Salud

Células madre y ozono: la mejor alternativa para la hernia discal

Hace unos años diseñé un procedimiento discal percutáneo, quiero decir que guiaba una aguja indolora a través de la piel mediante fluoroscopia hasta llegar al disco herniado y, entonces, inyectaba una ínfima cantidad de ozono medicinal. Este consiste en una combinación de oxígeno (O2) y ozono (O3) en una proporción de 95 a 5 por ciento, que se conoce científicamente como O2O3. Este es un gas oxidativo en extremo en el tejido dañado y provocaba que se disolviera la hernia; además, también eliminaba las terminaciones nerviosas de dolor que crecían de manera anormal en el tejido discal dañado. El O2O3 es tan efectivo que el paciente que llega al tratamiento apenas sin lograr caminar suele salir sin el mínimo dolor.

Sin embargo, aunque pareciera un excelente procedimiento tenía una falla. Y esta era que el resto del disco no dañado podía herniarse de nuevo en un futuro, ya que el área dañada no se regeneraba y quedaba a merced de la suerte del paciente. Este fallo es aún muy común en la cirugía de hernias discales; la diferencia con el O2O3 era que en la cirugía se abría la columna del paciente.

Al paso del tiempo, la casualidad, o quizás la causalidad, hizo que me convirtiera en uno de los primeros médicos que utilizó células madre para regenerar tejidos dañados. Y, al poco tiempo, decidí que esta nueva maravilla de las células madre, que eran capaces de reparar los tejidos, era la respuesta a aquello de lo que carecía mi viejo procedimiento con el O2O3: tenía en mis manos la oportunidad de crear un procedimiento casi perfecto con la adición de las células madre, después de aplicar el O2O3.

Desde el 2011 vengo aplicando exitosamente esta combinación, a la cual llamé PROMETEO-S. No olvidemos que, en la mitología griega, Prometeo fue el Titán que robó el fuego a los dioses para darlo a los hombres; la S la agregamos por SPINE, o columna en inglés.

Por ejemplo, es mucho más efectiva que las medicinas para controlar el dolor, requiere un solo tratamiento, comparada con las terapias y es infinitamente mucho menos riesgosa que una cirugía espinal, ya que no se requiere abrir y exponer la columna ni implantar tornillos o barras. Además, el O2O3 es también un potente agente bacteriológico, o sea, protege contra las infecciones.

La recuperación solo toma entre cuatro y seis semanas.

Más de 500 pacientes de los 5 continentes han sido recipientes de mi invención. Y esta tiene múltiples ventajas, comparada con otras formas de tratamiento. No tengo la menor duda de que, si padece de un problema discal, PROMETEO-S es su mejor alternativa en el momento actual.

El Dr. Ramón Castellanos es un experto graduado en Cornell University en dos especialidades; es pionero en la utilización de células madre en la ortopedia, columna vertebral y estética. Usted puede ser evaluado en el Instituto USA Stemcell. Para ello, llame al 305-250-2355 o escriba directamente a stemdoc305@gmail.com. Siga a USAStemcell.com en las redes sociales de FB, Instagram y YouTube.

  Comentarios