Salud

¿Cómo los estudios genéticos afectan las probabilidades de obtener una póliza de cuidado prolongado?

En general, las aseguradoras de cuidado prolongado pueden utilizar los resultados de estudios genéticos al momento de decidir si le ofrecen una cubierta.
En general, las aseguradoras de cuidado prolongado pueden utilizar los resultados de estudios genéticos al momento de decidir si le ofrecen una cubierta. cmguerrero@miamiherald.com

Esta semana respondo preguntas de algunos lectores preocupados por el Medicare y el seguro de cuidado prolongado.

¿Someterse a un estudio genético puede interferir con la posibilidad de comprar en el futuro un seguro de cuidado prolongado? Si usted obtiene un plan, ¿puede el asegurador cancelar el mismo luego de usted recibir los resultados de un estudio genético?

En general, las aseguradoras de cuidado prolongado pueden utilizar los resultados de estudios genéticos al momento de decidir si le ofrecen una cubierta. La reglamentación federal sobre información genética, Genetic Information Nondiscrimination Act, prohíbe a las aseguradoras de salud, solicitar o utilizar su información genética para tomar decisiones sobre venderle un seguro de salud o cuánto cobrar por ello. Pero esas reglas no aplican a seguros de cuidado prolongado, de vida o de incapacidad.

Cuando usted solicita un seguro de cuidado prolongado, la aseguradora puede revisar su expediente médico y hacerle preguntas sobre su historial de salud y el de su familia. Todo es parte del proceso de suscripción para determinar si le ofrecen una póliza y cuánto le cobrarán por la misma.

Si la aseguradora le pregunta si usted se ha sometido a un estudio genético, generalmente debe informarlo, aún cuando el mismo fuera realizado a través de una ubicación de servicio directo al consumidor como 23andMe, dice Catherine Theroux, portavoz de LIMRA, grupo de la industria del seguro.

Los consumidores que solicitan una póliza de cuidado prolongado deben proveer toda información médica relevante, comenta.

Algunos estados proveen protecciones adicionales al consumidor relacionadas a estudios genéticos y seguros de cuidado prolongado, dice Sonia Mateu Suter, profesora de derecho de George Washington University, especialista en genética y la ley. Pero la mayoría sigue la ley federal.

Si usted se realiza un estudio genético luego de tener una póliza, los resultados no pueden afectar su cubierta.

“Una vez que la póliza ha sido suscrita y emitida, la aseguradora no revoca la póliza en el caso de obtenerse nueva información médica”, dice Theroux.

¿Puedo cambiar la compañía de seguro Medigap durante el año? Encontré una póliza menos costosa.

Eso depende. Bajo la ley federal, cuando las personas cumplen 65 y se suscriben por primera vez a la Parte B de Medicare, tienen una ventana de seis meses para entrar a un plan Medigap. Los planes Medigap toman parte de los costos que cubren directamente los beneficiarios para servicios bajo la Parte A de Medicare, que cubre hospitalización, y de la Parte B de Medicare, que cubre servicios ambulatorios. Durante ese período de seis meses, las aseguradoras tienen que aceptar a las personas aun cuando tengan problemas de salud.

Si usted se encuentra actualmente en ese período de seis meses y desea cambiar de plan, hágalo.

Pero si usted pasó la ventana de seis meses, la ley federal le requiere a las aseguradoras venderle un plan sólo en circunstancias particulares, tal como haber perdido su cubierta como retirado o el plan Medicare Advantage. Si usted no cumple los criterios, las aseguradoras pueden negarse a darle la cubierta o a cobrarle más por condiciones médicas preexistentes.

Muchos estados han provisto protecciones más robustas. Tres estados, Connecticut, Massachusetts y Nueva York, tienen suscripciones abiertas todo el año y requieren a los seguros que ofrezcan cubierta. Maine requiere anualmente, un período abierto de suscripción de un mes de “emisión garantizada”.

Algunos estados garantizan a los dueños actuales de póliza, una oportunidad de cambiar los planes Medigap en ciertos momentos durante el año. Otros estados incluyen eventos adicionales en la cualificación que permite a las personas cambiar los planes Medigap, de acuerdo con los datos de Kaiser Family Foundation. (Kaiser Health News es un programa editorial independiente de la fundación.)

“Lo primero que la persona debe hacer es cotejar en el departamento de seguros del estado para conocer sus derechos relacionados al comprar un plan Medigap”, dice Brandy Bauer, subdirector del Centro de Acceso a Beneficios en National Council on Aging. Si alguien decide ir y cambiar, es recomendable acogerse a un nuevo plan antes de que termine la póliza actual, explica.

No me suscribí a la Parte B de Medicare cuando cumplí 65 porque ya tenía un plan regular que cubría todo. Me dijeron que la aseguradora continuaría pagando como siempre, pero ahora, la compañía dice que pagará solo una parte y que tengo que comprar la Parte B de Medicare. No quiero pagar dos pólizas. ¿Puedo hacer algo para evitar eso?

Por su descripción, es difícil saber exactamente lo que sucede, pero podemos hacer conjeturas. Usualmente, cuando las personas cumplen 65, tiene sentido firmar para el Medicare a menos que ellos o sus cónyuges estén trabajando y reciban seguro de salud de su patrono. Para otros con 65 años, Medicare se convierte generalmente en su asegurador primario y cualquier otra cubierta que tenga se convierte en secundaria, llenando los vacíos en la cubierta de Medicare.

Así es como funciona generalmente la cubierta de retiro, dice Tricia Neuman, directora de Program on Medicare Policy en Kaiser Family Foundation.

Si usted tiene una póliza individual que compró en el intercambio de seguro de salud y decide mantenerlo en lugar de suscribirse a Medicare, los principales y otros costos pueden ser más altos de lo que serían con Medicare, según su ingreso.

Pero si usted no está recibiendo cubierta de empleado y no se suscribe a la Parte B de Medicare, usted puede estar sujeto a una penalidad permanente de recargo de 10 por ciento por cada 12 meses que usted pudo suscribirse a la Parte B, pero no lo hizo. Usted puede deber también una penalidad de recargo por no suscribirse a la Parte D, plan de medicamentos recetados. (La mayoría de las personas no debe ningún recargo por la Parte A de Medicare, así que no hay penalidad para suscripciones tardías.)

“Sin saber más, parece que ella debe cancelar el plan que tiene actualmente y suscribirse a las Partes B y D”, dice Neuman. “Pero necesitamos más información para estar seguros.”

El mejor paso es llamar ahora a 800-Medicare o visitar el programa local de asistencia de seguro de salud del estado (SHIP, por sus siglas en inglés) para ayudarle a resolver sus problemas de cubierta.

Por favor visite khn.org/columnists para enviar comentarios o ideas sobre temas futuros para la columna Insuring Your Health.

Nota: Esta historia fue actualizada el 7 de agosto del 2018, para incluir una aclaración de Catherine Theroux, portavoz de LIMRA, un grupo de seguros de la industria. De acuerdo con Theroux, los consumidores que están solicitando una póliza de cuidados a largo plazo deben divulgar cualquier información médica relevante. La historia original decía que los consumidores “necesitan” divulgar esa información.

  Comentarios