Artes y Letras

Alfredo Bryce Echenique anuncia "Permiso para retirarme", tercer tomo de antimemorias

El escritor peruano Alfredo Bryce Echenique (d) asiste el lunes 2 de julio de 2012, al lanzamiento de su ibro "Dándole pena a la tristeza", en Lima (Perú).
El escritor peruano Alfredo Bryce Echenique (d) asiste el lunes 2 de julio de 2012, al lanzamiento de su ibro "Dándole pena a la tristeza", en Lima (Perú). EFE

El escritor peruano Alfredo Bryce Echenique anunció este martes en Lima que el tercer tomo de sus antimemorias se titulará “Permiso para retirarme”, un libro que llevará por subtítulo “Arrabal de senectud”, un verso del poeta Jorge Manrique que siempre ha admirado.

Bryce se presentó en el ciclo “Perú novela con novelistas. Narrativa peruana contemporánea, 2014-2021”, organizado por el Centro Cultura Inca Garcilaso de la Cancillería peruana.

Durante su intervención, en la que respondió a comentarios e interrogantes del crítico literario peruano César Ferreira, el escritor recordó que ha publicado dos tomos de antimemorias: “Permiso para vivir” (1993) y “Permiso para sentir” (2005).

“Tengo prometida (escribir) ”Permiso para retirarme“, a la que pondré como subtítulo ”Arrabal de senectud“, que he sacado de las coplas de Jorge Manrique”, adelantó.

Bryce, nacido en Lima en 1939, aclaró que espera publicar el tercer tomo de sus antimemorias “cuando esté bien viejito.”

Recordó que decidió escribir sus recuerdos con la denominación de “antimemorias” por influencia de la cultura francesa y del escritor André Malraux, autor de un libro de título similar.

Ante un auditorio que llenó dos salas del centro cultural y dejó a decenas de personas sin poder ingresar al recinto, el autor de “Un mundo para Julius” repasó su carrera literaria y las anécdotas de sus libros de cuentos y novelas, sazonándolas con el humor y la ironía que lo caracteriza.

Destacó, además, las grandes influencias que le significaron el norteamericano Ernest Hemingway, el francés Stendhal y el español Miguel de Cervantes Saavedra, de cuya ironía admitió ser tributario.

“Cervante ha sido mi pasión toda mi vida y todavía aún ahora todos los días voy y lo leo por cualquier parte”, comentó el ganador del Premio Plantea de 2002 por “El huerto de mi amada”.

  Comentarios