Salud

Nuevo tratamiento contra cáncer de próstata

El urólogo George Suárez, pionero del método HIFU para tratar el cáncer de próstata.
El urólogo George Suárez, pionero del método HIFU para tratar el cáncer de próstata. International HIFU Centers

Miami es pionera en un innovador y eficaz tratamiento de cáncer de próstata, la segunda causa principal de muerte por cáncer en hombres en Estados Unidos. Se trata del HIFU, el primer tratamiento no invasivo contra cáncer de próstata aprobado por la FDA, en octubre del 2015, eficaz durante las primeras fases del cáncer.

El urólogo cubano George Suárez, quien ha realizado más de 2,000 tratamientos de HIFU (High Intensity Focused Ultrasound) en todo el mundo, es el pionero de este método que a diferencia de la cirugía y la radiación no afecta a la potencia sexual masculina ni causa incontinencia, dos de las principales preocupaciones de los hombres a la hora de someterse a un tratamiento de cáncer de próstata.

El HIFU es un tratamiento no invasivo de ultrasonido focalizado de alta intensidad que usa energía ultrasonido para destruir áreas específicas sin dañar el tejido circundante. No deja daños colaterales.

“El tratamiento es energía basada en sonografía (ecografía) de alta frecuencia. Si a esa sonografía se le sube la frecuencia y aumenta esa energía, esta se convierte en energía terapéutica”, explica el Dr. Suárez. “Cuando subes el volumen de la energía terapéutica esta se convierte en calor. Y ese calor es como si tuvieras una lupa y la enfocaras en un punto, el punto focal, puedes generar fuego, aumentar la energía, y ese fuego o punto focal lo que hace es destruir el tejido cancerígeno justamente ahí, sin afectar al resto de los tejidos”.

Este tratamiento, además de curar, previene de daños colaterales a los tejidos que rodean la próstata

Dr. George Suárez, especialista en urología

El Dr. Suárez, un experto mundial en HIFU, asegura que “no hay repercusiones colaterales de que esa energía se expanda más allá del punto focal. Los pacientes a los que se les da radiación, esta se expande por todos los tejidos de alrededor de la próstata afectando la potencia sexual. Este tratamiento, además de curar, previene de daños colaterales a los tejidos que rodean la próstata”.

El HIFU representa un avance histórico en el tratamiento de cáncer de próstata, que afecta a cientos de miles de hombres en Estados Unidos. Este procedimiento ambulatorio, que dura dos horas, permite a los pacientes volver a casa el mismo día y disminuye significativamente la tasa de recurrencia de cáncer de próstata.

Con uno de cada siete hombres diagnosticados, el cáncer de próstata es el cáncer no cutáneo más común entre los hombres estadounidenses. La Sociedad Americana del Cáncer estima que cada año son diagnosticados cerca de 220,800 hombres con cáncer de próstata y seis de cada 10 casos son diagnosticados en hombres mayores de 65 años. Se estima que al año mueren cerca de 29,500 personas por esta enfermedad.

Con este tratamiento indoloro, aprobado en el mundo entero desde 1996, los hombres ya no tienen miedo de perder la potencia sexual porque mantiene la potencia y continencia del hombre. “Antes te curabas del cáncer dejando consecuencias que podían ser aun peores que el cáncer. Hasta ahora los hombres se arriesgaban a morirse de una metástasis de cáncer simplemente por el miedo a las consecuencias”.

Eduardo Frejomil, dueño de un negocio en Miami, tuvo que viajar a Santo Domingo hace cuatro años para recibir el tratamiento HIFU. “En una visita de rutina al doctor mi PSA estaba dentro de la normalidad, pero un poco alterado porque en dos años había subido mucho. (El PSA es el antígeno específico de la próstata por sus siglas en inglés; esta es una proteína producida por las células de la próstata. Si la proteína está alta es señal de que puede haber cáncer de próstata. Cuando aparece una tumoración en la próstata la producción de PSA se descontrola y aumenta su concentración en sangre.) Me aconsejó que me hiciera una biopsia. Ahí detectó un pequeño cáncer en el extremo de la próstata. Me presentó las alternativas. Me dedidí por el HIFU parcial, solo la parte afectada, porque era el que tenía menos riesgo de provocar impotencia o incontinencia. Tenía 59 años”, explica Frejomil.

El tratamiento se puede aplicar de forma parcial, tratando específicamente los tejidos dañados, o total, cuando el cáncer ya involucra a la próstata entera. “Con las otras aplicaciones o terapias como la radioterapia uno no puede hacerse un tratamiento parcial”, puntualiza el Dr. Suárez.

Tras administrar el HIFU durante más de una década, el Dr. Suárez observó una disminución significativa del riesgo de impotencia del 2 por ciento y en problemas urinarios de 0,4 por ciento en comparación con otros tratamientos para el cáncer de próstata, tales como la extirpación quirúrgica del órgano o radiación.

Con este tratamiento con solo un PSA, un análisis de sangre rutinario, cualquier hombre puede salvar la vida, teniendo en cuenta que es el cáncer más común.

“Todo fue rápido y sin dolor. El resultado fue inmediato. Mi PSA está en cero desde entonces. Me lo he revisado cada 3 o 4 meses. No hay incontinencia, puedo hacer todos los esfuerzos que quiera y llevo una vida normal sexualmente para mi edad, que era lo que más me preocupaba”, comenta Frejomil. “Estoy muy contento de que la FDA lo haya aprobado porque no tenía sentido que tuviéramos que viajar fuera del país para una cosa tan importante”.

El urólogo Suárez recomienda que “una vez al año a partir de los 50 años, con una biopsia o una resonancia magnética ese paciente puede salvar la vida.

El único inconveniente, según Frejomil, es que “le colocan a uno las sondas por dos o tres días. Es la única inconveniencia, pero en todos los tratamientos existentes te tienen que poner sonda para ayudarte a eliminar líquidos los primeros días”.

Los estudios realizados por el doctor Suárez muestran una disminución 95,4 por ciento en los niveles de PSA desde la línea base, que indica el éxito de la ablación de la próstata.

El HIFU se realiza una sola vez, “y ya está curado para siempre”, asegura el doctor Suárez. El seguimiento del análisis de PSA debe realizarse cada cuatro meses tras la aplicación del tratamiento, después una vez al año y finalmente cada 5 años.

Twitter: @IsabelOlmos

Más información: Nueva instalación del Dr. Jorge Suárez, Internacional HIFU Center / Miami se encuentra en el Centro Quirúrgico Miami Sunset, 7190 SW 87 Ave., Suite 403, Miami, Florida 33173. Informes, www.hifumedicalexpert.com, 305-595-0199 o al número gratuito: 1-877-949-5325.

  Comentarios