Artes y Letras

Carmen Boullosa, ensayos de reapropiación

La escritora mexicana Carmen Boullosa.
La escritora mexicana Carmen Boullosa. el Nuevo Herald

En su reciente colección de ensayos, la escritora mexicana Carmen Boullosa hurga en la historia de su país destacando temas que resuenan hoy día con lectores a ambos lados de la frontera norte.

Cuando México se (re)apropia de Texas es una colección bilingüe de 29 ensayos enfocados en episodios y personajes, a menudo olvidados por la historia nacional que cobran una importancia renovada al ser contrapuestos con la realidad actual.

Boullosa repasa la historia y geografía mexicana desde la Independencia hasta nuestros días, y destaca los cambios territoriales y de poder sucedidos desde entonces.

Los ensayos son brevísimos, de no más de tres páginas cada uno, y aunque de su temática se desprende el vasto bagaje cultural de la autora, el tono es informal y no académico.

La escritora expone temas contundentes en una prosa coloquial que facilita a todos la reflexión histórica.

Escritos en español, los ensayos fueron traducidos al inglés por el profesor Nicolás Kanellos, fundador y director de la editorial Arte Público, a cargo del volumen.

El que se haya publicado en edición bilingüe fue un gran acierto editorial, ya que no solo refleja la temática fronteriza, sino también amplía el alcance de su mensaje.

Aunque la colección es de un aparente carácter mixto, de los ensayos se desprenden temas recurrentes, como la violencia y corrupción a ambos lados de la frontera.

Boullosa es firme al reprochar la violencia no importa de qué bando se origine. Así expone el racismo de los gobernantes texanos hacia los mexicanos como el de los comanches, o el capitán mexicano Damaso Salazar, quien se forja un collar de orejas de expedicionarios texanos apresados en Santa Fe.

“¿De dónde brota el sadismo de este oficial?”, se pregunta la autora. “¿Es hijo del odio? ¿Nació cuando su gente fue maltratada por los texanos, despreciada, linchada, las mujeres violadas, los pueblos saqueados? ¿O es locura no ligada a un afán consciente vengativo, una enfermedad mental?”.

Cuando la noticia de los expedicionarios llega a Texas, el congreso texano decreta la anexión de todo el territorio mexicano al norte del Río Bravo, “más buena parte de Coahuila, Tamaulipas, Durango y Sinaloa de pasadita”.

En este ensayo que le da el título a la colección, Boullosa se pregunta qué habrían pensado hacer entonces con los mexicanos de esas tierras a quienes estimaban “sin tapujos” como una “raza inferior”.

Pregunta entonces en su giro distintivo al final del ensayo: “¿Para vengarse tramaban collares de orejas en su fantasía?”.

Una técnica que emplea Boullosa repetidamente en los ensayos es el trueque de situaciones similares entre presente y pasado como herramienta para la reflexión.

Por ejemplo, en el ensayo El sueño mexicano Boullosa invita al lector a imaginar que los miles que cruzan la frontera norte de México lo hacen en sentido opuesto, de norte a sur, “buscando ‘ilegalmente’ entrar a nuestro país”.

No se trata de un ejercicio de concientización, sino de un hecho histórico que se remonta al siglo XIX.

“Los desesperados no eran latinoamericanos tras el ‘Sueño Americano’, sino esclavos huyendo por alcanzar su libertad, por acceder a la solidaridad y la protección (física y legal) de una nación hermana”, escribe. “México era la Tierra Prometida”.

México recibió con brazos abiertos a los afroamericanos del norte, y les garantizó libertad y protección.

Según las cifras que cita la autora, se calculaba en más de 200 mil los esclavos que habían huido para refugiarse en México.

No se escapa la ironía en la situación siglo y medio después en cuanto al cruce fronterizo y la postura de los gobiernos.

Boullosa, destacada por su postura feminista, resalta la historia de mujeres importantes cuyos nombres no son necesariamente conocidos hoy en día.

Cynthia Ann Parker, por ejemplo, una niña blanca secuestrada por comanches en 1836 se crio entre ellos con el nombre de Nauda (Cosa encontrada) y años después fue “rescatada” por los Texas Rangers junto a su hija mestiza.

Secuestrada dos veces, la joven se deja morir de inanición tras la muerte de su hija, al verse en la tragedia sin apoyo y rodeada por un odio racista hacia la comunidad que la vio crecer.

Como señala en el ensayo La autora de la Odisea, y las olvidadas, aun mujeres que se distinguieron en la lucha independentista de México han caído en el olvido.

Al citar un calendario de 1825 dedicado “A las señoritas americanas, especialmente patriotas” por José Joaquín Fernández de Lizardi, Boullosa señala que la mayoría de los nombres de estas patriotas resultan hoy desconocidos.

“Podar o mochar grandes mujeres de nuestra memoria nos mutila a todos”, advierte.

Así funcionan estos breves ensayos, como advertencias de la historia y meditaciones sobre la circularidad de los hechos.

  Comentarios