Salud

Los dolores de cabeza en niños deben atenderse

El Dr. Allen B. Kantrowitz, Jefe de la división de neurocirugía de Mount Sinai Medical Center, muestra una imagen de Malformación de Chiari tipo 1. .
El Dr. Allen B. Kantrowitz, Jefe de la división de neurocirugía de Mount Sinai Medical Center, muestra una imagen de Malformación de Chiari tipo 1. . MIAMI HERALD

Chonjaé Trobridge trataba de evitar reírse o sentir cualquier emoción extrema porque sabía que resultaría en un fuerte dolor de cabeza.

Los dolores de cabeza comenzaron cuando tenía diez años y, en ocasiones, eran tan severos que le provocaban desmayos. Su madre no creía que estaba enferma y pensaba que fingía para no ir a la escuela. Una década después del primer episodio los médicos lograron tratar la causa de estos dolores de cabeza: una condición llamada Malformación de Chiari.

“Estoy mucho mejor”, dice Trobridge, quien fue sometida a cirugía en el 2013 en Mount Sinai Medical Center.

Fue una larga travesía para lograr un diagnóstico y ahora Trobridge tiene un mensaje para los padres con hijos que padecen dolores de cabeza: tómenlos en serio. Aquellos en la profesión médica se hacen eco del mismo.

“Los dolores de cabeza en niños son diferentes de los dolores de cabeza en adultos”, dice la Dra. Diana Martínez, directora de neurología pediátrica de Joe DiMaggio Children’s Hospital, parte de Memorial Healthcare en Broward. “Pueden suceder porque un niño está enfermo, pueden tener un tumor cerebral o padecer de Malformación de Chiari”.

Martínez señala que la causa principal de un dolor de cabeza puede variar, y algunas de las señales que los padres deben observar en los niños son cuando tienen un dolor de cabeza acompañado de dolor de cuello o vómito.

Si un dolor de cabeza provoca que un niño se despierte mientras duerme o se levante con dolor de cabeza en la mañana, debería ser evaluado por un médico.

Pero, ¿cómo saber si un niño está fingiendo? Una clave es el comportamiento. “Si un niño tiene un dolor de cabeza fuerte, el padre o madre va a notar un cambio en el comportamiento la mayoría de las veces”, dice Martínez. “El niño va a estar menos activo, no querrá utilizar el iPad, ni jugar video juegos”.

El Dr. Allen Kantrowitz, director de la división de neurocirugía de Mount Sinai Medical Center, fue quien descubrió que los dolores de cabeza de Trobridge eran causados por Malformación de Chiari, que es un defecto estructural en el cerebelo, la parte del cerebro que controla el balance. En el caso de Trobridge, la malformación producía muchos dolores de cabeza que podían ser causados por tos o incluso por reírse fuerte.

“La dificultad es que todos padecemos de dolores de cabeza y tenemos diferentes tipos de dolores de cabeza, por lo que queda del neurólogo buscar entre los diferentes tipos de dolores que padece un paciente”, dice Kantrowitz.

Kantrowitz comenta que los dolores de cabeza asociados con Chiari suelen localizarse en donde se encuentran el cuello y el cráneo.

Para tratar esta condición, Kantrowitz realiza una cirugía dirigida a la unión del cerebro y la columna cervical. En el caso de Trobridge, hizo una incisión de 10 mm o 0.39 pulgadas en esa área para aliviar los problemas.

Kantrowitz dice que la cirugía da suficiente espacio al cerebro, añadiendo que la cirugía “puede cambiarle la vida a sus pacientes”. Y así fue, ahora Trobridge puede reírse fuerte y tener un estilo de vida más llevadero. “Me gusta bailar y antes no podía bailar sin que la cabeza comenzara a doler”, dice Trobridge. “Puedo disfrutar las cosas que me estaba perdiendo”.

Antes del diagnóstico, Trobridge solía recurrir a pastillas para el dolor para poder pasar el día y evitaba salir con amistades en el caso de que aparecieran los dolores de cabeza. “Solía bailar y tuve que dejar de hacerlo. Había un equipo de baile en la escuela y no podía participar, era frustrante”, dice Trobridge, quien asistía a Miami Northwestern High School y se graduó de North Miami Senior High School.

Fracasó en algunas clases y cuando llegó a Miami-Dade College, terminó perdiendo ayuda financiera por perder clases a causa de los dolores de cabeza. “No tenía una excusa médica; no tenía una nota de un médico”, dice Trobridge, que tiene planes de matricularse para seguir su sueño de convertirse en antropóloga forense.

Hay varios tipos de Malformación de Chiari. Los tipos dos y tres son detectados generalmente en el nacimiento y tratados de inmediato. Trobridge tiene el tipo uno, que no se presenta hasta más tarde, teniendo que recurrir a un neurocirujano de adultos para tratar el problema.

Martínez le aconseja a los padres que de notar alguna señal de dolores de cabeza severos, lleven al niño a un especialista, o si un niño que generalmente no padece de dolores de cabeza comienza a sufrirlos.

“Prefiero estar segura que arrepentida”, comenta. “Especialmente con niños menores de seis años, porque generalmente éstos no se quejan de dolores de cabeza. Creo que el mensaje para los padres es que si siente que algo no está bien, atiéndalo”.

  Comentarios