Viajes

La ruta vasca de Hemingway

Imagen de la iglesia de San Juan de Gaztelugache, en Vizcaya.
Imagen de la iglesia de San Juan de Gaztelugache, en Vizcaya.

Ernest Hemingway (1899-1961), premio Pulitzer y premio Nobel de Literatura, se enamoró de Euskadi (País Vasco, al norte de España) durante los viajes y estancias en esos territorios durante la década de 1920 y mantuvo ese amor durante toda su vida.

En 1926 se publicó la novela The Sun Also Rises cuyo borrador terminó Hemingway en San Sebastián (Donostia), y su vida literaria acabó prácticamente en Bilbao (Bilbo), en 1960, donde escribió las páginas finales de The Dangerous Summer, su último trabajo literario.

La primera vez que descubrió el Euskadi fue en 1923, viajando con su primera esposa, Hadley Richardson y, a partir de aquel viaje, el “Basque Country”, como él mismo lo denominó en varias ocasiones y por el que el que nunca dejó de viajar, fue una de sus grandes fuentes de inspiración.

En la década de 1920 el escritor ya había frecuentado los territorios de Álava (Araba), Vizcaya (Bizcaia), Guipúzcoa (Gipuzkoa) y los del otro lado del río Bidasoa, además de los de la Comunidad de Navarra (Nafarroa).

En Euskadi, Hemingway, además de escribir, disfrutó de la pesca, de los montes Pirineos, de la mar, del vino, de la pelota vasca, además de la cultura y la gastronomía, sintiendo pasión por estas tierras y gran amistad con sus gentes.

ALGUNOS RECORRIDOS

Los visitantes pueden recorrer Euskadi a través de los ojos del escritor y periodista estadounidense, en un recorrido de seis etapas de menos de dos horas, que recrean sus viajes y que incluye fotografías y descripciones de los lugares donde estuvo o que menciona en sus novelas, libros o cartas, y las sensaciones que le provocaron, presentadas ‘en línea’.

La primera etapa de la ruta ‘The Hemingway Basque Route’ que propone el portal del departamento de Turismo del Gobierno Vasco (Turismo de Euskadi) gestionado por la sociedad pública Basque Tour (BT) (http://basquetour.eus) , se denomina “The Sun Also Rises / Fiesta”, es de 35 kilómetros (km.) y dirige al viajero desde San Sebastián hasta la Bahía de Chingudi (Txingudi).

San Sebastián está en el corazón de la obra que encumbró a Hemingway: The Sun Also Rises/Fiesta, y es una ciudad en la que encontró mucho de lo que buscó a lo largo de su vida y en la que disfrutó junto a sus amistades, según informa el portal de Turismo de Euskadi (https://turismo.euskadi.eus/es).

Los protagonistas de la novela siguen su experiencia por el territorio de Guipúzcoa, que abarcó una costa protagonizada por la Bahía de Chingudi y el descubrimiento de que las fronteras se diluyen entre Fuenterrabía (Hondarribia) , Hendaya (Hendaia) e Irún y se unen hacia Bayona (Baiona) y Pamplona (Iruña).

LA CIUDAD A LA QUE SIEMPRE VOLVIÓ

La segunda etapa, denominada “Uno de los grandes”, consta de 76 km. desde la capital guipuzcoana –San Sebastián- hasta Éibar (Eibar), según Turismo de Euskadi.

San Sebastián quedó para siempre en la historia de Hemingway, una ciudad a la que volvió siempre. Desde allí el escritor viajó a Zumaya (Zumaia) junto al pintor Ignacio Zuloaga; se asomó al Geoparque de la Costa y llegó al corazón de Euskadi, descendiendo el río Deva hasta Éibar. Allí siguió rebuscando en su fe a través de la figura de Ignacio de Loyola y, de paso, completó su armero, explica BT.

Del pueblo armero de Éibar sale la tercera etapa, de 65 km., bajo el título: “Los vascos son muy buena gente”, que lleva al visitante hasta Bermeo, informa Turismo de Euskadi.

Aquí el viajero conocerá carreteras secundarias, antes caminos principales, que son un placer para automovilistas y motoristas.

Son las arterias de una Vizcaya que respira verde y salitre, que se agarra al cielo desde sus bosques entre Éibar y Guernica (Gernika-Lumo) atravesando la comarca de Lea-Artibai, que se abraza al mar desde sus rocas, acantilados y antiguos puertos pesqueros, como Mundaca (Mundaka) o Bermeo.

Este tramo de la ruta atraviesa su corazón histórico y sentimental, Guernica y, al final de la carretera, el visitante encuentra el acantilado de Ogoño, el cabo Machichaco (Matxitxako) y el peñón de Gaztelugache (Gaztelugatxe): un triángulo mágico único.

The Dangerous Summer/El verano peligroso es el nombre de la cuarta etapa de las rutas de Hemingway, la cual parte del municipio pesquero de Bermeo y recorre 59 kilómetros hasta Bilbao.

Ir por la costa a través de carreteras secundarias en este periplo es descubrir algunos de esos rincones que apenas figuran en las guías al uso, según Turismo de Euskadi.

Entre los núcleos urbanos que jalonan la ruta, plenos de historia y ricos en patrimonio artístico, cultural y gastronómico, el viajero encuentra, desde puertos que parecen sacados de historias de piratas, hasta playas hermosas, sin olvidar las olas de surf o los puntos de actividades submarinas.

La etapa cinco, “La cosa más civilizada del mundo”, une dos capitales, Bilbao y Vitoria-Gazteiz, en un camino de 110 km que tantas veces recorrió Hemingway y que sigue casi intacto.

LAS CARRETERAS QUE MÁS FRECUENTÓ

“Mario condujo rápido entre Burgos y Bilbao; hubo momentos en los que se puso a 160 kilómetros por hora. Mario era piloto de carreras pero yo no podía dejar de sudar cada vez que echaba un ojo al cuentakilómetros”, escribió Hemingway en The Dangerous Summer.

El tramo de carretera entre Bilbao y Vitoria-Gasteiz que tantas veces recorrió el escritor sigue casi intacto, aunque algunas curvas han sido suavizadas, el asfalto repuesto y los límites de velocidad son otros con respecto a los que alcanzó aquel Lancia del relato.

La sexta y última etapa, llamada “Las carreteras conducen a los mejores lugares”, une otra vez dos ciudades, las de Vitoria y San Sebastián, por la antigua Nacional (N-1), la carretera que el escritor norteamericano más frecuentó en sus viajes tras cruzar el Bidasoa.

Son 118 km, desde el paraíso del vino de Rioja hasta el cielo de la sidra, pasando por lugares emblemáticos de la cultura y el patrimonio, como Tolosa, la capital mundial de la boina. Hemingway, el viajero, casi nunca se la quitaba.

““The Hemingway Basque Route” es un paso importantísimo del Gobierno Vasco para dar a conocer la presencia de Hemingway en Euskadi”, señala con énfasis Javier Muñoz, coordinador, junto con el escritor Edorta Jiménez, del ‘Proyecto Hemingway1923. Recuperando a Hemingway-Hemingway Bidaide’, que participa en esta propuesta turística.

“Este proyecto, que comenzó en 2016, busca recuperar y dar a conocer al verdadero Hemingway y su estrecha relación con Euskadi, Navarra, Pays Basque français-Iparralde y La Rioja, e incluye el libro ‘Comer con Hemingway’, la revista ‘Hemingway Traveler’ y un ciclo de conferencias, visitas guiadas y exposiciones que se realizan en Pamplona-Iruña”, concluye Muñoz.

  Comentarios