Artes y Letras

Los dobleces de la historia: Geandy Pavón y José Manuel Mesías

‘Chained Liberty’, 2016, de Geandy Pavón. Acrílico y óleo sobre lienzo 30 x 40 pulgadas.
‘Chained Liberty’, 2016, de Geandy Pavón. Acrílico y óleo sobre lienzo 30 x 40 pulgadas. Mindy Solomon Gallery

Como ya es habitual, Mindy Solomon Gallery, ubicada en Little River, ha inaugurado dos muestras personales como parte de un mismo evento. Se trata esta vez de dos artistas visuales cubanos orientados hacia la expresión pictórica, cuyas piezas son –en apariencia– inofensivas, aunque están atravesadas por una violencia plástica bastante suigéneris. Me refiero a Political Fold de Geandy Pavón (1974) y About the Absolute Truth de José Manuel Mesías (1990). Ambas exhibiciones, disponibles al público hasta el 13 de agosto de este año, están integradas por una decena de obras cada una, distribuidas de manera elegante en el espacio de la galería. Existe una semejanza temática: el interés por la memoria histórica desde dos perspectivas distintas. La primera enfatiza en las consecuencias del relato en la conciencia individual del artista, o sea, en la historia con mayúsculas; mientras la segunda se adentra en la intimidad de los recuerdos, pero a un nivel mucho más concreto, personal, cotidiano.

La obra de Geandy Pavón, por ejemplo, es de naturaleza referencial, lo cual le brinda una mayor riqueza, ya que está preñada de cultura. El artista representa elementos archiconocidos de la historia relacionados con nociones tan complejas como el capitalismo, la libertad, la muerte, el poder, la filosofía, etc. Para ello recurre a íconos como las figuras del Ché Guevara, Karl Marx, el Capitolio de Washington, La Casa Blanca, o famosas pinturas de la Historia del Arte como La Muerte de Marat (1793) o Napoleón cruzando los Alpes (1801) de Jacques-Louis David o La libertad guiando al pueblo (1830) de Eugène Delacroix; todos símbolos de resistencia, emancipación y liderazgo. Pero lo más interesante no es la cita ni el homenaje a dichos referentes, sino la manera en que los representa. Pavón se interesa por dos procedimientos artísticos bien singulares y caprichosos: la papiroflexia (el arte del origami) y el trompe l'oeil como simulacro visual.

Aunque se trata de técnicas de un uso extendido en la historia de la cultura, la yuxtaposición de ambas en el instante de concebir una pintura, la convierten en una obra exclusiva, única, lo cual garantiza las múltiples lecturas a la hora de su interpretación. Los dobleces de las figuras de ‘papel’, en forma de cohete, cadeneta, cono, abanico, hacen ver las piezas como arrugas de un proceso. Parecen retazos, fragmentos manipulables de la historia oficial con sus propias luces y sombras. Alude en ellas a su naturaleza contradictoria y polémica, no exenta de una connotación lúdica, infantil, al tiempo que la representación eficiente de estas imágenes nos crea la ilusión de estar superpuestas sobre el lienzo. Su elaborada textura hiperrealista, nos lleva a pensar en el cuadro-objeto, de aspecto tridimensional, casi escultórico, ahí es donde radica la trampa visual. El artista nos hipnotiza con su virtuosismo plástico.

A propósito de estas piezas Geandy Pavón ha expresado: “Estoy interesado en la revelación de la fuerza conceptual de una imagen, entendida como ruina. He encontrado en los medios clásicos de la pintura, la forma más eficaz para perpetuar este momento. Recientemente, he desarrollado una serie de obras en las que utilizo material fotográfico de archivo que yo mismo arrugo, corto o doblo para utilizarlo luego como modelo en mis pinturas. El sujeto retratado en cada fotografía me permite viajar de un género a otro, tales como paisajes o retratos, pero siempre concebidos desde la perspectiva de un pintor de naturalezas muertas”.

José Manuel Mesías, en cambio, nos propone una obra que combina indistintamente pinturas, de gran fuerza psicológica, contenida en la expresividad del color; y objetos varios, los cuales condensan metáforas desde su imponente simplicidad. Estamos frente a obras de naturaleza contemplativa, silenciosa, como un canto de resignación. La soledad de los personajes, la belleza decadente de las cosas, nos conducen por un camino desconocido, que el artista explora sin que sepamos a dónde va, pero es un lugar denso, oscuro, demasiado quieto. Así estos dos artistas cubanos, enfrentan la realidad histórica, uno desde la plaza pública y el otro desde el interior doméstico, ambos con una fuerza y agresividad solapada, que nos va dejando sordos.

Rubens Riol es crítico de arte, promotor cultural y experto en cine. Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de La Habana en 2009.

Twitter: @rubens_riol

Ambas exposiciones estarán a disposición del público desde el 28 de mayo hasta el 13 de agosto de 2016 en Mindy Solomon Gallery, 8397 NE 2nd Avenue, Little River, Miami, Fl 33138.

  Comentarios