Artes y Letras

Juan Roberto Diago, antropología y sociedad

‘Sin título’, 2013. Técnica mixta sobre lienzo, de Juan Roberto Diago.
‘Sin título’, 2013. Técnica mixta sobre lienzo, de Juan Roberto Diago. Pan American Art Projects

Hasta el próximo 28 de febrero se exhibe en la galería Pan American Art Projects de Wynwood una sugestiva exposición del joven artista cubano Juan Roberto Diago (La Habana, 1971), integrada por un conjunto de lienzos de mediano y gran formato, en todos los casos con predominio de técnicas mixtas en los procesos de realización.

Diago es uno de los creadores más exitosos del contexto plástico cubano de los últimos 20 años, cuya obra se ha distinguido por una fuerte dimensión antropológica y social, desde la que ahonda en el universo del sujeto de la raza negra, sus creencias religiosas, su entorno arquitectónico y urbano, sus utopías y frustraciones, hasta los prejuicios que le circundan. Los trabajos del artista han estado inscritos en la vertiente estilística del arte povera (movimiento nacido en Italia, basado en el empleo de materiales pobres, naturales, de desecho). Su operatoria se ha basado mayormente en el reciclaje y la apropiación de elementos abandonados por el ser humano, deteriorados por el uso de este y por el paso inexorable del tiempo, entiéndase trozos de madera, bambú, botellas de plástico o metales oxidados. Ha realizado una suerte de arqueología de la memoria, al recontextualizar materiales y objetos que tuvieron una vida previa, y que entran por tanto al mundo del arte cargados de energía e historia.

La exposición forma parte de un visible giro estético que ha venido experimentando la poética del autor en los años recientes (especialmente desde su exhibición en la galería Magnan Metz de Nueva York, en octubre de 2012); giro relacionado con una tendencia cada vez más creciente hacia el minimalismo y la síntesis narrativa, hacia la depuración formal. Alejado de toda iconografía figurativa, esta vez Diago se presenta, ya no coqueteando con la abstracción, sino completamente inmerso en esta orientación estética, a través de obras donde los procedimientos del collage y el ensamblaje devienen cardinales. Es así que se vale de pedazos envejecidos de telas para recrear superficies donde el valor de lo táctil y la densidad de lo matérico se tornan poderosamente seductores. Obras que constituyen una incitación al roce, al escrutinio manual, íntimo.

En cuanto a la gama de colores, predomina la acromía total: solo blanco y negro en sus distintas degradaciones de valores. Todo ello en medio de composiciones bellísimas, donde uno siente que nada sobra y nada falta. La distribución interna de las áreas, las líneas estructurales y demás espacios de representación ostentan una elegancia y efectividad francamente envidiables. Diago es un maestro del oficio, no nos quepa la menor duda.

Muchos se preguntarán dónde se encuentra “lo racial” en medio de estas telas abstractas, pues a simple vista no hay asociaciones evidentes, dada la supresión de anécdotas o narraciones directas. Y es que en estas piezas el mundo de la negritud es evocado no desde determinados motivos o íconos puntuales, sino desde las derivaciones simbólicas y metafóricas de los materiales empleados. De ahí que las superficies ásperas de algunos cuadros nos hagan recordar los queloides, esas cicatrices pronunciadas que sobreviven como testigos presenciales de las heridas sobre la piel negra. El artista no ha renunciado a su tema de siempre, solo que intenta ser menos frontal y más elíptico, tangencial. Lo cual se agradece, en tanto oxigena su trayectoria creadora, la refresca.

Otro elemento a favor de la muestra es la solidez de su concepción curatorial y museográfica, algo que distingue habitualmente a los proyectos de la Pan American Art Projects. La efectividad comunicacional del montaje, los sistemas de iluminación, la altura y distancia entre las obras, así como la inteligente narratividad lograda con la secuencia de lienzos integrados armónicamente al espacio, convierten a esta exposición en una visita obligada para los amantes del buen arte.

piter.ortega@gmail.com

‘Roberto Diago’, en Pan American Art Projects. Hasta el 28 de febrero. 2450 NW 2nd Ave., Miami. (305) 573-2400.

  Comentarios