Salud

El Congreso Latinoamericano de Ortopedia y las células madre

Las células madre y los biológicos llegaron para quedarse; estos tratamientos cobran más vigencia en todas partes del mundo cada día que pasa; y Latinoamérica no es una excepción.
Las células madre y los biológicos llegaron para quedarse; estos tratamientos cobran más vigencia en todas partes del mundo cada día que pasa; y Latinoamérica no es una excepción. Getty Images/iStockphoto

Escribo este artículo desde el avión en que regreso del 44 Congreso de Ortopedia y Traumatología Latinoamericano de la SEOT (Sociedad Ecuatoriana de Ortopedia y Traumatología), que se efectuó en la bella ciudad de Quito. Fui cordialmente invitado a este evento para impartir una charla magistral sobre los avances de las células madre en mi especialidad, la ortopedia. Y quiero compartir con ustedes, mis lectores, algunas ideas.

La primera es que las células madre y los biológicos llegaron para quedarse; estos tratamientos cobran más vigencia en todas partes del mundo cada día que pasa; y Latinoamérica no es una excepción. La inmensa mayoría de los ortopédicos latinoamericanos creen que las células madre son el futuro de la medicina.

Y la segunda es que hay una demanda cada vez mayor de galenos como yo con más de 15 años de experiencia en este campo, para entrenar, y divulgar, las diferentes técnicas de la Medicina Regenerativa. La razón es la siguiente: las células madre y los productos biológicos se abrirán paso por su eficacia y su margen de seguridad. Y esto lo preví en un artículo en este foro en el 2015.

En Quito, expuse mi último trabajo científico, portador de máxima rigurosidad y finalizado solo hace unas pocas semanas. En esta experiencia científica he demostrado no solo la eficacia de las células madre y sus derivados, sino también su extraordinario margen de seguridad.

Analizamos las reacciones de 20 pacientes con artritis u osteoartritis de rodilla, previamente evaluados y en espera de ser sometidos a cirugía de reemplazo de la articulación. Estos presentaban un dolor promedio de 8.7 sobre 10 (siendo la máxima intensidad del dolor 10); se les inyectó o, mejor dicho, se les implantó este producto de células madre –al cual llamo “superfertilizante”– y se les realizó seguimiento por un período de un año.

Después de un año, de los 20, a 18 pacientes, el dolor les disminuyó al punto que refieren estar “mucho mejor” que antes del tratamiento; y han reducido el uso de las medicinas en un 80 por ciento. Ninguno de los pacientes experimentó ningún tipo de efectos colaterales.

El procedimiento de la rodilla se realiza una sola vez, me toma aproximadamente entre 10 y 12 minutos como promedio; es absolutamente indoloro y el paciente se va a su casa como si no hubiera pasado nada.

Para mis colegas latinoamericanos es suficiente, y es exactamente lo que estaban buscando. A ustedes, mis queridos lectores, les reitero que las células madre y los productos biológicos han llegado para quedarse, duélale a quien le duela y pésele a quien le pese.

Si tiene síntomas de artritis degenerativa, dolor lumbar o ciática y quisiera ser tratado en el Instituto USA StemCell, obtenga una evaluación del Dr. Castellanos. Para ello llame al 305-250-CELL (2355). Para una segunda opinión sin necesidad de ser evaluado en persona, escriba o mande su MRI a info@usastemcell.com. Visite a USA StemCell y sígalo en las redes sociales den Facebook e Instagram.

  Comentarios