Salud

Ordenan recoger 78,000 libras de productos de pavo Butterball tras epidemia de salmonella

Una investigación sobre una epidemia de salmonella que se detectó en dos estados —aunque principalmente en una casa—, provocó la recogida de 78,164 libras de productos a base de pavo de la marca Butterball.

Sin embargo, la recogida, que se anunció poco antes de la medianoche del miércoles, afecta al pavo que se ha almacenado en los congeladores, no en los refrigeradores. Las autoridades le advierten al público que si tiene alguno de estos productos en el refrigerador, los tire a la basura. Luego, que limpie el aparato.

Todos los productos afectados tienen una fecha de vencimiento de 26 de julio de 2018. De igual modo, tienen un código de lote número 8188 y tienen “EST. P-7345” dentro de la etiqueta de inspección del Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Estados Unidos (USDA).

Deben verificarse las bandejas de plástico de 48 y 16 onzas de picadillo de pavo Butterball (Everyday Fresh Ground Turkey) con sabores naturales, 85% magro/con 15% de grasa y 93% magro/con 7% de grasa; bandejas de 48 onzas de picadillo de pavo fresco de la marca Kroger (Ground Turkey Fresh) 85% magro — con 15% de grasa; y bandejas de 48 onzas de Food Lion de picadillo de pavo con 15% de grasa y sabores naturales.

Si tiene alguno de esos productos, tírelos a la basura o llévelos a la tienda donde los compró para que se le devuelvan su dinero. Una investigación que realizó de forma conjunta el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y el estado de Wisconsin sobre una epidemia de salmonella que enfermó a cinco personas en dos estados fue lo que condujo a la recogida.

“Wisconsin recogió muestras de picadillo de pavo de Butterball de una casa donde viven cuatro de los pacientes del caso”, dijo en el aviso el USDA.

La salmonella es una de las enfermedades más comunes que se transmiten a través de los alimentos, y afecta a 1.2 millones de norteamericanos todas las edades, según el CDC.

Por lo general ataca entre 12 y 72 horas después del contacto y causa entre cuatro y siete días de diarrea, dolores de estómago y fiebre.

Anualmente, unas 23,000 personas tienen que ser hospitalizadas por la enfermedad, de las cuales mueren cerca de 450, casi siempre los mayores de 65 años o los niños menores de cinco años.

  Comentarios