Viajes

San Sebastián, la ‘Perla del Cantábrico’

Vista del puente María Cristina sobre el río Urumea desde el centro de cultura contemporánea Tabakalera de San Sebastián.
Vista del puente María Cristina sobre el río Urumea desde el centro de cultura contemporánea Tabakalera de San Sebastián. EFE/Juan Herrero

La localidad española de San Sebastián, es la capital de la provincia de Guipúzcoa, en el País Vasco (norte). Tiene unos 186,500 habitantes y se asoma al mar Cantábrico a través de su emblemática bahía de La Concha.

Además, la cosmopolita ciudad cuenta con prestigiosos certámenes culturales como el Festival Internacional de Cine y el Festival de Jazz de San Sebastián, además de acoger algunos de los mejores restaurantes del planeta.

GASTRONOMÍA Y PLAYAS

De hecho, Donostia –como se la conoce en euskera– es una de las ciudades que dispone de una mayor concentración per cápita de estrellas gastronómicas Michelin, dado que aglutina 16 en un radio de apenas 25 kilómetros.

Establecimientos como Arzak y Akelarre, ambos con tres estrellas, se ubican en esta urbe que ha hecho también de la cocina en miniatura una de sus señas de identidad gracias a sus afamados pintxos, deliciosos bocados que se exhiben irresistibles en las barras de los principales bares de la Parte Vieja.

La imagen más emblemática de la ciudad sigue siendo la bahía de La Concha, que alberga dos playas, de arena fina y agua cristalina –La Concha y Ondarreta– y una isla –la de Santa Clara.

Este paseo marítimo, que discurre por el mismo centro de la ciudad, se remata en sus extremos con dos conjuntos escultóricos, El Peine del Viento, de Eduardo Chillida, y Construcción Vacía, de Jorge Oteiza, que han resistido intactos el embate de las olas durante los fuertes temporales que ha soportado la costa vasca.


La tercera playa urbana de San Sebastián, la de La Zurriola, reclamo mundial para los amantes del surf, se sitúa en el barrio de Gros, a orillas del Palacio Kursaal, un edificio emblemático que es obra del arquitecto Rafael Moneo.

La capital donostiarra suele ser también destino de grandes giras de estrellas de la música como U2, los Rolling Stones o Bruce Springsteen, quien actuará de nuevo el próximo 17 de mayo en la ciudad que, según él mismo confiesa, “me ha conquistado”.

La programación cultural de San Sebastián, muy superior a la de otras ciudades de su tamaño, ya que no llega a los 200,000 habitantes en unos 60 kilómetros cuadrados, se reforzará este año con otras 450 actividades con motivo de la Capitalidad Cultural Europea, que Donostia comparte con la localidad polaca de Breslavia.

Esta conmemoración, que San Sebastián inauguró al son de los tambores que retumban en su fiesta patronal cada 20 de enero, es un nuevo escaparate para la capital donostiarra en el mundo y un nuevo reclamo para superar las cifras ya récord de turistas.

“San Sebastián siempre merece una escapada, pero este año todavía más”, dijo recientemente el ministro español de Educación, Deportes y Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, durante la presentación en la Feria Internacional de Turismo (FITUR) de la Capitalidad Cultural Europea.

UN DESTINO DE CALIDAD

El fin de la violencia del grupo terrorista ETA ha sido también determinante en el auge experimentado por el turismo en la ciudad, que alcanza cada año nuevos máximos históricos.


De hecho, la capital donostiarra logró en 2015 un nuevo récord en entradas de viajeros, que crecieron un 10,7%, hasta la cifra de 578,981, y en pernoctaciones, que aumentaron un 12,5 % llegando a 1,167,549.

Los visitantes extranjeros han superado ya a los nacionales y proceden en su mayoría de países como Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Francia y Alemania, un turismo que habitualmente goza de elevado poder adquisitivo y busca un destino de calidad.

Pese a que el aeródromo de San Sebastián es de reducido tamaño y sólo alberga vuelos regulares nacionales, la capital guipuzcoana se encuentra a sólo 100 kilómetros del aeropuerto de Bilbao y a 40 del de Biarritz (Francia), y prevé recibir en 2019 la llegada del tren de alta velocidad.

Aunque la oferta museística guipuzcoana sufrió un duro golpe con el cierre al público de Chillida-Leku, San Sebastián cuenta con el Museo San Telmo, el Aquarium y el nuevo centro de cultura contemporánea, Tabakalera, un espacio enorme que acoge exposiciones y talleres, cuyo potencial aún está por explotar.

La “Bella Easo” o “La Perla del Cantábrico” son algunas de las merecidas denominaciones de San Sebastián, donde hay que contar con la lluvia como compañera de viaje que, sin embargo, no empaña las virtudes de un destino cuyo único hándicap parece ser el precio.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios