Salud

Células madre y la importancia de la relación médico-paciente

Otro aspecto muy importante es “no prometer lo que no se puede ofrecer”; y en ese punto estos 16 años han sido mi mejor escuela.
Otro aspecto muy importante es “no prometer lo que no se puede ofrecer”; y en ese punto estos 16 años han sido mi mejor escuela.

Una de las actividades que más disfruto durante mi práctica de Medicina Regenerativa es conversar con mis pacientes; este es un arte de la medicina que se ha perdido lamentablemente con la aparición de la multimedia y la alta tecnología.

No es menos cierto que es muy importante, por ejemplo, una prueba de imágenes por resonancia magnética (MRI por sus siglas en inglés). Esta es vital para determinar el grado de daño del cartílago en una rodilla, la ruptura de un tendón en el hombro o la condición de un disco herniado. No obstante, en mi humilde opinión, también es fundamental la relación médico-paciente.

El arte de la Medicina Regenerativa, a pesar de ser la rama más moderna de la medicina para combatir el dolor, no la exime de la necesidad de conversar y establecer una relación médico-paciente. En nuestro caso, estamos muy conscientes de que somos parte de un equipo encargado de resolver el problema y hacerle entender al paciente algo tan nuevo y dinámico; ya que la información es muy variada y limitada. Un ejemplo que siempre cito es lo incorrecto de decir que el uso de las células madre está prohibido por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Muchos pacientes llegan sin ninguna información o con información de segunda o tercera mano; otros, por el contrario, siguen mi columna semana a semana y tienen un conocimiento tan amplio de la Medicina Regenerativa que me sorprende, y al mismo tiempo me complace.

Para ello, hemos desarrollado un modelo único de evaluación y tratamiento que le garantiza al paciente las mayores posibilidades de éxito. Y, sobre todo, esta estrecha comunicación le hace entender sus posibilidades reales de mejoría, qué tiempo podría durar esta mejoría de acuerdo con nuestras estadísticas y cuáles son sus diferentes alternativas.

Por ejemplo, la semana pasada recibí a tres pacientes de más de 70 años. A estos les había implantado células autólogas (del propio paciente) en 2016, y estaban satisfechos con el resultado; habían cumplido su objetivo de vivir una vida plena y el de evitar la cirugía. Ellos me contaron sus vivencias, cómo habían disfrutado de sus vacaciones al haber recuperado sus posibilidades de movimiento. Cuatro años más tarde, vinieron a repetir el procedimiento, ya que lentamente pudieron percibir que el dolor la rodilla ─que habíamos tratado en los tres casos─ empezaba a presentarse de nuevo.

La buena noticia es que no necesitan otro procedimiento de implantes de células, sino lo que llamamos un booster o “amplificador”; esto es relativamente sencillo, en dependencia de la respuesta previa del paciente. En estos casos, hemos determinado que es imprescindible aportar factores de crecimiento nuevos a las células que una vez se estimularon a crecer y tenemos dos alternativas: el PRP-FC o Plasma Rico en Plaquetas con factores de crecimiento; o factores de crecimiento derivados de células halógenas de placenta y cordón umbilical.

Y repito, es muy importante la relación médico-paciente y que este último entienda lo que está sucediendo, que las células que implantamos cumplieron su objetivo; del mismo modo que cumplieron su objetivo en nosotros los estudios de bachiller. Sin embargo, para establecer una comparación, esto no significa que volvamos al bachillerato, sino que pasamos a una fase diferente, el booster que serían los estudios universitarios. Todos entendieron mi explicación y estuvieron de acuerdo.

Para mí, esta relación es sagrada y la seguiré practicando al margen del avance de la multimedia. No me cabe la menor duda de que a todos nos gusta ser atendidos de forma especial, como nos lo merecemos.

El Dr. Ramón Castellanos es un experto graduado en Cornell University en dos especialidades; es pionero en la utilización de células madre en la ortopedia, columna vertebral y estética. Usted puede ser evaluado en el Instituto USA Stemcell. Para ello, llame al 305-250-2355 o escriba directamente a stemdoc305@gmail.com. Siga a USAStemcell.com en las redes sociales de FB, Instagram y YouTube.

  Comentarios