las características del espacio (y la luz). Y es que independientemente de si son neo figurativas, abstractas, expresionistas o conceptuales, todas las obras acaban siendo obras pop, es decir todas las obras terminan siendo percibidas como obras para entretener. Es como una venganza del arte pop, un fenómenos típico de la cultura estadounidense, que parece contratacar a todas aquellas practicas artísticas que, desde finales del siglo XX, claman por finiquitarlo.

“The Collection Aventura Mall”. 19501 Biscayne Blv, Miami. Lunes-Sábado 10:00 a.m – 9:30 p.m. Domigo: 12:00 p.m. – 8:00 p.m.

Dennys Matos es crítico de arte y curador independiente. Reside y trabaja entre Miami y Madrid.

  Comentarios