Salud

¿Preocupado de que su hijo está pasando demasiado tiempo frente a una pantalla? Cómo establecer límites

Ani Miller-Martínez, de 10 años, mira un video durante los 15 minutos que tiene pernmitidos para usar la computadora.
Ani Miller-Martínez, de 10 años, mira un video durante los 15 minutos que tiene pernmitidos para usar la computadora. TNS

Marly Casanova ha logrado lo que parece imposible, su hijo de un año, Jude Parker, no ha visto ni un minuto de televisión ni ha jugado con un teléfono o una tableta. Nunca.

Ella fue inspirada por un libro que leyó durante su embarazo, Brain Rules for Baby: How to Raise a Smart and Happy Child from Zero to Five por John Medina.

“Me he comprometido a que mi hijo no tenga ningún tiempo frente a una pantalla hasta después que cumpla su segundo año, hasta ahora todo va bien”, dice Casanova. “Ni siquiera prendemos la televisión y trato de ser consciente de no utilizar mi teléfono cerca de él”.

Algunos estudios advierten que las pantallas dificultan el desarrollo del niño, otros dicen que son herramientas útiles de aprendizaje. Sin estándares médicos definidos sobre el tiempo apropiado para que los niños estén frente a una pantalla, los padres a menudo acuden a libros y a estudios para conocer lo que está bien y cómo sacar los dispositivos de las impacientes manos de sus hijos.

“Diría que el tiempo frente a una pantalla es uno de los más grandes y comunes desafíos con el que ayudo a los padres actualmente”, dice Ana María Álvarez, fundadora de AMA Parent Coaching y ex educadora. “Por naturaleza, ser padre es un desafío y actualmente los padres están manejando con toda esta tecnología que se ha desarrollado en los pasados 12 años a un paso rápido”.

Hay un creciente número de investigaciones sobre los efectos del uso excesivo de las pantallas y los profesionales de la salud están tomando notas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recientemente publicó guías nuevas sobre el tiempo de pantalla para niños de cinco y menores, incluyendo televisión, computadoras, teléfonos inteligentes, tabletas y consolas de juego.

De acuerdo con la OMS, los niños entre los dos y cuatro años no deben tener más de una hora de pantalla por día. El tiempo frente a una pantalla no es recomendable para infantes de un año o menos.

La organización de la salud también habla sobre el juego activo, la calidad del sueño y las actividades sin pantalla, tales como leer, contar cuentos, cantar y los rompecabezas, como “muy importantes para el desarrollo del niño”.

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que los niños de dos a cinco años limiten el uso de pantalla a una hora diaria. Los niños entre 18 y 24 meses deben tener uso limitado de pantalla en “programación de alta calidad” tal como “Sesame Street” y para los de 18 meses o menos se debe evitar completamente el uso de la pantalla más allá del chat de video.

Los niños de seis años o más deben tener límites sobre el tiempo que pasan frente a una pantalla y límites del tipo de medios, dice el grupo de pediatras.

Los estudios sugieren que el tiempo excesivo frente a una pantalla puede afectar a los niños y adolescentes de varias formas significativas, incluyendo la disminución del ritmo del desarrollo en infantes y niños pequeños, reducir el sueño a causa de la exposición a la luz azul, obesidad, ansiedad y depresión.

La investigación específica sobre teléfonos y otros dispositivos digitales es relativamente nueva y el consenso general es que todavía no hay suficiente evidencia concreta, pero los datos sobre los efectos de ver demasiada televisión han existido por décadas.

“Hay mucha evidencia de que ver excesivamente la televisión está asociado con comportamiento sedentario, que conduce a la obesidad y a otros problemas de salud”, dice el Dr. Alan Delamater, director de la División de Psicología Clínica en el Departamento de Pediatría de Mailman Center for Child Development en la Universidad de Miami.

“Lo interesante actualmente es que, con los teléfonos inteligentes, las tabletas y otros dispositivos portátiles usted los ve en todos sitios, todo el tiempo. No conocemos todavía las verdaderas consecuencias de eso.

Delamater dice que las nuevas guías ayudan, pero no debe ser un enfoque de un solo tamaño. Los padres deben utilizar su propio juicio. Para los niños pequeños, recomienda tiempo de pantalla limitado mientras interactúan con un padre para asegurarse de que desarrollan destrezas fundamentales.

Para niños mayores y adolescentes, el riesgo es demasiado consumo de medios. Una encuesta publicada en 2010 por Kaiser Family Foundation, encontró que los niños de ocho a 18 años dedican un promedio de siete horas y media a ver programas de entretenimiento en un día típico. Eso es más de 53 horas a la semana. En casos extremos pueden incluso desarrollar adicción al internet o a la tecnología, aunque no es un diagnóstico formalmente reconocido.

“Mientras mayor el uso, mayor la probabilidad de aumentar la tolerancia y desarrollar dependencia en el futuro”, dice Isabel M. Pérez, psicóloga escolar certificada y experta en adicción. “El entrar en línea frecuentemente, viendo YouTube, entrando a las redes sociales y jugando juegos de video, por nombrar algunos, no significa que todos tienen una adicción a internet. Es cuando estas actividades interfieren con la vida diaria cuando se convierte en un problema.”

Los padres pueden ayudar estableciendo límites saludables, pero muchos luchan para imponer límites en el tiempo de pantalla y el consumo de medios, aun con ellos mismos.

“Modele lo que desee ver en sus hijos”, dice la Dra. Danette Beira, psicóloga clínica de Nicklaus Children’s Hospital.

Ella recomienda establecer límites claros y mantenerlos aun cuando sea difícil.

“Si usted le quita el teléfono y tienen una rabieta, está bien. Los chicos tendrán rabietas. Es así como aprenden a regular sus emociones”, dice Beitra. “Piense en ello como una gran oportunidad de aprendizaje.”

En años recientes, han aumentado los recursos para ayudar a las familias a navegar el mundo digital.

La Academia Americana de Pediatría ofrece una página gratis de internet, Family Media Plan, que ayuda a crear un balance entre la vida digital y la real (también disponible en español).

La organización sin fines de lucro Common Sense Media, ofrece una biblioteca independiente por edad de calificaciones y reseñas de libros, juegos, aplicaciones, televisión y películas.

Aplicaciones como Net Nanny, Our Pact, Kid Tracker y Azoomee (para juegos/ aprendizajes) les facilita a los padres manejar el tiempo de pantalla para los niños.

En su práctica de coaching, Álvarez aconseja a los padres a organizar una reunión familiar y abordar el asunto como una unidad, discutiendo lo que es importante para cada uno, estableciendo zonas libres de tecnología y horarios limitados.

“No sabemos cómo la tecnología va a afectar a nuestros niños y a la sociedad, pero tenemos que ser proactivos y aprender a coexistir con ello”, dice Álvarez.

  Comentarios