Salud

Los 7 números para un corazón saludable

Después de realizar un ejercicio fuerte, el ritmo cardiaco aumenta y el cuerpo continúa quemando calorías.
Después de realizar un ejercicio fuerte, el ritmo cardiaco aumenta y el cuerpo continúa quemando calorías. Washington Post

Además de botar ese paquete de cigarrillos a la basura, lo primero que debe hacer para proteger su corazón –y vivir una vida más larga en este mundo– es conocer sus números.

El primero de todos es el de la presión arterial

Si usted está en sus 20 años –o en sus 50– ya sea que tenga o no riesgo de tener enfermedad de las arterias coronarias debe estar consciente y conocer su presión arterial sistólica y diastólica. Son el primer y segundo número que aparecen en el aparato de tomar la presión en su visita al médico cuando la enfermera le quita la manga que aprieta sus bíceps.

La lectura sistólica mide la presión en los vasos sanguíneos en el momento en que el corazón bombea la sangre, explicó el doctor Gabriel Solti Grasz, especialista en medicina interna en el Baptist Health Primary Care. El número inferior, el diastólico, mide la presión cuando el corazón está en reposo, agregó.

Lo ideal es que las personas que no han alcanzado la edad de jubilación, tengan esos números en 120/80. Las personas con 60 años pueden tener la sistólica alrededor de los 150 y aún estar saludables. La prehipertensión se reconoce cuando la sistólica empieza a llegar a los 139 con la diastólica cerca de los 90. Si el número aumenta ya hay que preocuparse.

“La presión arterial alta es una de las principales causas de la enfermedad cardiovascular. Puede provocar infartos del miocardio [leer: ataques del corazón], muerte súbita y aumenta las posibilidades de que ocurran accidentes cerebrovasculares y enfermedad renales”, dijo Grasz.

Por lo tanto, para mantener la presión arterial ideal y la salud del corazón, los médicos recomiendan una dieta que incluya cuatro a cinco porciones de frutas y verduras al día, además de hacer ejercicios 30 minutos al día por lo menos cinco días a la semana –y no se trata caminar por Brickell–, haciendo el tipo de esfuerzo físico que eleva el ritmo cardíaco y le hace sudar.

Además, aunque los estudios aún no han podido cuantificar la correlación entre la ingestión de bebidas alcohólicas (más de dos vasos de vino o dos cervezas al día, por ejemplo) y la hipertensión, si la hay: Así que hay que reducir el consumo del alcohol.

Y además está el colesterol.

A medida que aumenta el colesterol en la sangre, también aumenta el riesgo de enfermedad coronaria. Cuando el exceso de colesterol LDL (el tipo malo) circula en la sangre, se acumula lentamente en las paredes internas de las arterias que alimentan el corazón y el cerebro, explicó el doctor Bernard Ashby, cardiólogo asistente de la división de cardiología de Columbia University que pertenece al Mount Sinai Medical Center y profesor asistente de medicina clínica en Columbia.

El colesterol puede ayudar a formar un depósito grueso y duro (la placa) que puede estrechar las arterias y hacerlas menos flexibles. Se conoce como aterosclerosis, observó Ashby. Entonces si se forma algún coágulo y esas arterias que ya están estrechas se bloquean puede producirse un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

Por eso se recomienda la dieta mediterránea que incluye pescado al menos dos veces por semana, el uso del aceite de oliva para cocinar en lugar de la mantequilla y consumir más nueces, legumbres, fibra y granos enteros, comentó.

Ah, y deje de fumar. Ya.

“Fumar es el factor de riesgo número uno para el ataque cardíaco y accidente cerebrovascular y es algo que usted puede hacer de inmediato”. Hay otros factores de los cuales no tenemos control como el sexo y la historia familiar, observó.

Y explico de una manera sencilla la enfermedades del corazón: “Es como un problema de plomería: la acumulación de suciedades en las tuberías es como la placa en las arterias”, dijo, agregando que la mayoría de los ataques al corazón son causados ​​por la acumulación de placa. Y fumar aumenta la placa arterial.

El Dr. Olveen Carrasquillo, jefe de la división de medicina interna general de University of Miami Health System señaló que fumar cigarrillos ocasiona aproximadamente 1 de cada 5 muertes en los Estados Unidos cada año. Eso suma cerca de 500,000 muertes al año. Por lo tanto, la opinión de él sobre este hábito tan peligroso va más allá de la abstención. “No se debería fumar en el país, en ningún país”, dijo.

LOS HECHOS

Ahora volviendo a los siete números:

▪ 500,000: el número aproximado de estadounidenses que mueren cada año por fumar cigarrillos

▪ 100 (o menos) miligramos por decilitro de sangre: es el nivel ideal de colesterol LDL

▪ 4: el número de aspirinas de bebé que debe masticar si usted cree que está teniendo un ataque al corazón. O una aspirina para adultos y llame al 911.

▪ 25 o más: el índice de masa corporal que indica el sobrepeso

▪ Menos de 120: la presión arterial sistólica ideal de una persona (de los dos números el más grande)

▪ Menos de 80: el número menor ideal – el diastólico

▪ 150: El número de minutos que debe ejercitarse por semana –y debe ser un ejercicio que eleve el ritmo de su corazón y le haga sudar.

  Comentarios