Salud

El antagonismo entre las células madre ‘de luz’ y las células ‘de la oscuridad’

Lo primero que debemos saber es cuáles son los tipos de células madre que existen: las adultas (que pueden ser del propio paciente; o de placenta) y las embrionarias.
Lo primero que debemos saber es cuáles son los tipos de células madre que existen: las adultas (que pueden ser del propio paciente; o de placenta) y las embrionarias. Getty Images/iStockphoto

Este fin de semana intercambiaba impresiones con la persona que edita y hace la corrección de estilo de mis artículos. Ella siempre quiso estudiar la carrera de sus sueños, las Ciencias Biológicas; pero desafortunadamente, por razones ajenas a su voluntad, terminó graduada de Filología.

Mi editora, que siempre ha tratado de mantenerse informada en los temas científicos, me comentó que una conocida suya había escuchado en alguna parte que algunos tratamientos con células madre podían provocar o acelerar el cáncer. Mi respuesta sobre este tema se fundamenta en los más recientes estudios y mi experiencia personal de 15 años.

Lo primero que debemos saber es cuáles son los tipos de células madre que existen: las adultas (que pueden ser del propio paciente; o de placenta) y las embrionarias.

A las células madre adultas les llamo ángeles de luz, ya que se encargan de reparar los tejidos y regenerarlos a partir de la producción de sustancias paracrinas o productos biológicos. Estas son las que he estado utilizando con rotundo éxito hace 15 años, para el tratamiento del dolor artrítico, el dolor provocado por las neuropatías y el de la columna vertebral.

Sin embargo, también hay células opuestas o antagónicas, a las cuales llamo “de oscuridad”. Estas, aunque no son células madre, se comportan y tienen características muy similares a las células madres, como la autorrenovación y los ciclos celulares. Ambas están reguladas por una estructura llamada NICHO.

Además, las células cancerosas pierden la regulación propia del crecimiento ordenado; por ejemplo, la regeneración del tejido afectado (cartílago o nervio) y no siguen estos patrones. Por otra parte, las células cancerosas secuestran los mecanismos de acción normales inherentes a las células madres e invaden y hacen metástasis.

En otras palabras, los productos de las células madre adultas, que regulan el crecimiento y regeneración de los tejidos no aceleran el cáncer, ya que las células cancerosas de por sí tienen mecanismos propios de crecimiento e invasión independientes.

Es muy importante entender que ambas células, aunque comparten características similares, son diferentes y, por tanto, los mecanismos de unas no son iguales a los de las otras. De los más de 7,000 casos documentados —en los tratamientos realizados por mí de implante de células madre y biológicos— ninguno de ellos ha desarrollado ningún tipo de cáncer después del procedimiento.

Otra historia muy diferente sucede con las células embrionarias y las modificadas, ellas pudieran perder el control de regulación celular fácilmente a diferencia de las adultas, pero ese sería tema para otra columna.

Si tiene síntomas de enfermedad degenerativa, dolor lumbar, lumbago o ciática y quisiera ser tratado en el Instituto USA StemCell, obtenga una evaluación del Dr. Castellanos. Para ello llame al 305 250-CELL (2355). Para una segunda opinión sin necesidad de ser evaluado en persona escriba o mande su MRI a info@usastemcell.com. Visite a USA StemCell y sígalo en las redes sociales den Facebook e Instagram.

  Comentarios