Viajes

Gritos, llanto y platos volando. Falla mecánica aterroriza a pasajeros de crucero de Carnival

Así quedó un crucero de Carnival después de un minuto de pánico

Un video grabado por un pasajero del Carnival Sunshine muestra el estado en el que quedó la embarcación después de un incidente mecánico cuando el crucero regresaba del Puerto Cañaveral el domingo.
Up Next
Un video grabado por un pasajero del Carnival Sunshine muestra el estado en el que quedó la embarcación después de un incidente mecánico cuando el crucero regresaba del Puerto Cañaveral el domingo.

El agua de la piscina derramándose por la cubierta, platos volando, gritos y llanto de los pasajeros que buscaban desesperadamente sus chalecos salvavidas.

Esos fueron los momentos que se vivieron el domingo a bordo del crucero Carnival Sunshine, cuando el barco se fue de lado, poco después de haber zarpado de Puerto Cañaveral, en la costa central de Florida, para un crucero de cinco días por el Caribe.

“Los platos y las copas volaban, las mesas corrían por los salones”, le dijo el pasajero de Sunshine David Crews a la estación de televisión de Orlando News 6. “Era un caos total. Gritos. Llantos. Pánico”.

Cuando el barco regresó este viernes a Puerto Cañaveral, un pasajero describió la experiencia como una escena de la película Titanic. Otros se quejaron de las heridas y moretones que sufrieron.

 

Carnival dijo que la seguridad de los pasajeros nunca estuvo en peligro. “Carnival Sunshine experimentó un problema técnico que provocó que la nave se inclinara durante más o menos un minuto”, dijo la línea de cruceros en una declaración. “Seguimos confiados de la seguridad del barco, así como estamos comprometidos con la seguridad de nuestros pasajeros y nuestra tripulación”, agregó el comunicado de prensa.

En una carta dirigida a los pasajeros que pudo obtener News 6, el capitán explicó que la embarcación se inclinó debido a un mal funcionamiento de los estabilizadores. “Es importante señalar que los estabilizadores no son un equipo de seguridad, sino que solo se usan para la comodidad de los pasajeros y para minimizar cualquier movimiento brusco del barco en el agua”, dice la carta.

Sin embargo, algunos pasajeros no estuvieron muy seguros de ello, y decidieron bajarse del barco y volver a casa cuando el crucero tocó puerto en República Dominicana el martes.

El Carnival Sunhine fue renovado en el 2013 a un costo de $115 millones, después de 17 años en el agua. Antes se llamaba Carnival Destiny.

  Comentarios