Salud

Laboratorio de embriones en Miami: El milagro de la vida con tecnología avanzada

El matrimonio de Michelle y Alfredo Iglesias en la consulta con el Dr. Hernández Rey.
El matrimonio de Michelle y Alfredo Iglesias en la consulta con el Dr. Hernández Rey.

Michelle Iglesias, diagnosticada con endometriosis hace ya más tres años, a los 31 años de edad, y su esposo Alfredo Iglesias, quien quedó paralítico tras un accidente en su luna de miel en México, saben que la vida es un milagro. Perdieron las esperanzas de tener hijos tras varios tratamientos de fertilización y tres abortos espontáneos. Ahora esperan entusiasmados que nazcan sus gemelos el día de Acción de Gracias por un proceso de fertilización in vitro con el sistema Life Air, tecnología avanzada de filtración en un laboratorio que cultiva y crea embriones, en Coral Gables.

Antes de ser diagnosticada con endometriosis por el doctor Armando Hernández-Rey, MD certificado por la junta en endocrinología reproductiva e infertilidad, especializado en el tratamiento de pacientes con ovario poliquístico, Michelle pensaba que sus esperanzas de ser madre se habían esfumado durante su luna de miel en México, dos días después de casarse, a los 25 años de edad. Su esposo Alfredo Iglesias se rompió el cuello tras tirarse de cabeza al mar sin saber que la Playa del Carmen, en México, es de poca profundidad. Aunque quedó inválido de las piernas, hoy en día, y diez años después, Alfredo Iglesias mueve los brazos, maneja su silla de ruedas y conduce su auto.

Desde hace siete años, el matrimonio Iglesias regenta I Am Able Fitness, un centro de rehabilitación para personas con parálisis, en Kendall, al que acuden desde niños de 5 años a personas mayores de 80 años de edad. Fue entonces cuando los Iglesias empezaron a proyectar la idea de tener hijos, pero esta vez se les cruzó la endometriosis.

“Esa telaraña que creció fuera de mi útero, la endometriosis, no me dejaba quedar embarazada”, dice Michelle, nacida y criada en Miami de ascendencia cubana, ya que se había sometido con anterioridad a dos tratamientos de fertilización a través de fecundación IUI, inseminación intrauterina, que no requiere cirugía.

Todo empezó con un dolor intenso en los ovarios, durante la menstruación, provocado por un “quiste de chocolate”, cuenta Iglesias. “Éste crecía sin parar hasta que me lo quitaron para tratar de quedarme embarazada de nuevo, pero no lo conseguía. La endometriosis es como sangre vieja. Y por eso la calidad de mi óvulo no era buena”.

La endometriosis es “el tejido que una mujer expulsa durante la menstruación, de alguna manera u otra, y por razones que todavía no entendemos completamente, sabemos que hay un gran componente genético, ese tejido real, que no solo es sangre y coágulo, va retrógradamente por las trompas, y se implanta en todas partes del aparato reproductivo”, explica el Dr. Armando Hernández-Rey, de la Clínica Conceptions Florida. “Esto tiene un gran efecto negativo sobre la fertilidad a la hora de la reproducción”.

Para defenderse, el sistema inmunológico de la persona ataca a este tejido ajeno al cuerpo como si fuera un virus o bacteria, destruyendo en ese instante, no solo el tejido, sino también el espermatozoide, el óvulo y el embrión. Después, causa inflamación. Y, finalmente, ataca al ovario como si fuera un ácido que destruye la reserva ovárica por medio de succión de los óvulos.

“Ya sabemos que la mujer nace con un determinado número de óvulos. Y el consumo de esos óvulos sea por edad, por el cigarrillo, por cirugía, por extracción de un ovario, destruye esa matriz y, por consiguiente, destruye la capacidad reproductiva de la mujer”, agrega Dr. Hernández-Rey.

Aunque todavía se desconocen las causas de la endometriosis, se sabe que hay un componente multifactorial “ambiental, genético, anatómico y otros factores que no necesariamente conocemos del todo”, señala.

Michelle cuenta que “la primera vez me canceló el ciclo de fecundación porque no tenía muchos huevitos (óvulos), solo tenía 4 ó 5. Hice otro ciclo con solo 2 óvulos. Quedé embarazada, y a las cinco semanas empecé a sangrar y perdí el bebe. Después de esto yo ya no quería hacerlo más. Era mucho para mi cuerpo”, confiesa agobiada al recordarlo. “El doctor me recomendó que descansara por algún tiempo. Y no hice nada en nueve meses”.

Fue este mes de marzo, tras el descanso de nueve meses, cuando Michelle quedó embarazada de dos varones gemelos en un nuevo ciclo de fertilización. Se espera que dé a luz alrededor del día de Acción de Gracias, fecha en la que el matrimonio Iglesias celebrará su décimo aniversario de boda.

El proceso de fertilización in vitro con el sistema “Life Air”, sistema tecnológicamente avanzado que solo existe en una treintena de lugares en el mundo, es “un sistema de filtración de laboratorio muy avanzado, como un aire acondicionado”, puntualiza Dr. Hernández-Rey.

Lo que marca la diferencia es dónde ha vivido antes el embrión. Con este proceso lo único que cambia, comparado con el sistema tradicional, es el aire y ambiente donde habita el embrión, un laboratorio que está tan desinfectado y esterilizado que permite a los embriones desarrollarse apropiadamente. Con este proceso se reducen el número de abortos espontáneos.

“Es un sistema de filtración de laboratorio en el cual las tasas de embarazo se han visto mejoradas, comparado con el promedio nacional y mundial, entre un 15 y un 25 por ciento”, asegura el Dr. Hernández-Rey. “Se puede filtrar hasta el 99.999 por ciento de todos los contaminantes que hay en el ambiente”.

Que una mujer quede embarazada con este proceso va a depender de la calidad del ovulo y “de estos sistemas de cultivo que están expuestos al ambiente. Se trata de embriones que van a crecer dentro de la trompa, en un sistema completamente aséptico y libre de cualquier toxina o componente volátil ambiental. Nosotros hemos podido crear esa misma situación fuera del cuerpo de un sistema de cultivo”, insiste Dr. Hernández-Rey.

Se trata de un sistema ideal para pacientes que normalmente tienen que someterse a tres o cuatro ciclos de proceso in vitro.

Entre 200 y 300 mujeres acuden anualmente a Conceptions Florida buscando un proceso fertilización in vitro bajo las condiciones creadas con la tecnología obtenida por Life Air, según datos facilitados por esta clínica. Durante el mes de septiembre, 27 de 29 mujeres consiguieron estar embarazadas este mes.

“Toda mujer que se somete a un ciclo de in vitro por este sistema, tiene aproximadamente entre un 15 y 20 por ciento más de probabilidades de quedar embarazada en nuestro centro comparado con otros que no comparten esta tecnología”, aclara Dr. Hernández-Rey.

Aunque no hay prevención contra la infertilidad, el Dr. Hernández-Rey aconseja “tomar pastillas anticonceptivas porque se sabe que hay un alto índice de sospechas de que puede existir infertilidad en mujeres cuando tienen dolores menstruales, y hay que tomar las pastillas anticonceptivas desde el principio de la vida reproductiva para tratar de darle mejor chance porque obviamente no puedes someter a cirugía a toda mujer que tiene dolor menstrual”.

Hay muchas causas de infertilidad y la endometriosis es una de ellas. Según datos del CDC, solo entre un 15 y 20 por cierto de las mujeres que acuden a un proceso fertilización in vitro padecen esta condición. Se piensa que 1 de 6 mujeres tiene endometriosis a nivel mundial. Y que 7 de 10 mujeres van a tener algún componente de endometriosis, es decir el 70 por ciento.

A Michelle le costó dos años y medio quedar embarazada. Manifiesta que en este proceso de desesperación es importante recordar que nunca se sabe cuándo va a llegar el bebe, pero que al final viene cuando tiene que ser, y no antes. Por ello, conmemoramos en octubre el mes de la conciencia sobre el embarazo y la pérdida infantil / Pregnancy and Infant Loss Awareness Month, desde 1988. Al bebé nacido después de una pérdida se conoce como Bebé Arco Iris / Rainbow Baby.

Más información: http://www.conceptionsflorida.com/, 4425 Ponce de Leon Boulevard, Suite 110. Coral Gables, Florida 33146. Teléfono: (305) 446-4673 y http://iamablefitness.org/ , 14241 SW 120 St. Suite #107. Miami, FL 33186. Teléfono: (305) 283-9717

Twitter: @IsabelOlmos
  Comentarios