Cocina

Cocinar es un juego de niños

Albóndigas sobre sándwich de queso con ensalada.
Albóndigas sobre sándwich de queso con ensalada. EFE

¿No sería una buena idea transformar la ensalada de frutas en una colorida mariposa o en un cubo de Rubik? ¿Es posible decorar las verduras para que se conviertan en el plato preferido de los más pequeños?

Para Ángela Villarejo, autora del libro Recetín, avalado por la nutricionista infantil Marina Llobet, cocinar para nuestros hijos “puede ser una experiencia divertida, tanto para los padres como para los niños”, si se aplican algunas sugerencias ingeniosas y se preparan los platos con unos toques de creatividad.

RECETAS PARA SORPRENDER Y DIVERTIR

Desde las páginas de su libro y desde el popular blog del mismo nombre (www.recetin.com), Villarejo ofrece una serie de recetas sencillas para sorprender a los niños y, a la vez, conseguir que su dieta sea saludable y equilibrada, solucionando de paso la reticencia de algunos pequeños a tomar determinados alimentos.

Villarejo señala que su blog ya ha publicado miles de recetas para niños; tiene decenas de miles de seguidores en Facebook “casi todos mamás” y que esta idea surgió “cuando publicamos un puré de verdura al que dibujamos ojos, nariz y sonrisa con quesitos, y una madre escribió para comentar que su niño se lo había comido ‘superbién’ y ahora quería ‘puré de sonrisa’ todo el rato”.

Para esta apasionada de la cocina “desde niña”, cuyo padre era cocinero y al que veía, entre los fogones, convertir la cocina en un saludable juego de niños “¡no es tan difícil! Solo hay que ponerle cariño y darle un enfoque distinto”.

“Es importante dotar de sorpresa, diversión y creatividad a los menús infantiles, porque nos jugamos mucho en la comida. Una buena edad para incorporar los menús creativos es a partir de 4 años, cuando el niño ya puede empezar a comer de todo”, explica Ángela Villarejo, a Efe.

Según esta popular autora y bloguera “es esencial que fomentemos la creatividad en el día a día de nuestros hijos y con todos los alimentos que comen, para que así los peques de la casa disfruten desde edades tempranas con recetas diferentes y con ingredientes de todo tipo”.

Si los padres no disponen de tiempo suficiente para aplicar un menú semanal completo como los que propone Villarejo en su libro, recomienda “que se centren en cocinar y en hacer menús divertidos y sorprendentes los fines de semana con los niños”.

“Es fundamental pasar tiempo en la cocina con los niños. Que se acostumbren a manipular alimentos, a experimentar con los aparatos de cocina, y a disfrutar cocinando como un gran pequeño chef. Además, es una actividad perfecta para compartir en familia”, enfatiza.

IMAGINACIÓN CULINARIA AL PODER

El día de su cumpleaños es la ocasión más especial para un niño, y para que ese día tan señalado sea inolvidable, aunando salud y diversión en la alimentación, Villarejo señala que “lo ideal es hacer las cosas con cariño, poner detalle a todo lo que se haga para que deje un bonito y duradero recuerdo”.

“Es cuestión de que nuestros hijos entiendan que ese día es una prioridad para los padres y eso hay que hacérselossaber”, destaca.

Además de las recetas de su libro, para dar unos toques divertidos y sencillos a los platos más convencionales, la autora de Recetín recalca: “¡La imaginación al poder! Se pueden hacer mil cosas, todo depende del tiempo que tengamos”.

“Por ejemplo,podemos hacer que una ensalada sea diferente si la ponemos en un cuenco comestible de pan o que un puré tenga un atractivo si le dibujamos una sonrisa con un quesito”, señala.

Ángela Villarejo también traslada algunas sugerencias prácticas para que los niños participen con sus padres en la preparación de algunos platos, de modo que a los pequeños les resulte didáctico y divertido y sin que suponga un riesgo de accidentes para ellos.

“Los niños se van a dejar llevar por lo que les digan sus padres. No se trata de que los pequeños experimenten con el fuego, sino que pongan su granito de arena en todos los platos que hagan. Que participen en el proyecto, que sepan cómo decorar un plato, que les expliquemos los alimentos que forman ese plato”, aconseja.

El libro de Ángela Villarejo incluye menús semanales para las épocas fría (otoño-invierno) y cálida (primavera-verano), y también recetas para Halloween, San Valentín y Navidad. Uno de sus platos más divertidos y fáciles es el Puré de verduras, cuya receta Villarejo comparte y ofreemos a continuación.

PURÉ SONRIENTE

INGREDIENTES:

2 patatas

1 calabacín

1 puerro

2 zanahorias

unas hojas de espinaca

1 pechuga de pollo

aceite de oliva

pimienta blanca

3 quesitos y sal

PREPARACIÓN:

En una cacerola grande, ponga agua abundante a calentar con un chorrito de aceite de oliva. Entretanto, lave, pele y corte las verduras en trocitos pequeños. Trocee también la pechuga de pollo y échele sal. Cuando el agua rompa a hervir, eche las verduras y el pollo en la cacerola. Deje que se cuezan por media hora, hasta que las verduras estén blanditas. Entonces retire del fuego, saque las verduras, añada dos quesitos y triture en el vaso de una batidora con un poco de caldo. Vuelva a poner el puré en el fuego a baja temperatura, agregue sal y pimienta blanca y, pasados unos 5 minutos, sírvalo en un bol. ¡Y no se olvide de decorarlo con el otro quesito, cortándolo en trocitos con forma de dos ojos y una boca sonriente, y colóquelos sobre el puré, junto con una ramita de perejil como flequillo! Rinde 2 porciones.

  Comentarios