Salud

La recuperación del primer ‘balsero’

El Dr. Ramón Castellanos junto a Marcelino Martín, uno de los primeros balseros que llegaron a la Florida.
El Dr. Ramón Castellanos junto a Marcelino Martín, uno de los primeros balseros que llegaron a la Florida. Foto de cortesía

Todas las historias que cuento en esta columna, hace más de tres años, son reales. He escrito experiencias de atletas, músicos, políticos importantes así como las de otras personas que llevan una vida menos atareada.

De una forma u otra, mi práctica de haber interactuado con todos esos pacientes como especialista en células madre y biológicos me ayuda en la creación de cada una de estas historias.

En los últimos quince años, he tenido la fortuna y el privilegio de poder ayudar e interactuar con un heterogéneo universo de personas en relación con mi especialidad en células madre y manejo del dolor. No cabe la menor duda de que cada uno de ellos ha sido fuente de aprendizaje y yo humildemente le cuento las que más me han impresionado cada semana.

Esta vez voy a contarles la historia del primer “balsero” (el término se refiere a aquellas personas que atraviesan el Estrecho de la Florida en una balsa rudimentaria, bote de velas, bote de remos o cualquier cosa que flote en realidad).

Uno de mis pacientes, llamado Marcelino, padecía de un desgaste en ambas rodillas, condición conocida como osteoartritis, y eligió nuestro instituto de células madre USA StemCell para tratar su padecimiento sin recurrir a cirugía ni medicamentos tradicionales.

IMG_3172 (2).JPG
Página de un diario de la época, dando la noticia de la llegada de los balseros. Imagen de cortesía

Marcelino es un afable cubano, de voz calmada. Después de examinar su rodilla, le expliqué que nuestro Instituto se especializa en tratar problemas de desgaste y artritis sin usar medicinas tradicionales ni cirugía. Y esto los hace recuperar su vida normal, sin dolor ni efectos secundarios.

Cuando conversábamos, me relató su odisea para atravesar el Estrecho de la Florida y me habló de lo que sintió cuando logró pisar tierras de libertad, en Estados Unidos. Marcelino fue uno de los primeros balseros que llegaron a la Florida, él y otros tres amigos remaron durante 40 horas, a finales de agosto de 1961, y llegaron a salvo a las costas de la Florida.

Mis sentidos se conmovieron ante tal hazaña y, después de revisar el MRI, le prometí a Marcelino que regeneraríamos su cartílago desgastado con el uso de sus propias células madre de médula ósea (tuétano) y de grasa.

Si tiene síntomas de artritis degenerativa, dolor lumbar o ciática y quisiera ser tratado en el Instituto USA StemCell, obtenga una evaluación del Dr. Castellanos. Para ello llame al 305 250-CELL (2355). Para una segunda opinión sin necesidad de ser evaluado en persona escriba o mande su MRI a info@usastemcell.com. Visite a USA StemCell y sígalo en las redes sociales den Facebook e Instagram.

  Comentarios