Salud

¿Un niño gordito padecerá de diabetes en el futuro?

Dylan González, de 7 años, y Alexander Rodríguez participan de un juego de fútbol como parte del programa Fit2Play.
Dylan González, de 7 años, y Alexander Rodríguez participan de un juego de fútbol como parte del programa Fit2Play. Miami Herald Staff

Hemos visto esta escena muchas veces: padres con barriga de cerveza echándole mano a una bandeja de donas y su esposa dándole un manotazo.

Hay muchas razones por las que los adultos de edad mediana deben preocuparse por el colesterol alto, la presión alta y niveles altos de azúcar en la sangre: todos precursores de diabetes y enfermedades del corazón, el asesino número 1 en la nación tanto entre hombres como mujeres.

Pero ahora estas condiciones no están limitadas a los adultos. Actualmente 1 de cada 5 niños en EEUU están obesos según cifras de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés). De hecho, 1 de cada 3 niños de familias de bajos recursos estará sobrepeso u obeso antes de cumplir los 5 años.

La obesidad, unida a una vida sedentaria y malos hábitos alimentarios ha dado paso al desarrollo de al menos tres de los factores de riesgo mas peligrosos para el desarrollo de diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares: presión alta, colesterol alto, y altos niveles de azúcar en la sangre.

El Dr. Anthony Rossi, cardiólogo pediátrico especializado en cuidado crítico en el Nicklaus Children’s Hospital, no se preocupaba por la diabetes tipo 2 cuando empezó su carrera. No existía en niños en aquel entonces. Ahora, es una de las batallas más difíciles. Sin embargo, muchos padres no están conscientes de ello.

“A los 10, 15 o 20 años no van a morir por ello, pero cuando tengan 35, puede ser”, explicó. “Vamos a ver muchas muertes prematuras en adultos jóvenes porque son prediabéticos o sufren de diabetes t6ipo 2 desde msu adolescencia”.

El consejo del Dr. Rossi:

▪  No exponga a los niños a bebidas azucaradas a edad temprana

▪  Aléjese de las sodas, bebidas deportivas, jugos de frutas y cerelaes que están repletos de azúcar.

▪  Aprenda a leer la nutricuión en las etiquetas y léala antes de comprar el producto.

▪  Cuidado con las harinas refinadas o enriquecidas ya que el cuerpo las convierte en azúcar. Ejemplos: harina blanca, arroz blanco y pan blanco.

▪  Limite el uso de aparatos electrónicos, anime a sus hijos a realizar actividades físicas.

Salga al aire libre

Sarah Messiah, profesora asociada de investigación en el departamento de pediatría de la Universidad de Miami, Miller School of Medicine, ha dedicado años a investigar los efectos de la obesidad en el cuerpo. Para ella lo más importante es la prevención.

“No estamos hablando de cáncer y tampoco de VIH”, explica. “Hay una cura y sabemos qué lo causa. El tratamiento es muy costoso y no es realista”.

En vez de someter a los niños a una dieta estricta y recriminar a los padres por lo que le dan a los niños de comer, Messiah propone unos programas comunitarios, que sean asequibles indistintamente de los antecedentes socio económicos, peso o género.

Messiah analizó los datos recopilados a lo largo de siete años del programa Fit2Play, una iniciativa conjunta de la Universidad de Miami (UM) y el Condado de Miami-Dade. Este programa ofrece deportes, juegos al aire libre y programas de acondicionamiento físico en los parques públicos. El estudio halló que aunque el 42 por ciento de los niños que participaron del programa estaban sobre peso u obesos, mientras más tiempo se quedaban en el programa más saludables se volvían.

El consejo de Messiah:

▪  Los padres deben entender qué es nutrición. Esta generación de padres creció con comida chatarra y le cuesta mucho cambiar esos hábitos.

▪  Acostumbre a sus hijos a tomar agua.

▪  No adopte una dieta ni imponga una a sus hijos en la que restrinja las calorías. Cambie los hábitos.

▪  Trate de hacer menos comidas fuera del hogar y busque opciones más saludables.

▪  No compre productos que han sido endulzados con sirope de maíz.

Sea un ejemplo

Audra Nelson, dietista de Joe DiMaggio Children’s Hospital en Hollywood, muchas veces consulta a niños tan jóvenes como de 2 años y hasta los 17 que están sobrepeso u obesos. Por lo general, explica, el problema comienza en el hogar.

“Los niños comen lo que usted come”, dice. “Si le hace asco a una fruta o a un vegetal, su hijo va a hacer los mismo”.

Consejos de Nelson:

▪  Haga que los alimentos sean divertidos de comer. Utilice un cortador de galletas para darle formas a la manzana.

▪  Deje que los niños participen del proceso de cocinar. Así aprenden de comida y sirve como experiencia en la que padres e hijos se divierten.

▪  Nunca someta a un niño a una dieta. No quiere restringir su crecimiento al restringir calorías. En vez, haga que el niño realice actividades físicas.

▪  Porciones, porciones, porciones. Un niño no debe comer las mismas porciones que un adulto.

Programas de acondicionamiento físico para niños

Fit2Play

▪  Este programa para después del horario escolar está funcionando hasta el 9 de junio los días de la semana y durante las vacaciones en 31 parques de Miami.

▪  Precio: $25-$35 por semana. Algunas familias pueden cualificar para ayuda financiera.

▪  Más información: www.miami dade.gov /parks /activities- after- school.asp

Centro deportivo de Memorial Hospital West

▪  Clases de natación para niños desde los 6 meses hasta los 9 años.

▪  Campamento (Bootcamp) para niños de 6 a 11 años. Membresía disponible para familias de tres o más miembros, $75 mensuales y $25 por cargo de inscripción. Hay descuentos para seniors (personas mayores) y personas afiliadas a distintas corporaciones.

▪  Información: (954) 844-7125 or visit www.memorial fitness center.com

Doral

▪  Clases de Jazzercise para niñas de 5 a 12 años. Lunes y miércoles de 6:15 a 7 p.m. Pase para una clase $15. Clases mensuales ilimitadas: $38

▪  Clases de Jazzercise para adolescents y adultos: Lunes, miércoles y jueves de 7 a 8 p.m. Pase para una clase $15. Clases mensuales ilimitadas: $40.

▪  Start Small — Fútbol y tennis: edades de 3 a 5 años.

▪  Información: (305) 482-9590 o email doral parks info@ cityof doral.com

  Comentarios