Salud

Existe evidencia científica de que las células madre funcionan, y sin complicaciones

El estudio realizado por el Dr. Castellanos demuestra científicamente que, de 20 pacientes, 19 mejoraron significativamente con una inyección y que la mejoría se mantuvo durante los 6 primeros meses.
El estudio realizado por el Dr. Castellanos demuestra científicamente que, de 20 pacientes, 19 mejoraron significativamente con una inyección y que la mejoría se mantuvo durante los 6 primeros meses.

Después de casi 16 años trabajando con células madre, puedo calificarme como uno de los primeros en el país con suficiente experiencia en esta moderna rama de la medicina que data de poco más de 20 años. Esto me ha permitido acumular un sinnúmero de historias verídicas, además de acumular lo que mis colegas llaman un impresionante récord de más de 600 procedimientos completados cada año. Esto suma alrededor de casi 9,000 procedimientos con células madre de diferente tipo, además de procedimientos biológicos.

Todo esto suena muy bien, pero a la larga todos, desde los pacientes hasta los catedráticos, incluyendo organizaciones importantísimas como la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) exigen evidencias científicas. Hace poco, se me dio la oportunidad de publicar científicamente mis evidencias, es decir, demostrar el éxito de la utilización de las células madre desde el punto de vista científico.

Mi trabajo, Estudio prospectivo en un centro único piloto sobre la inyección de particulado de membrana de placenta y cordón umbilical para el tratamiento de la osteoartritis de rodilla fue aceptado para ser publicado en los meses entrantes en la prestigiosa revista científica Pain Physician. Esta es considerada la revista académica en el mundo de más rigor en el campo de las padecimientos relacionados con el dolor.

Se trata de 20 pacientes con una osteoartritis importante o desgaste del cartílago de la rodilla, diagnosticado clínicamente, y a través de imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés); el daño del cartílago los convertía en candidatos a cirugía de reemplazo. Sin embargo, optaron por el uso del particulado de células madre derivadas de placenta y cordón umbilical.

De estos 20 pacientes, 15 eran mujeres y 5 hombres, la edad promedio era de 71 años. La inmensa mayoría había recibido inyecciones de cortisona, cresta de gallo o PRP, sin mejoría; todos usaban antiinflamatorios, opioides o una combinación de ambos para controlar el dolor que oscilaba de 8 a 10, como promedio, en una escala del 0 al 10 siendo 10 el máximo.

Seis semanas después de la inyección del derivado de células madre de placenta y cordón umbilical el dolor promedio bajó a 3.5 en la misma escala de 10; y doce semanas después a 2.5, esta mejoría se mantuvo a las 24 semanas (es decir, 6 meses). Además, esta impresionante reducción del dolor estaba, por supuesto, acompañada de un significativo incremento en la función de las actividades de la vida diaria.

Al cabo de los seis meses, en la Evaluación Global (EG), o sea de cómo el tratamiento había modificado la osteoartritis de cada paciente, 17 pacientes respondieron que muy positivamente, 2 pacientes positivamente y solo en un paciente no hubo cambios.

No se reportó ningún efecto adverso en ninguno de los pacientes en los 6 meses del estudio.

Como puede observarse, el estudio demuestra científicamente que, de 20 pacientes, 19 mejoraron significativamente con una inyección y que la mejoría se mantuvo durante los 6 primeros meses. Recordemos que todos estaban tomando medicinas para el dolor y todos eran candidatos para un reemplazo de rodilla.

Si alguien tuviera alguna duda del poder de las células madre, este trabajo aporta suficiente evidencia científica de que funciona espectacularmente en el control de la artritis y el dolor consecuente; y que lo hace por un período prolongado (en este caso, por razones estratégicas, el trabajo se enfocó a seis meses), y sobre todo sin complicaciones.

De una vez y por todas ahí tenemos la tan requerida evidencia científica; ahora sus detractores tendrán que apurar un trago amargo, pero no será el último porque llegarán muchas más evidencias de cómo las células madre se convertirán en el futuro de la medicina del dolor.

El Dr. Ramón Castellanos es un experto graduado en Cornell University en dos especialidades; es pionero en la utilización de células madre en la ortopedia, columna vertebral y estética. Usted puede ser evaluado en el Instituto USA Stemcell. Para ello, llame al 305-250-2355 o escriba directamente a stemdoc305@gmail.com. Siga a USAStemcell.com en las redes sociales de FB, Instagram y YouTube.

  Comentarios