Salud

El poder de la risa ayuda en la recuperación a los sobrevivientes de cáncer

Gilda’s Club South Florida, afiliado de Cancer Support Community, está ubicado en una casa histórica en el centro de Fort Lauderdale con vista al Tarpon River. Ofrece programas y apoyo gratuitos para personas de todas las edades que han sido impactados por el cáncer.
Gilda’s Club South Florida, afiliado de Cancer Support Community, está ubicado en una casa histórica en el centro de Fort Lauderdale con vista al Tarpon River. Ofrece programas y apoyo gratuitos para personas de todas las edades que han sido impactados por el cáncer.

El primer ejercicio en una reciente clase de improvisación en Gilda’s Club South Florida es un juego llamado “Me encanta”.

La meta es simple: “En lugar de enfocarnos en los que nos disgusta, nos vamos a enfocar en lo que amamos”, dice Aniela McGuinness, de 35 años, actriz, maestra de improvisación e intérprete y una de las facilitadoras voluntarias de la reunión de improvisación.

Ella y la Dra. Robyn Cassel, de 37 años, psicóloga clínica certificada y colega actriz de improvisación, tienen algo en común con la docena de personas sentadas en un círculo durante el inicio de la clase de improvisación de comedia, que se lleva a cabo hasta final de este mes.

La vida de todos ha sido afectada por el cáncer, tanto directa como indirectamente, y están utilizado la risa para aliviar la carga.

McGuinness ha sido sobreviviente de cáncer en dos ocasiones. Su madre, quien fue integrante de Gilda’s Club, falleció de cáncer de ovarios en 2013.

La Administración de Alimentos y Medicamentos anunció nuevos pasos importantes para modernizar las pruebas de detección de cáncer de mama y ayudar a que los pacientes obtengan más información cuando estén considerando decisiones importantes.

El prometido de Cassel murió de cáncer de próstata en 2013 cuando tenía solo 31 años.

Antes de comenzar el primer ejercicio, Cassel preguntó a la clase si sabían lo que era la improvisación. “Hacer cosas en el acto”, dijeron dos de los participantes.

Así que, ¿qué cosas aman? “¡Cachorros!” “El olor fresco de la hierba recién cortada”. “El café como lo primero en la mañana”. “¡Mantecado Ben & Jerry!”.

Los asistentes eran una mezcla de personas que tienen cáncer, que están en remisión y cuidadores y amistades de aquellos que tienen o han tenido cáncer.

Para algunos era su primera clase de improvisación. No había escenario, solo personas que se reúnen para disfrutar y reír. “Esto es totalmente orientado a divertirse, a ser y conectarse”, dice Cassel.

Gilda’s Club South Florida, afiliado de Cancer Support Community, está ubicado en una casa histórica en el centro de Fort Lauderdale con vista al Tarpon River. Ofrece programas y apoyo gratuitos para personas de todas las edades que han sido impactados por el cáncer, directa o indirectamente. Las actividades y programas incluyen yoga, clases de escritura, clases de acuarela, lectura y grupos de apoyo en inglés y en español.

Gilda’s Club es nombrado así por uno de los integrantes del elenco original de “Saturday Night Live”, Gilda Radner, quien murió de cáncer de ovario en 1989. La casa principal está en Nueva York.

Como todos los programas se ofrecen libre de costo, la organización depende de donativos y voluntarios para cumplir con la misión de apoyar, educar y empoderar a los pacientes de cáncer y sus familias de forma que nadie tenga que enfrentar el cáncer solo.

Lori Ginsberg, de 63 años, y residente de Coconut Creek, ha estado asistiendo a Gilda’s Club South Florida con su esposo, Fred Ginsberg, de 62 años, desde el Día de San Valentín. Usualmente asiste al grupo de apoyo para cuidadores mientras su esposo asiste al grupo de apoyo de cáncer en el salón contiguo. Por 13 años, él ha tenido carcinoma de células renales, una enfermedad en que células malignas (cáncer) se forman en los túbulos del riñón.

“Este es un lugar donde uno hace amistades”, dice Lori.

Ella y su esposo hacen chistes sarcásticos y dulces uno con el otro a lo largo de la clase de improvisación. “Me encanta hacer pasar a mi esposa un momento difícil”, dice el Sr. Ginsberg, cuando fue su turno en el juego “Me encanta”.

En otro juego de asociación de palabras, esta vez utilizando la frase “ me hace pensar en “, al Sra. Ginsberg dijo, “La luz del sol me hace pensar en calidez y la calidez me hace pensar en Fred”. La clase tuvo un momento de admiración.

Luego vino un ejercicio donde cada uno cerraba los ojos y decía la primera palabra que venía a su mente, seguido de una palabra dicha por la persona sentada a su lado. La idea detrás de ello es practicar la atención plena, estar en el presente y no vivir en el pasado o estar ansioso sobre el futuro.

“Azul”. “Amarillo”. “Atardeceres”. “Jimmy Buffet”. “Amor”. “Nieto”. “Familia”. “Hospital”. “Quimio”.

McGuinness y Cassel se conocieron en Sick Puppies Comedy en Boca Raton, donde ofrecen espectáculos en vivo de improvisación y se ofrecen clases de improvisación. McGuinness ha actuado y enseñando improvisación allí, y Cassel buscaba hacer algo divertido luego de la escuela graduada, que fue también el tiempo en que su prometido murió de cáncer de próstata.

“Me recuerda que es importante el autocuidado”, dice Cassel. “La improvisación me da una pausa al cerebro. Utilizamos todos los principios de atención plena que le enseño a las personas terapéuticamente. Cambió mi vida”.

McGuinness fue diagnosticada con cáncer de seno, estadio 1, cuando tenía 31 años, un año y medio después de que su madre falleciera de cáncer de ovario en 2013. El diagnóstico llegó solo tres días antes de una cita para poner fecha a una mastectomía doble preventiva.

Hace seis meses, se sometió a la última de múltiples cirugías para extirpar de su nariz el cáncer de células basales, tipo de cáncer de la piel, que incluyó cirugía plástica reconstructiva. Actualmente está libre de cáncer.

Ella tenía la idea de enseñar improvisación a pacientes de cáncer y cuidadores en Gilda’s Club, donde su madre fue integrante, como una forma de enseñarles que está viene reír. Cassel se hizo voluntaria con ella.

“Usé la improvisación cuando mi madre murió para ayudar a manejar la pena”, dice McGuinness. “Y utilicé la improvisación cuando tuve cáncer de seno para hacer que las personas no se sintieran incómodas. Cuando las personas se enteran de que usted tiene cáncer, tienden a alejarse”.

“Estoy aquí porque la comedia fue sanadora para mí y deseo ofrecerle eso a otras personas”, añadió Cassel. “Pienso que divertirse permite que dejes ir, de planificar y tener estas expectativas difíciles”.

“La improvisación ofrece a las personas permiso para reírse”, comenta McGuinness, quien tiene su propio blog de estilo de vida y series de YouTube, “My Breast Choice”, y es una de las fundadoras de Cancer Grad, que busca redefinir la experiencia del cáncer, “de una experiencia de guerra/batalla” a una educativa.

“El pasar por algo tan difícil, hace que muchos de nosotros hayamos llorado mucho”, dice McGuinness. “Pero reír también es catártico”.

“Cuando se llega a la idea de que la risa es la mejor medicina, no, la medicina es la mejor medicina”, dice McGuinness sonriendo.

“Y la terapia es la mejor terapia”, añade Cassel. “Pero la risa y la improvisación pueden ayudar, ser terapéuticas y cambiar la vida”.

Información

Las clases de improvisación en Gilda’s Club South Florida se llevan a cabo todos los viernes de mayo de 11 a.m. a 12:30 p.m.

Estas clases son libros de costo para aquellas personas viviendo con cáncer y para aquellas afectadas por el cáncer. McGuinness y Cassel tienen planes de ofrecer más clases de improvisación en Gilda’s Club en el otoño.

Para aquellos interesados en aprender improvisación o ver un espectáculo, les recomiendan buscar información sobre grupos locales como Just the Funny y Mad Cat Theatre Company, ambas con base en Miami, o Sick Puppies Comedy en Boca Raton.

Visite www.gildasclubsouthflorida.org o llame al 954-763-6776 para matricularse en las clases y para aprender más sobre Gilda’s Club, 119 Rose Drive, Fort Lauderdale.

  Comentarios