Salud

Células madre de cordón umbilical, placenta y líquido amniótico

Procedimiento de aplicación de las células madres para tratar diferentes patologías. Entre ellas las más comunes son los trastornos degenerativos.
Procedimiento de aplicación de las células madres para tratar diferentes patologías. Entre ellas las más comunes son los trastornos degenerativos. Ibsen Fundora

La primera vez que tocamos este tema hablamos sobre la capacidad de la placenta y la sangre del cordón umbilical como fuentes para obtener células madre.

A pesar de las buenas noticias, existen aún varios dilemas por resolver. Como decía en mi primer artículo, las oportunidades de recibir nuestras propias células de placenta o cordón umbilical son casi mínimas. De manera que la alternativa es recibir las células de un cultivo de múltiples células placentarias o de sangre del cordón. Queda claro que estas células son ajenas a nuestro organismo y potencialmente este podría reaccionar contra de ellas.

Existen dos grandes grupos de reconocimiento antigénico, comúnmente conocido como ALH I y ALH II. La mayoría de los estudios demuestran que las células de la placenta y del cordón no provocan reacción con el ALH II, solo una reacción moderada del ALH I; además, estas células deben cultivarse para expandir su cantidad. Por supuesto, esta circunstancia las expone a contaminación, surgimiento de células con rasgos tumorales y pérdida del cultivo, algo común para este tipo de tecnología. O sea que toda parte positiva, conlleva algo de riesgo, como suele suceder.

En sus inicios, la aplicación de esta tecnología será cara, pero pienso que esto quedará balanceado por la cantidad de tejidos disponibles en varios países a un bajo costo.

Este tipo de células alogénicas es el sueño de las compañías farmacéuticas; no obstante, en un principio estas vieron las células madre como un verdadero rival a sus fármacos y aún miran con cierto desgano a tan innovador descubrimiento.

El hecho de que el paciente aporte sus propias células para la curación de su enfermedad no estimula a los gigantes farmacéuticos a invertir en estudios sobre el tema. La razón es que no podrían capitalizar su inversión, aunque no todas las compañías piensan en tan pequeña escala.

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado el primer estudio clínico de células madres derivadas de placentas alogénicas. Y esto debiera estar al comenzar en varios hospitales. Sin embargo, bastaría media vez que el estudio demuestre su éxito (en lo particular, creo en su potencialidad) para que las grandes farmacéuticas empiecen a derivar recursos a este sector.

Por el momento, la FDA solo permite la aplicación clínica de células madres de placenta en estudios aprobados por esa administración. Cualquier intento de aplicarlas –o producirlas para aplicarlas– fuera de un estudio que requeriría invertir varios millones y al menos dos o tres años de labor conllevaría a fuertes sanciones, incluida la cárcel.

Muchos estadounidenses salen de viaje con la promesa de ser tratados con estos y otros tipos de células madres en otros países. No obstante, este, estimados lectores, será el tema de mi próximo artículo. Usted puede contactarnos con sus preguntas o comentarios a la dirección que aparece a continuación.• 

Ramón Castellanos, MD, especialista en Regeneración Celular con Células Madre, Stem Cell Miami. Profesor Asistente de la División de Cirugía de la escuela de medicina FIU. Para más información stemdoc305@gmail.com o info@stemcellmia.com o llamar al (305) 598-7777.

  Comentarios