Artes y Letras

La fotografía en Miami a través del lente femenino

De izq. a der.: las artistas, Nereida García Ferraz, Liliam Domínguez y Flor Mayoral en la exposición ‘Through the Women's Eyes’, en Professions Art Gallery, en West Flagler.
De izq. a der.: las artistas, Nereida García Ferraz, Liliam Domínguez y Flor Mayoral en la exposición ‘Through the Women's Eyes’, en Professions Art Gallery, en West Flagler. rkoltun@elnuevoherald.com

La diferencia entre el hombre y la mujer en el mundo del arte ha sido el trato que le han dado a sus obras. Tradicionalmente, la mujer ha ofrecido una mirada distinta a los hechos y la realidad. Quizás la exposición Through the Women's Eyes nos haga entender por qué.

“Para mí fue un reto componer este evento”, dice el fotógrafo William Riera sobre la muestra en The New Professions Art Gallery. El comité del Miami Photo Salon le pidió que trabajara en la coordinación y ejecución de dos de las propuestas que están presentando como parte de la segunda edición del Miami Photo Salón. Este programa en particular está auspiciado por la Cuban American Phototheque Foundation.

Una docena de artistas participan en la exposición, 10 cubanas, una venezolana y una brasileña: Yanitzia Canetti; Margarita Fresco; Liliam Domínguez; Nereida García Ferraz; Elvisay Méndez; Flor A. Mayoral; Marta T. Neira; Gladys Pérez; Daylene Rodríguez Moreno; Isabel María Sierra; Lissette Solórzano y Mariza Versiani Formaggini.

Liliam Domínguez, por ejemplo, cree que una de las funciones del arte, la de comunicar, deviene en cómo enseñar y cómo aprender a estar atento a lo que nos rodea. “Creo que ver se centra en la capacidad de encontrar algo valioso en lo que está presente, o sea, ver más allá. Este tema es central en mi obra y trato de desarrollarlo en diferentes series. En The Limited Narrator, que actualmente se exhibe, el encuadre va dirigido hacia una escena donde convergen el contexto y el sujeto de manera casi antagónica para crear significado”, dice Domínguez, que estudió en la Academia San Alejandro en La Habana.

La fotógrafa considera Miami su casa desde 1995. “Aquí he vivido largo tiempo después de La Habana. A pesar de las diferencias abismales en cuanto a arquitectura y población, he podido descubrir cosas, por ejemplo, la sensación de los espacios interminables tan típicos del paisaje urbano americano. La visión de la ciudad, con sus bullicios y sus recovecos, se pierde un poco excepto en zonas como el downtown”.

“En cuanto a la diversidad, me fascina ser distinguida entre tantas modalidades del castellano. Esta es una ciudad con mucho potencial si no estuviese tan segregada. Aunque sé que hay esfuerzos por lograr una identidad miamense, falta un poco todavía”.

Mis fotografías son subjetivas y generadas desde mi relación con los sujetos o los espacios. Me interesa que la imagen sea atrayente y conectar a partir de ella con quien la encuentre

Nereida García-Ferraz, artista multidisciplinaria

Nereida García-Ferraz, por su parte, se considera una artista multidisciplinaria, porque se relaciona con fluidez en diversos usos de los materiales y en el manejo de los medios. “Según la idea del proyecto, utilizo las herramientas que vienen al caso. Solo cambian mis espacios y circunstancias”, dice la artista que estudió en el School of the Art Institute of Chicago.

La fotografía para García-Ferraz funciona como un instrumento de la memoria. A través de la cámara observa algo que previamente ya había imaginado. Ve la foto ante ella y lo único que hace es poner una marca en el tiempo de esa visión particular. “Mis fotografías son subjetivas y generadas desde mi relación con los sujetos o los espacios. Me interesa que la imagen sea atrayente y conectar a partir de ella con quien la encuentre”.

La fotógrafa llegó a Miami a finales de 2001. Había pasado gran parte de su vida en Chicago y después en San Francisco. “Aquí me siento como en casa y me ha encantado trabajar y conocer la diversidad de esta ciudad. Para mí es clave en el desarrollo de nuevos lenguajes visuales y en su conectividad con Latinoamérica”.

Flor A. Mayoral no solo es fotógrafa sino también dermatóloga. Para ella es difícil escoger entre las dos profesiones ya que, según dice, tienen mucho en común. “Disfruto de mi parte artística mientras trabajo en mi consultorio. La dermatología me permite usar el ojo estético para embellecer a mis pacientes. Mi objetivo es rejuvenecer personas sin que se noten los cambios. No quiero alterar la belleza natural, porque creo que todos tenemos atractivos en nuestra fisionomía”.

Según la artista, lo que debe abarcar el lente, la distancia al sujeto, el ángulo de la cara, su expresión y la iluminación no deben variar. “Todas son captadas sin maquillaje, sin ninguna prenda y con el cabello hacia atrás. Eso permite que estas imágenes se puedan comparar con sus propios ‘después’ ”.

Las seis figuras que está exponiendo pertenecen al proyecto Silence. Consiste en pedirle a cualquier persona que pose haciendo un gesto universal, como llevarse el dedo índice a los labios e indicarle a la persona que lo observa que calle. Todo el mes de diciembre, sus Silencios están además en el 1550 NE Miami Place. El exterior de esa casa está cubierto con sus imágenes.

“He vivido en Miami casi toda mi vida. He sido testigo de los cambios de esta pequeña ciudad a la metrópolis de hoy. ¡No la cambiaría por ninguna!”

Segunda edición del Miami Photo Salon, Through the Women's Eyes, The New Professions Art Gallery, 4000 W Flagler St., lunes a viernes de 9 a.m. a 9 pm., hasta el 29 de enero del 2016.

  Comentarios