Salud

Prueba clínica contra el cáncer de ovarios pudiera ayudar a 30% más pacientes

El Sylvester Comprehensive Cancer Center del Sistema de Salud de la Universidad de Miami participó en una prueba clínica de un nuevo tratamiento contra el cáncer de ovarios.
El Sylvester Comprehensive Cancer Center del Sistema de Salud de la Universidad de Miami participó en una prueba clínica de un nuevo tratamiento contra el cáncer de ovarios. Miami Herald file

Pacientes de cáncer del sur de la Florida y el Sylvester Comprehensive Cancer Center participaron en una prueba clínica que pudiera tener grandes implicaciones sobre cómo los médicos tratan el cáncer de ovarios.

Los resultados del estudio, publicado el sábado en el New England Journal of Medicine, concluyeron que un medicamento llamado veliparib —que funciona como un “inhibidor de PARP” que trabaja en la forma que el ADN se repara a sí mismo— pudiera ayudar a más pacientes de lo que se pensó inicialmente. La prueba clínica confirmó que las propiedades del medicamentos pudieran beneficiar a un 30% más de pacientes de cáncer de ovarios.

Brian Slomovitz, jefe de Oncología Ginecológica del Sylvester, fue el investigador principal en las dos pruebas clínicas realizadas en Miami, y dijo que es importante que los pacientes participen para tratar de entender mejor el tratamiento.

“Una vez que ofrecemos estas pruebas clínicas, es bueno poder demostrar que va a afectar a todas las mujeres con cáncer de ovarios”, dijo Slomovitz.

Los pacientes pueden recibir el medicamento como “terapia de mantenimiento” después de completar la quimioterapia. Cuando resulta efectivo, puede extender el período de supervivencia libre de progresión, técnicamente el tiempo en que el cáncer no avanza, para pacientes recién diagnosticados pero que ya tienen un cáncer de ovarios que avanza rápido.

Los pacientes con la mutación genética BRCA, que indica un mayor riesgo de cáncer de seno, representan aproximadamente 20% de los tumores malignos de ovario. Los que tienen esa mutación y recibieron el medicamento, tuvieron un tiempo medio de supervivencia libre de progresión de 34.7 meses, en comparación con 22 meses en el caso de los que no recibieron el medicamento.

Además de los pacientes con la mutación BRCA, otro 30% de los pacientes incluidos en el estudio tenía un tipo diferente de cáncer en que el tumor sufre de la llamada deficiencia de recombinación homóloga.

Esas personas también mostraron resultados positivos con el medicamento, con una supervivencia libre de progresión de 31.9 meses.

A Gail Silver,de West Palm Beach, le diagnosticaron cáncer de ovario en etapa 4 en mayo de 2017 a los 50 años. La operaron en el Jupiter Medical Center y contactó al centro Sloan Kettering en Nueva York para una consulta cuando ya estaba a mitad de su tratamiento.

Silver dijo un médico la llamó para decirle que, sobre la base de su historia clínica, cumplía los requisitos para participar en una prueba clínica, y no tendría que viajar desde el sur de la Florida.

Silver dijo que toma el medicamento todos los días y no ha tenido recurrencia de la enfermedad. La mujer cree que, sobre la base de una reacción adversa a las primeras dosis, no le están administrando un placebo.

“En general, no me puedo quejar de nada”, dijo. “Al final del día tengo algo de fatiga, pero no efectos secundarios fuertes”.

Silver dijo que se puso nerviosa cuando estudió inicialmente la posibilidad de someterse a la prueba clínica. Dice que la gente le preguntaba qué pasaba si le daban un placebo en vez del medicamento.

Pero Silver dijo que incluso así decidió participar.

“Aunque me dieran un placebo en vez del medicamento, era una manera de impulsar la ciencia y la salud”, dijo.

La prueba clínica, un estudio aleatorio de Fase III, fue liderado por investigadores del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas y realizado en 202 lugares en 10 países. Los resultados se presentaron el sábado ante la el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología en Barcelona, España.

  Comentarios