Viajes

El Camino de Santiago y los Derechos Humanos

De espaldas, Devorah Sasha etapa Salas-Tineo, en Asturias.
De espaldas, Devorah Sasha etapa Salas-Tineo, en Asturias. ISHR

Estamos en el siglo XXI, pero una ruta de las más transitadas, y a pie mayormente, es la del Camino de Santiago con más de 250,000 peregrinos al año, que viajan a España de todas partes del mundo por diferentes rutas hasta llegar a la Catedral de Santiago de Compostela en Galicia. Algunos lo hacen en bicicleta, y otros, como los antiguos peregrinos de la época medieval, hasta a caballo o en burro. Pero lo principal es que se convierta en una experiencia espiritual.

Una nueva opción añadida a los motivos religiosos tradicionales para hacer el Camino de Santiago se presentará el jueves 21 de abril a las 7 de la noche en el Centro Cultural Español de Miami (1490 Biscayne Blvd, Miami, FL 33132, 305 448 9677).

Es acerca de la libertad del ser humano, que se expresa en la Declaración de los Derechos Humanos, una idea de las directoras del International Solidarity for Human Rights, ISHR, Elizabeth Sánchez Vegas y Devorah Sasha, quienes explicarán sus propósitos en una charla titulada Vivencias por el Camino de Santiago.

ISHR es una sociedad sin ánimos de lucro (501) establecida en 2008, que sirve a los estudiantes y a la comunidad del sur de la Florida, organizando programas y talleres de estudios, creación de plazas y funciones artísticas, para la difusión de los principios de la Declaración de los Derechos Humanos.

“El primer Camino de Santiago lo hicimos en 2010, era el Año Jacobeo, que no se repetiría hasta muchos años después, y nos metimos por el llamado ‘Camino Primitivo’, desde Oviedo hasta Santiago de Compostela, que es el original, aunque hay otros caminos, como el francés, el portugués, etc. Así nos inspiramos en crear un proyecto, el de la Ruta de los Derechos Humanos, transitando 320 kilómetros a pie”, dice Sánchez Vegas.

Ese llamado Camino Primitivo es en cierto modo el más difícil, plantea la directora de IRSH, pero es el más bello, por lo agreste. Es la senda del primer Camino conocido, el que tomó el rey de Asturias Alfonso II el Casto, en el siglo IX para visitar la recién descubierta tumba del Apóstol Santiago, cuyos restos fueron supuestamente traídos desde Jerusalén. No se olvide que era la época en que se estaba luchando contra los moros que habían llegado en su invasión hasta Francia. El itinerario actual reproduce el original, partiendo desde Oviedo, que Alfonso II designó como capital, y atravesando Asturias hasta Grandas de Salime. A partir de allí se adentra en Lugo, Galicia, por el Puerto del Acebo y se enlaza con el Camino francés en Palas de Rei, dos jornadas antes de llegar hasta la Plaza del Obradoiro.

El grupo que viaje con ISHR irá colocando 30 placas, por los 30 artículos de la Declaración, en toda la ruta del Camino Primitivo. “Lo hacemos para que queden allí eternamente”, explica Sánchez Vegas. “Este año ese Camino ha sido designado patrimonio de la UNESCO, y es no solo el original, sino el más solitario. Consiste en 13 etapas y está estructurado, con señales a seguir, aunque es muy mágico, y tiene muchos secretos y sorpresas que ocurren durante la peregrinación: uno viene convertido en un ser distinto”.

Se han hecho alianzas con albergues, para tener garantía de alguna comodidad por las noches y habrá vehículos para los que no puedan cumplir todo el trayecto a pie. Tienen el apoyo de la Universidad de Oviedo, la organización Campus Stellae, en Santiago de Compostela, y el Miami Dade College en esta ciudad. Se esperan 30 personas, y es del 9 al 25 de septiembre, con el objetivo de cumplir 20 kilómetros diarios. Pero hay que ser buen caminante, estar bien preparado físicamente.

“Los montamos en el avión y los volvemos a traer renovados”, promete la directora. “Y bien vale la pena, porque es uno de los grandes eventos que puede vivir el ser humano, lleno de señales, un sueño compartido por millones de almas, y en lugares espectaculares. Es una forma de encontrarse, metes en una mochila lo que crees que necesitas, y te vas dando cuenta de que es mejor ir dejando atrás las cosas, soltando lo que no necesitas”.

A esta presentación se unirá la de Mateo Diez López, viticultor-bodeguero, y médico especialista en Neurología de Sahagún, León, que viene especialmente de España a presentar: Con pan y vino se anda el camino. Y para completar la función, Ángel Valdemoros, Gerente de Ventas en Norteamérica de Líneas Aéreas de España, Iberia, dará unas Propuestas para el Camino de Santiago. Mientras que en España tienen de colaboradores a Whereisasturias. (En la red http://whereisasturias.com/ )

olconnor@bellsouth.net

  Comentarios