Galería 305

August Sander, maestro de la fotografía, muestra sus ‘Hombres del siglo XX’ en Barcelona

“Maestras de escuela primaria”, c. 1920.
“Maestras de escuela primaria”, c. 1920.

August Sander (Herdorf, 1876- Colonia,1964) es uno de los grandes maestros de la fotografía que tuvo un don: la lírica de saber captar lo puro de cualquier ciudadano bajo el género del retrato documental. Lo hizo, al igual que Walker Evans en Estados Unidos, como ninguno durante la primera mitad del siglo XX en su Alemania natal. Sus registros son de una delicadeza y una naturalidad sin precedentes. Retratos rozando la necesidad personal de ofrecer un testimonio de lo vivido. Él se definía como un catalogador del paisaje humano.

En 1929 publica su primer libro visual Antlitz der Zeif (El rostro de nuestro tiempo), dentro de su proyecto más global titulado Hombres del siglo XX. El autor sufrió las consecuencias del nazismo en su entorno familiar, al punto de que su hijo muere encarcelado bajo el régimen de Hitler. Al final de la II Guerra Mundial alcanzó a superar su tragedia a pesar de que su obra fuese destruida por pertenecer al Grupo de Artistas Progresistas de Colonia (Kölner Progressive).

Un conjunto de 187 fotografías de la serie Hombres del siglo XX, un catálogo de la sociedad alemana de la República de Weimar, componen la primera exposición dedicada en España al fotógrafo alemán August Sander. Las fotografías están agrupadas en su concepción original en siete grandes áreas, organizadas por él mismo durante su vida y respetadas por la curaduría de Valentí Roma y Guillermo Zuaznabar: ‘Campesinos’, ‘La mujer’, ‘El obrero cualificado’, ‘Clases y profesiones’, ‘Artistas’, ‘La gran ciudad’, y ‘Las últimas personas’.

En la sección ‘Campesinos’ los retratados exponen una actitud complaciente con relación a su oficio. La suavidad de sus rasgos mantiene un descanso figurativo que contrasta con la realidad severa con la que les toca lidiar frente a la vida en el campo. Aparecen tanto el terrateniente haciendo honor a su riqueza, vestido de impoluto negro, como el agricultor desde su perfil más sencillo con sus herramientas y su entorno rural en un segundo plano. La fotografía familiar dentro la casa, Sander la expone bajo el orden y como un símbolo presencial a través de la reunión de sus miembros en fila.

En ‘La mujer’ aparece la misma figura como un símbolo de feminidad clásica. Y desde la ternura, expone también sus labores reconocidas en la época como la profesión de costurera o modista. A veces, incluso las junta con sus respectivos esposos bajo títulos tan significativos en su literalidad como “Pareja de profesionales de clase media. 1927”.

Foto 6 August Sander . Albañil .jpg
‘Albañil, 1928’

De ‘El obrero cualificado’, destaca la dureza de sus retratos y a la vez la serenidad de sus rostros. Desde el transportador de ladrillos con una perfecta pirámide tras sus espaldas, hasta la reconocida figura del pastelero regordete ligando la masa de sus dulces antes de ser horneados. ‘Los Artistas’ circulan por la melancolía y la mirada fija a cámara. Un abanico perfecto de distintas interioridades según el género al cual se dedican, y los subtitula bajo calificativos tan peculiares como el siguiente: “Escritor de clase trabajadora”. En ‘La gran ciudad’, la urbe se convierte en una mezcla de arquitectura y sujetos que la habitan, desde bohemios hasta un artista de circo con un oso. Sin embargo, es en ‘Las últimas personas’ donde la cámara, desde la no-emoción y como punto de partida deliberado, adopta una clasificación hoy sin sentido en nuestra sociedad más inclusiva pero que fue denunciable en su época, agrupando a los desamparados en enanos, ciegos, cretinos, presos políticos...

Gabriele Conrath-Scholl, especialista en la obra del fotógrafo, además de directora de Die Photographische Sammlung/SK Stiftung dice del autor: “Sander introdujo un paradigma de enorme importancia para la emancipación de la fotografía documental como medio de expresión artística: frente a la imagen individualizada, el autor desplaza el foco de interés hacia un cuerpo fotográfico con derivaciones complejas y múltiples puntos de fuga”.

Sanders es un tipólogo, un curador del gesto y de la actitud de sus modelos. Un archivero de hombres y mujeres que crean y desarrollan su profesión como seres únicos. Conciudadanos que, como él, pueblan y crecen durante toda su vida alrededor de su sombra hasta que fenece a mediados de los sesenta en Colonia, bajo el reconocimiento internacional por su trabajo testimonial. Walter Benjamín dijo de él: “La obra de Sander es más que un libro de fotografías: es un atlas que ejercita”.

La muestra podrá verse en La Virreina Centro de la Imagen, La Rambla 99, 08002 Barcelona, hasta el próximo 26 de junio.

Eduard Reboll, escritor catalán, Editor de Contenidos de la revista Nagari, reside en Barcelona. eduard.reboll@gmail.com
  Comentarios