Salud

Mitos y realidades de las células madre

Almacenamiento de muestras de células madre en un tanque criogénico.
Almacenamiento de muestras de células madre en un tanque criogénico. AP

Mucho se ha hablado sobre células madre, pero nos queda mucho por aprender sobre estas maravillosas células de nuestro organismo.

Primero, es importante saber lo que conocemos de ellas a través de investigaciones, y cuántos de esos estudios se pueden llevar a la práctica en la actualidad para el tratamiento de pacientes. También es importante saber la cobertura que ofrecen los planes de salud médicos.

Hablemos primero de lo que es una célula madre. Inicialmente son las células que se forman inmediatamente después de la fecundación del óvulo femenino con el esperma masculino. Esta estructura inicial empieza a dividirse de inmediato y van a surgir, primero, cuatro células que se empiezan a multiplicar exponencialmente a 16, todo a mucha velocidad.

Estas células madre reciben el nombre de embrionarias y tienen la capacidad de formar cualquier tejido –imaginemos a un jugador de béisbol que es capaz de jugar perfectamente las nueve posiciones.

Estas células son llamadas células pluripotenciales, ya que, como mencioné, pueden seguir dividiéndose y formando cualquier tejido, ya sea muscular, cardíaco, nervioso (incluyendo la médula espinal y el cerebro), piel, uñas y pelo. Una vez que las células pluripotenciales dan lugar a nuevos órganos y tejidos, pasan a ser de embrionarias a “adultas”. Una vez transformadas reciben el nombre de multipotenciales, perdiendo la capacidad de crear cualquier tejido y solo pueden dar lugar al tejido del cual forman parte.

Por ejemplo, las células madre de tejido de conexión podrán transformarse en tejido muscular, ligamentos, tendones, hueso y grasa. Las células madre multipotenciales de piel darían lugar a células de piel solamente.

Estamos hablando en estos momentos del feto antes de nacer, donde estas células, a pesar de recibir el nombre de “adultas” por ser multipotenciales y no embrionarias o pluripotenciales, realmente son un tipo “especial de células adultas”, puesto que las células del feto cruzan y existen en la placenta, nuestra conexión maternal.

Curiosamente estas células “adultas especiales” no han estado expuestas a ninguna expresión inmune, en otras palabras, al ser las primeras células del individuo no tienen una carga inmunológica o ninguna información. Es decir, son como un DVD o USB virgen.

A medida que empezamos a vivir nuestros primeros días, semanas y meses adquiriremos una información inmunológica que nos permitirá, en un futuro, defendernos de los agentes y organismos externos que “nos invaden”.• 

Ramón Castellanos, MD, especialista en Medicina Regenerativa / Stem Cell. Profesor Asistente de la Escuela de Medicina FIU. Para más información stemdoc305@gmail.com o (305) 598-7777.

  Comentarios