Salud

Dispositivo para el corazón que puede salvar muchas vidas

El dispositivo VAD por sus siglas en inglés (ventricular assist device), una especie de bomba implantable que sustituye la función de bombeo del corazón.
El dispositivo VAD por sus siglas en inglés (ventricular assist device), una especie de bomba implantable que sustituye la función de bombeo del corazón. el Nuevo Herald

A Eduardo Suárez la vida le cambió por completo cuando su médico le dijo que la falta de aire y el malestar que sentía se debían a un serio problema del corazón. El cambio fue drástico, pues el diagnóstico fue insuficiencia cardíaca; la única opción tras un curso de medicamentos que no estaban solucionando el problema, era un trasplante de corazón. Sin embargo, su esposa Miriam no se dio por vencida y tras investigar mucho encontró que había un dispositivo que le podría salvar la vida al hombre que por 35 años había sido su compañero.

Se trataba del dispositivo VAD por sus siglas en inglés (ventricular assist device), una especie de bomba implantable que sustituye la función de bombeo del corazón. La siguiente etapa eran los chequeos y la rehabilitación. “Tuvimos la suerte de que la Clínica Cleveland nos ofreció este servicio y ahora mi esposo recibe todo el control para su corazón, a solo 45 minutos de distancia de Miami”, cuenta Miriam.


El VAD es uno de los dispositivos de asistencia mecánica que se utilizan para ayudar al corazón en su función.

“Se hicieron para ayudar al corazón que tiene insuficiencia cardíaca avanzada. Son dispositivos para apoyo a largo plazo, o sea por un tiempo prolongado. Se utilizan de dos maneras, una como puente para trasplante, en casos de pacientes muy enfermos con insuficiencia cardíaca avanzada y que no pueden esperar por un corazón; se les pone como puente hasta que se encuentra el corazón”, explica la doctora Viviana Navas, directora médica del programa de insuficiencia cardiaca, trasplante de corazón y dispositivos de apoyo mecánico.

Explica que la otra forma de utilización es como terapia de destino, o permanente, es decir que la persona permanece con el dispositivo hasta el final de sus días. Son para pacientes que no pueden ser operados.


El dispositivo es una bomba mecánica que se conecta al corazón y reemplaza la función de bombeo haciendo circular la sangre que el corazón ya no tiene la capacidad de circular. “Se conecta al ápice del ventrículo izquierdo, succiona la sangre, la pasa por el aparato y la lleva hasta la arteria aorta para que desde ahí se distribuya a todo el cuerpo”, explica la especialista Navas. La sangre succionada del ventrículo izquierdo es sangre ya oxigenada que viene de los pulmones.

Los candidatos para este procedimiento son pacientes que necesitan un trasplante y tienen problemas pulmonares avanzados, insuficiencia renal avanzada, diabetes avanzada, problemas vasculares avanzados, que sean fumadores o usan drogas y pacientes de cáncer con insuficiencia cardiaca.

La insuficiencia cardíaca es sencillamente la incapacidad del corazón de bombear los volúmenes de sangre necesarios para el organismo. Puede ser hereditaria y por enfermedad del miocardio causada por mutaciones genéticas y cuando hay otras condiciones de salud muy avanzadas. De acuerdo con la American Heart Association, la causa más común de insuficiencia cardíaca es la enfermedad de la arteria coronaria (CAD por sus siglas en inglés).


Otros factores desencadenantes son un ataque al corazón anterior que ha dañado el músculo cardíaco, defectos cardíacos de nacimiento, presión arterial alta, enfermedad de las válvulas cardíacas, enfermedades del músculo cardíaco, infección del corazón y/o de las válvulas cardíacas, ritmo cardíaco anormal (arritmias), sobrepeso, diabetes, problemas de tiroides, abuso de drogas o alcohol, y algunos tipos de quimioterapia.

Los síntomas incluyen falta de aire, sobre todo cuando la persona se acuesta; sensación de cansancio, agotamiento, tos o silbidos, especialmente cuando la persona hace ejercicios o se acuesta, hinchazón en los pies, tobillos y piernas, así como confusión o falta de claridad mental.

Evitar llegar a este punto es literalmente vital. Expertos como la cardióloga Christine Jellis, indican que al menos 10 minutos diarios de ejercicio moderado pueden marcar la gran diferencia. “Subir las escaleras en vez de tomar el ascensor, en el trabajo pararse de su silla cada hora y dar un pequeño paseo, o hacer ejercicios de estiramiento mientras ve la televisión, parecen pequeñas cosas, pero ayudan un montón”, asegura Jellis.

También el Miami Transplant Institute Program (una colaboración entre Jackson Hospital y la Universidad de Miami) ha tenido el programa LVAD desde hace 20 años. De hecho, es el programa más amplio en el Sur de la Florida y el único que ofrece trasplante de corazón/pulmón y trasplante de pulmón. También es el único que ofrece un programa pediátrico VAD para trasplante de corazón y pulmón. Recientemente, ha sido certificado por tercera vez como el primer programa de este tipo en la Florida.

colpaez@bellsouth.net

Más información, en Cleveland Clinic, 1-877-463-2010 o en http://my.clevelandclinic.org. Para saber más sobreenfermedades del corazón, llame al 1-800-AHA-USA1 (1-800-242-8721) o visite heart.org. Para obtener más información sobre el Miami Transplant Institute Program, visite http://www.jacksonhealth.org/transplant.aspo llame al 305-355-5000.

  Comentarios