Viajes

La Ruta del vino Cigales

La Ruta del vino Cigales es una organización que invita a vivir experiencias vinculadas a la cultura del vino de la región.
La Ruta del vino Cigales es una organización que invita a vivir experiencias vinculadas a la cultura del vino de la región.

El semblante de arquitectura troglodita aparece en el camino que lleva a Cigales, la cuna del vino clarete de Valladolid, en el noroeste de la península ibérica. Las chimeneas de ventilación se levantan sobre montículos de tierra apisonada, y llaman la atención incluso, de los menos curiosos. Debajo, unas cavernas fabricadas a mano hace siglos, esconden la historia de un vino que ahora compite por su lugar, entre las grandes bodegas españolas: Rueda y Rioja.

El vino en España es historia. Y aunque la Denominación de Origen Cigales se estableció oficialmente en 1991, las primeras vides procedentes de oriente, llegaron de manos de los romanos en el siglo II. Está documentado que en el XII, Cubillas contaba con propietarios de viñedos, cuyos mostos fermentados fueron catados por nobles y reyes. En años posteriores, en los que las cepas francesas fueron diezmadas por la filoxera, el vino cigaleño llegó a Burdeos y allí se hizo de un nombre. En 1888 la región produjo 15 millones de kilos de uva. En nuestro siglo, Cigales ya está en vinacotecas europeas y americanas.

En la acreditada revista norteamericana Wine Spectator, uno de sus editores declaraba en el año 2016 su equivocación, cuando escribió quince años atrás, que el aumento creciente de las ventas de vino rosado, sería una tendencia pasajera. «El consumo de rosados se ha arraigado en la cultura del vino y ha llegado para quedarse», escribió entonces, confirmando su última opinión. Y no se equivocó: un Cigales 2015 de la bodega Valdelosfrailes ha llegado a estar incluido en la lista de los veintisiete mejores caldos, con una puntuación de 86 sobre 100.

Si bien Cigales es conocida por sus claretes, fusionados a la tierra castellana, y por su costumbre de beber esos chatos imbricados en el hábito del tapeo, el presente es apostar por calidad desde sus raíces. En los tradicionales barrios de bodegas, se conservaba la uva y se elaboraba el vino en las cuevas bajo el skyline de Cubillas, Mucientes o Dueñas, excavadas en la tierra para aprovechar las condiciones climatológicas, que hoy, se consiguen con la tecnología.

Uno de los tintos de la añada 2013 de la bodega Alfredo Santamaría, en Cubillas de Santa Marta, obtuvo Gran Medalla de Oro en el concurso mundial de Bruselas, celebrado en 2017 en Valladolid, entre más de 10,000 vinos de diferentes zonas del mundo que participaron en la cata a ciegas, con más de quinientos probadores.

La historia de este vino recorre la vida de tres generaciones de viticultores. Arranca cuando el abuelo Santamaría plantó una viña el mismo día en que nació su hijo Alfredo (quien da nombre a esta casa). Pablo Santamaría (nieto e hijo) tuvo la idea de celebrar la jubilación de su padre haciendo un caldo con esa viña. El resultado fue presentado a concurso con una etiqueta provisional. El tinto Gran Medalla de Oro “Alfredo Santamaría Selección Especial 2013” es un homenaje a la historia de esta familia de bodegueros, y cómo no, a Cigales. Fabricado con uva de la variedad “tempranillo”, y embotellado en la primera semana del mes de septiembre de 2015, su salida al mercado a mediados de 2018, constituyó una novedad. Sus creadores lo catalogan como “vino de guarda del que anualmente se elaboran producciones limitadas”.

Datos de interés

La Ruta del vino Cigales es una organización que invita a vivir experiencias vinculadas a la cultura del vino de la región. En el mapa enoturístico, se engloban bodegas, restaurantes, bares de vinos, alojamientos con encanto, ocio, comercios, museos, y un patrimonio paisajístico y arquitectónico excepcional y poco explotado, diseminado por unas tierras que transitaron princesas y reyes. Lo mejor es que está al alcance de todos, puesto que la zona está muy bien comunicada tanto por tren de alta velocidad como por otros medios de transporte.

Este pastel apetitoso —y el buen vino rosado que lo ampara—, cuenta con dos joyas cistercienses del siglo XIII, moradas de los vinos monacales que allanaron el camino a la simiente cigaleña. El Monasterio de Santa María de Palazuelos a solo un kilómetro de Cabezón de Pisuerga, pueblo cuyo puente, de origen románico, mira el paso de las aguas del río que da nombre a la villa. La otra, es la trapense Abadía de San Isidro, de clausura, cuyas raíces se sitúan en la época tardo romana, en el histórico Dueñas donde nació la primogénita de los reyes católicos, que fuera reina de Portugal, y residió José I Bonaparte durante el siglo diecinueve, en la que hoy se conoce como Casa de Napoleón. Ambos conventos, de semblante recio, esconden en su interior tesoros con memoria histórica. El primero admite visitas; en cambio, la abadía funge como hospedería que admite reservas vía email.

Alojamientos

Hotel rutal Pago de Trascasas (Bodegas y viñedos Alfredo Santamaría)

Hotel Camino Real (Dueñas)

Camping Cubillas (Cubillas de Santa Marta)

Comer

La Cueva (Mucientes)

La Dama de la Motilla (Fuensaldaña)

Museos

Bodega aula de interpretación (Mucientes). Contacto para información de oficinas de turismo locales: Ruta del Vino Cigales Plaza Santo Cristo (s/n) Casa Consistorial, 47280 Corcos del Valle (Valladolid), info@rutadelvinocigales.com

  Comentarios