Viajes

Un viaje exótico para sibaritas

El Pho es un delicioso consomé hecho con chalotes, rodajas de carne, fideos de arroz y puñados de hierbas fragantes, que se come con palitos descartables y cuchara.
El Pho es un delicioso consomé hecho con chalotes, rodajas de carne, fideos de arroz y puñados de hierbas fragantes, que se come con palitos descartables y cuchara. Verónica Boix

Cuando un lugar ofrece la mejor comida callejera y un espectáculo visual exótico como Vietnam, la experiencia ideal es viajar a través de sus sabores y conocer el alma de su cultura.

Atravesar un océano azul intenso salpicado de islas calizas en la bahía de Halong, explorar los arrecifes y calas de las islas Cha y Con Dao es tan solo la antesala de las ciudades más vibrantes de ese país y su comida.

SECRETOS CULINARIOS

Un secreto conocido por muy pocos es que el mejor bocadillo del mundo no está ni en Francia ni en Nueva York, sino en Vietnam. Para saborearlo hay que viajar a la legendaria Ho Chi Minh –antigua Saigón–. Entre edificios coloniales el encargado de renovar la historia es el delicioso bánh mi, una baguette muy especial. Este pan relleno de trozos de cerdo a la parrilla se deshace en la boca, aderezado con mayonesa vietnamita, rábanos daikon y zanahoria en vinagre, con la opción de agregarle salsa de chile. Según la Guía Michelin, es una de los doce mejores comidas callejeras de todo el planeta. Si bien en todas las esquinas de la ciudad sirven este plato, las mejores opciones donde probarlo están en alguno de los puestos de la cadena Bahn Mi Bistro (www.banhmibistro.com). También es delicioso el que sirven en una tiendita legendaria llamada Phuong.

Y el sabor de este tentempié perdura hasta la hora del almuerzo, momento de sentarse en los taburetes de la tienda Bun Ba Co Bam, famoso por su Bun ma, plato que combina mariscos, carnes y vegetales en un caldo dulce, amargo picante (a decir verdad bastante picante) con un toque de ajo, hierbas alimonadas y chile (55 / 9 Phan Huy Ích Street – P.14 Gò Vap District, tel 0939 370 972).

HERENCIA FRANCESA Y ARROCES

El recorrido sigue en Hanoi, el centro urbano que despliega con mayor fuerza la vitalidad de crecimiento de Vietnam. Nada mejor que conocer la herencia colonial francesa de sus boulevares y adentrarse en sus calles bulliciosas. En las esquinas cada puesto capta su ritmo vital y envuelve los paseos con aroma a coco y chile.

Al amanecer la ciudad parece despertar con el movimiento intenso de la gente en las calles y es el mejor momento para iniciar un recorrido de la mano de alguno de los guías especializados dispuestos a aconsejar cuál es el plato ideal para cada paladar.

Para el desayuno los vietnamitas eligen el Xôi, un plato que además de sus sabores aporta energía extra para todo el día. Muy parecido a los fideos con carne, este arroz se sirve en dos estilos, el del norte o del sur y puede ser dulce o salado. Es recomendable probarlo con langostinos secos, una salsa china, cebollas verdes saltadas en aceite y condimentarlos con salsa de soja.

En general las tienditas no tienen sillas confortables pero los bocadillos son tan deliciosos que valen el esfuerzo de hacer equilibrio en taburetes pequeños de plástico. Es habitual ver a los vietnamitas ya acostumbrados a ellos, tomando sopa y poniéndose al día con las noticias del día.

A media mañana es el momento para un té verde que se sirve caliente en tazas pequeñas, o frío con hielo en vasos inmensos, y acompañado de un café como legado del período colonial francés. Este café es muy particular ya que es de un negro intenso, espeso y viene endulzado con leche condensada. Puede pedirse frío o caliente y cualquiera de las dos deja en el paladar una intensidad desconocida en occidente. Una curiosidad es ver a los vietnamitas beber té y café al mismo tiempo.

PARRILLAS, SOPAS Y CERVEZA ARTESANAL

Antes del mediodía cada uno de los puestos desprende el aroma de las hierbas y las carnes. Cada uno tiene una especialidad desde alimentos fritos hasta toda la variedad de parrilla acompañada de ensaladas con pescado y carne, salpicados de hierbas frescas.

Una de las comidas preferidas de los vietnamitas es el Com Tam o arroz roto. Lo más importante de esta comida es la forma de cocción del arroz y la salsa de pescado, especiado, agridulce y un poco picante. Los más osados no pueden dejar de agregarle una especie de cebollas verdes saltadas en aceite, para que el sabor sea indescriptible.

Mientras las motos pasan a velocidad por las callecitas de la ciudad que parece no tener descanso el paseo vuelve a detenerse, esta vez para comer con palitos descartables y cuchara el plato nacional, una sopa de fideos llamada pho, un delicioso consomé hecho con chalotes, rodajas de carne, fideos de arroz y puñados de hierbas fragantes.

Durante todo el día hay unos lugares especiales: unas cervecerías muy pequeñas, llamados Hoy Bia encargadas de servir cerveza recién elaborada a partir de pequeños barriles, acompañados de cacahuetes y menús ligeros.

EXPERIENCIA GOURMET

Al final del día, nada mejor que conocer el restaurante más prestigioso y distinguido de la ciudad, Hanoi Press Club que sin ser demasiado formal, propone una experiencia de comida vietnamita fusión de sabores elaborados de un equilibrio sublime. Su terraza se convierte en un lugar único en las noches de verano, entre el cielo y la mejor vista de Hanoi (www.hanoi-pressclub.com).

El viaje gourmet se traslada de las calles a uno de los mejores restaurantes de la región. Allí los sibaritas tienen la posibilidad de tomar clases con uno de los chef más famosos del mundo, ganador de tres estrellas Michelin y autor de varios libros de recetas, Michel Roux. El masterchef visita el hotel Intercontinental de Danang cuatro veces por año para dirigir su cocina y ser el anfitrión de cenas selectas. Además se encarga de dar personalmente clases de cocina para que no solo se disfrute el sabor de sus platos sino que se intente hacerlos en casa a la vuelta del viaje.(danang.intercontinental. com)

Estas clases magistrales duran medio día y permiten aprender a hacer tres platos, desde la entrada hasta el postre, que varían según la temporada. Danang está a mitad de camino de dos puntos turísticos, la ciudad de Hue y el puerto de Hoi An donde pueden conocerse sitios que son patrimonio histórico mundial, además de ser conocidos por su excelente comida.

Si la variedad de sabores se combina con una curiosidad auténtica, las opciones se multiplican y consiguen una experiencia que vale la pena tener al menos una vez en la vida.

MÁS INFORMACIÓN

Experience Travel Vietnam: Organiza viajes a medida con recorridos por las calles y una clase con Michel Roux, pesca y otros atractivos. www.experiencetravelgroup.com/tel: +44-2079247133.

Viajes del Bambú: Organiza viajes por todas las ciudades con recorridos por los puestos callejeros. www.viajesdelbambu.com

  Comentarios