Artes y Letras

Sergio García Zamora, poesía y denuncia cantan la historia del crucificado

Sergio García Zamora
Sergio García Zamora

Ya se encuentra en circulación el libro de poesía La canción del crucificado (Sonámbulos Ediciones S.L., 2018) de Sergio García Zamora. El manuscrito resultó ganador de la 29 edición del Premio de Poesía Blas de Otero de Majadahonda, convocado por ese Ayuntamiento en Madrid.

García Zamora es una de las voces más seguras y estables dentro de la poesía joven que se escribe en español, en los últimos años ha sido merecedor de varios de los premios más importantes que sobre el género se convocan en el universo hispano: Premio Internacional Rubén Darío, Premio de Poesía Gabriel Celaya y Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe a la Creación Joven, entre otros. Es del pueblito Esperanza, en Villa Clara, Cuba, y nació en 1986, cuando la poesía cubana se revelaba contra los viejos cánones, surgiendo una nueva forma de decir: contestataria, encaradora y acusadora, pero con las características de la lírica alta y fértil. Sergio heredó esas cualidades y por ello su poesía se empina en el selecto mundo de los poetas reales.

El libro de 70 páginas y 58 poemas arremete, como siempre, contra la hostilidad que vive el hombre en su medio. Desde el primer verso en el primer poema La canción del crucificado cuenta: Todos los días me quiebran las piernas, me hieren el costado, / (…) Me quiebran las piernas para quebrarme el camino,/ me hieren el costado para herirme el canto, aludiendo a Jesús en su sacrificio; pero también nos hace recordar al poeta de Fuera del juego, y su emblemático En tiempos difíciles cuando dice: A aquel hombre le pidieron su tiempo/ para que lo juntara al tiempo de la Historia./ Le pidieron las manos,/ porque para una época difícil/ nada hay mejor que un par de buenas manos.

tienda-la_cancion_del_crucificado-portada.jpg

El poeta es o debe ser en esencia un observador atento, profundo, capaz de salirse de sí para poder anegarse en los detalles de aquellos elementos fruto de su ensimismamiento y material con que cuece su poema. Ya con razón lo decía Catón El Viejo, Numquam se plus agere quam nihil cum ageret (Nunca está nadie más activo que cuando no hace nada). En ese ejercicio de abstracción y reflexión, García Zamora es un experto; primero porque es versátil y hondo, luego porque usa la introspección para terminar el proceso creativo a su favor, llevando la historia hacia su propio discurso. El poema Martirio de las uñas de mi madre, es un ejemplo de ello: Ella se come las uñas/ para que yo no me coma las mías,/ las mías están enfermas,/ las mías están envenenadas/ de tanto arañarle la cara al poema.

En estos tiempos de moderna pérdida de fe, este es un libro simbólico que insinúa constantemente una paridad entre algunos momentos de la historia cristiana, la cuaresma, los falsarios, los pecados, la última cena, la crucifixión, etc., y los suyos propios. Esclarece poéticamente recreado, que aquellos hechos no son únicos, y que tampoco afectaron solamente a Jesús, sino que el hombre, como perro manso aprendió a repetirlos, por lo que hoy el Homo sacer, el infractor, es excluido y fácilmente aniquilable. Veamos el poema en prosa Los jinetes y el monaguillo:

Vi solo los torsos de los jinetes apocalípticos, porque no me atreví a mirarles las caras. Los jinetes habían desmontado en casa de mi padre, el herrero. Quise apuñalar sus torsos, pero en casa de mi padre el cuchillo es de palo. Con un cuchillo de palo ni siquiera se puede matar el hambre. Qué hijo de herrero matará la peste y la guerra. Qué hijo de herrero matará a la muerte. Quise apuñalar sus torsos, yo que soy un pobre monaguillo. No tuve otra opción, sino ayudar a herrar a sus bestias. Las herraduras cada vez mejores. Las bestias y los jinetes cada vez mejores, Todavía les queda mucho por hacer.

Sergio García Zamora tiene publicados más de una docena de libros, entre ellos títulos obligados, Pensando en los peces de colores (2013), Animal político (2015), Perro que aúlla (2016), Resurrección del cisne (2016), El frío de vivir (2017), Diario de un buen recluso (2018) y este, La canción del crucificado.

  Comentarios