Salud

Mayo mes de concientización y prevención del asma

La Dra. Bonancea habla con una de sus pacientas, Denisse Dordon, en su consulta de Homestead.
La Dra. Bonancea habla con una de sus pacientas, Denisse Dordon, en su consulta de Homestead. el Nuevo Herald

Disminuir las visitas a la sala de emergencia y evitar las ausencias, tanto al trabajo como a la escuela, es la meta que persiguen las autoridades de salud e instituciones especializadas en asma y alergias, mediante una nueva campaña de concientización e identificación de los desencadenantes del asma, como factores del medio ambiente.

El mes de mayo ha sido declarado como el mes de concientización contra el asma, una enfermedad que, según las estadísticas, sigue teniendo más incidencia en la población hispana y afroamericana y que marca un incremento en las visitas a las salas de emergencia, explican los organismos de salud.

“El asma es una enfermedad crónica de los pulmones que se caracteriza por la inflamación de las vías respiratorias, con ataques recurrentes y síntomas que incluyen tos, compresión del pecho y sibilancia (sonido en el pecho parecido a un silbido). El asma, aunque no tiene cura y puede llegar a ser fatal, se puede manejar con el tratamiento adecuado”, enfatiza la doctora Adriana Bonancea-Frances, del Florida Center for Asthma and Allergy Care.

Bonancea explica que la inflamación hace que las vías respiratorias sean más sensibles a los alérgenos e irritantes en el medio ambiente, factores a la vez desencadenantes del asma. Si esta enfermedad no se maneja con el debido cuidado, el niño o adulto termina en la sala de emergencias, hospitalizado o en el peor de los casos con su vida en peligro.

Así vivió por mucho tiempo Denisse Dordon, a quien el asma la sorprendió a los 30 años interfiriendo en su diario vivir. “Salir a la calle era un tormento, no podía hacer nada con mis hijos. Los ataques eran seguidos, pero al mudarme a la Florida me empezaron a aplicar una inyección una vez al mes y eso me cambió la vida”, cuenta. “Ahora disfruto las actividades al aire libre y ya no me falta el aire”, asegura.

Con las vacaciones de verano a la vuelta de la esquina, cuando se pasa más tiempo en actividades al aire libre, es importante que tanto padres como cuidadores de niños, sepan cómo identificar un ataque de asma.

Los signos a observar incluyen: tos persistente, fatiga inusual, sueño inquieto, silbido al respirar, sudoración fuerte y vómitos, falta de aire o problemas para respirar. Esto indica la presencia de un ataque de asma que se debe atender de inmediato.

Si el niño o adulto muestras cualquiera de estos signos, manténgalo calmado y afloje las prendas apretadas. En este momento debe administrarse un inhalador de rescate como el albuterol, mientras llega ayuda de los paramédicos o la enfermera (especialmente en casos de asma desatada por reacción alérgica).

Conocer estos factores facilita también a los maestros actuar a tiempo. Con tal fin, las autoridades de salud del Condado Miami Dade, estarán impartiendo este próximo 28 de mayo, en la ciudad del Doral, un seminario educativo abierto al público; y durante todo el mes estarán entrenando a los educadores de escuelas y del Centro Hispano Católico.

“Se les enseñará a reconocer los signos del asma, identificar los desencadenantes ambientales, especialmente en los centros de cuidado infantil y a entender lo que es un plan de manejo del asma, entre otros puntos”, indica el Departamento de Salud de la Florida.

Dentro de los desencadenantes ambientales figuran: moho, polen, olores fuertes de limpiadores o cualquier tipo de inhalantes, ácaros del polvo, cucarachas, caspa animal (diminutas escamas de piel muerta), saliva animal u orina animal, plumas, perfumes, aerosoles, productos de limpieza; humo de tabaco o de madera quemada, vapores de pintura o emanaciones de gasolina, contaminación atmosférica, o aire helado.

Las infecciones respiratorias, una simple gripe o resfriado, también pueden convertirse en desencadenantes de asma. El asma es de diferentes tipos y niveles y de acuerdo con eso se formula el tratamiento. También incide el aspecto emocional. Un ataque de ira, estrés o depresión, puede desencadenar el asma.

“El ejercicio, especialmente la natación, es recomendable para quienes padecen de asma, pero antes se debe aplicar el medicamento preventivo. La natación expande la capacidad pulmonar”, recomienda la doctora Bonancea-Frances.

En este momento, se adelantan varias investigaciones sobre nuevas medicinas, pero para quienes tienen una condición más severa y crónica, como el caso de Denisse Dordon, medicamentos como el Xolair o el Ellipta han dado buenos resultados.• 

Para más información, visite: www.florida-allergy o llame 1-877-425-5374. www.mch.com Nickclaus Children’s Hospital División de Pulmonología 305-662-8380. Campaña en Doral: 8600 NW 17 St. Suite 200, 9:30 a.m. http://www.nhlbi.nih.gov, www.aaaai.org, www.aanma.org

  Comentarios