Viajes

República Dominicana un paraíso caribeño y culinario

Emblemático letrero de Playa Bavaro.
Emblemático letrero de Playa Bavaro.

La República Dominicana es lo que podría decirse “una tierra bendita”. A pesar de su pequeñez, cuenta con poderosas atracciones turísticas que la convierten en un destino muy popular, tanto para el viajero que desea unas vacaciones reposadas al estilo de “todo incluído”, como para el que quiere poner algo de aventura o de exploración de la naturaleza. También para el viajero gourmet Dominicana ofrece un vasto panorama capaz de satisfacer las papilas más exigentes o sofisticadas.

IMG_7772.JPG
La República Dominicana es también un paraíso culinario.

Se hace difícil el elegir por dónde comenzar, pero como muchos llegan a esta hermosa tierra de eterno verano a través de su capital, empezaremos por Santo Domingo. Bastaría con decir que es la ciudad más antigua de las Américas, y por tanto aquí está la catedral y la universidad que primero se fundaron en este lado del Atlántico. En cuanto a historia, la capital dominicana tiene mucho que ofrecer, pues su catedral no sólo es la más antigua, sino la mayor del Caribe.

El Alcázar de Diego Colón en la Plaza de la Hispanidad es una visita de rigor para los que van buscando historia. Pero no puede faltar una visita al museo naval donde se encuentran esculturas aborígenes, incluso una en forma de platillo volador que ha dado lugar a numerosas especulaciones.

También Santo Domingo es un emporio culinario con restaurantes que van desde lo más típico hasta lo más refinado, sin pasar por alto las modernas tendencias y los estilos “fusion”. Restaurantes como El buche y el El Jalao ofrecen, en atmósferas originales pintorescas, gran variedad de platos y todo depende de si usted va buscando el auténtico mangú o el ultramoderno “espuma de mangú”, para no entrar en la vasta gama de pescados, carnes y mariscos.

Al frente del Alcázar se encuentra una terraza de restaurantes ideales para comer al aire libre, sobre todo, de noche, pues la brisa que se levanta del cercano río Ozama refresca el ambiente. Entre estos se destaca Pat’e Palo, establecido en los predios de la que fuera la taberna más antigua de la isla y con una atmósfera de cueva de piratas que le da un aire especial a sus deliciosos platos.

La capital ofrece museos, zonas comerciales, iglesias y lugares históricos interesantes, pero también sus bellezas naturales son un poderoso atractivo. El jardín botánico muestra plantas de todas partes, pero también tesoros autóctonos como la Puya domingensis, única de este país. Hay parques que cuentan con sus increíbles sistemas de grutas y laberintos subterráneos, selvas sepultadas y pocetas de aguas minerales en las que es posible bañarse (vaya con traje de baño en la mochila).

IMG_5365.JPG
La Puya domingensis es una hermosa planta exclusiva de la República Dominicana.

Con tantas atracciones, las posibilidades de alojamiento en la capital se ajustan a todos los bolsillos. La preocupación por la industria turística es constante y eso lleva a una siempre creciente cantidad de atracciones. Por ejemplo recientemente han sufrido remodelaciones costosas hoteles como el Sheraton, con su enorme piscina con vista al mar y entre sus múltiples atractivos se encuentran las noches de música popular que pueden disfrutarse con la típica bebida de Mama Juana en la mano.

Pero la remodelación más comentada es la de El Embajador, A Royal Headaway Hotel, verdadero ícono de los 1950 para el país y toda la zona. Muchas películas han sido filmadas en este hotel desde El Padrino segunda parte hasta The Lost City. Más de $40 millones se han invertido en los cambios que lo han modernizado, creando suites espectaculares, pero que han respetado el glamour clásico que lo caracteriza. Este es un hotel que vale la pena visitar, incluso si usted prefiere uno más económico. Los jardines que lo rodean son un verdadero oasis de belleza natural, y no se pierda el piano bar en el vestíbulo, es un viaje en el tiempo. Ni su joyería donde puede comprar piezas con la piedra larimar, única del país.

IMG_5404.JPG
Playa de Juan Dalio al Atardecer.

Para los que gustan de las playas, a pocos minutos en taxi, se encuentra Boca Chica, y un poco más allá, Juan Dolio. La primera ofrece una amplia muestra de restaurantes a la orilla del mar, mientras que la segunda, un tanto más popular y amplia, cuenta con la atracción extra de vendedores callejeros que le traen al visitante desde la cerveza fría hasta el más auténtico chicharrón de estilo dominicano, que es algo bien distinto al simple pellejo frito, ya que suele venir adornado con deliciosas masas. La zona es famosa también por su vida nocturna.

A solo dos horas y media de la capital (y a pocos minutos en avión), se encuentran las playas de Punta Cana, famosas en el mundo entero por su belleza y la claridad de sus aguas. Allí hay resorts “todo incluido”, donde con una pulsera usted se identifica y eso le da acceso a distintos lugares y servicios.

IMG_5430.JPG
Boca Chica cuenta con maravillosos restaurantes a la orilla del mar.

Uno de esos establecimientos es el Barceló Bávaro Grand Resort, compuesto de Barceló Bávaro Palace y Barceló Beach–Adults only, en Playa Bávaro. Kilómetros de arena blanquísima y aguas transparentes donde el visitante puede disfrutar también de lugares de música, juegos (desde ajedrez gigante hasta polo acuático), 11 restaurantes, 8 bares, más expendios de bebidas de todo tipo, incluso alcohólicas, un casino y un campo de golf diseñado por el famoso arquitecto P. B. Dye. También los chicos tienen sus parques especiales con juegos de agua; y no faltan las enormes piscinas para aquellos que prefieren el agua dulce o le tienen miedo al mar abierto. Aunque no hay por qué temer, ya que estas playas cuentan con un eficiente servicio de salvavidas y zonas protegidas con sogas y flotadores

Durante mi visita a este bello lugar pude disfrutar de la Cuarta Edición del Barceló Bávaro Grand Resort, Culinary Week, Gourmet Festival, que me permitió degustar distintos platillos de chefs nacionales y extranjeros famosos en el mundo entero. Playa Bávaro cuenta con numerosos restaurantes tipo buffet, y para las noches, los de ambiente internacional según la culinaria francesa, italiana, americana, japonesa y otros. Entre las muchas atracciones que tiene este lugar se encuentra un teatro con capacidad para más de 4,000 espectadores, que ofrece espectáculos musicales distintos todas las noches.

IMG_7661.JPG
El monumental teatro de Playa Bavaro con 4,000 butacas.

En la parte reservada solo para adultos existe también otro teatro donde se ofrecen espectáculos y hasta clases de bailes autóctonos. Así que si uno no sabe aún como bailar un buen merengue allí puede aprenderlo. Pero la diversión no se limita a este emporio, pues desde allí salen excursiones a distintos lugares cercanos, paseos a caballo y más. Una de las más populares es el viaje en “Buggy”, vehículo todo terreno en el que se exploran playas y zonas fangosas

No se puede olvidar que el grupo montañoso más alto de la zona está en República Dominicana, con elevaciones de más de 3,000 metros. Para los que van buscando aventuras de hiking este es un lugar ideal, aunque también hay teleférico.

IMG_7720.JPG
Punta Cana al atardecer.

Esta muralla natural es la que hace que a menudo los ciclones pasen de largo o se debiliten antes de bajar a dañar este paraíso del Caribe que bien vale ser visitado más de una vez; porque si bien es una tierra bendecida con grandes bellezas naturales, su mayor riqueza es su gente, tan cálida como su clima y tan dulce como su azúcar.

  Comentarios