Viajes

Miami de la mano de una sibarita local

Daniella Rezai, una de lass propietarias de Barceloneta, recorre “su Miami” en plan sibarita.
Daniella Rezai, una de lass propietarias de Barceloneta, recorre “su Miami” en plan sibarita. Daniella Rezai

Barceloneta es uno de esos lugares en Miami donde comer delicioso es ley. Siguiendo el concepto catalán de comida de ‘mercat’, el menú de este simpático sitio (1400 20th St., Miami Beach. 305-538-9299) ofrece platillos como una excelente butifarra casera, quesos de Garrotxa, croquetas de jamón ibérico o huevos estrellados, entre otras ricuras. Daniella Rezai, una de sus propietarias, nos cuenta de esos otros sitios que hacen “su Miami”.

▪ Si tienes que cenar en algún sitio que no sea tu restaurante, ¿adónde irías? ¿Por qué? “Definitivamente Macchialina South Beach (820 Alton Road, Miami Beach. 305-534-2124). Este local pequeñito es una joya escondida en la playa. Situado en el antiguo local de Sylvano’s tiene, para mi gusto, la mejor comida italiana de Miami, contemporánea y original. Se nota que el chef no teme experimentar. Jen y Michael son un equipo súperestrella y siempre reciben con los brazos abiertos. El pan rústico a la plancha con queso Fontina es increíble. También la polenta con salchicha y los Cavatelli Macchialina.

También me gusta Oishi Thai (14841 Biscayne Boulevard, North Miami. 305-947-4338) y creo que es un must para cualquier local. Este sitio es del tipo que si llevas a alguien que está de visita en Miami te va a hacer quedar genial: pensarán que eres ‘chic’ y que estás in the know. Está situado en un centro comercial en una zona bastante aislada en Biscayne, pero en cuanto entras te das cuenta de que vas a comer la mejor comida tailandesa de tu vida. Chef Bee es un genio con los sabores.

No puedo dejar de mencionar Mandolin Aegean Bistro, en el Design District (4312 Northeast 2nd Avenue, Miami. 305-576-6066) Sé que es una respuesta bastante típica, pero, simplemente, me encanta su comida. Soy medio iraní y muchas de las especias con que cocina son las mismas con las que me crié”.

▪ Además de Barceloneta, ¿en qué otro sitio te gusta almorzar? ¿Por qué? “Me gusta ir a Las Olas South Beach (644 6th Street, Miami Beach. 305-534-9333): tiene el mejor desayuno de la Playa. Nada te hace sentir más miamiense que compartir codo en la ventana del lugar, con taxistas, albañiles, turistas y veinte mil italianos mientras pides una colada, un guarapo y empanadas de jamón y queso. Siempre pido un pastelito de guayaba y queso, que me como más tarde, en cuanto estoy instalada en la playa.

Tuve la suerte de vivir cerca de la calle 8 por un año, así que casi semanalmente hacía la ‘peregrinación’ a Mr. Yum (1945 Southwest 8th Street, Miami. 786-360-2371). Me encantan los rollos y además soy fanática de los currys y pad thais que ofrecen allí. Nada les gana a los especiales de almuerzo que tienen: por $12 te puedes comer un red shrimp curry (yo le agrego una copita de vino blanco como acompañante) y sales encantado.

Para esos días en los que amaneces maldiciendo las malas decisiones de la noche anterior, la cura está en Jaguars Coconut Grove (3067 Grand Avenue, Coconut Grove. 305-444-0216). Una Michelada Cubana con cerveza Pacífico y ceviche Black Market. Esta es mi definición de ‘levanta muertos’. Los ceviches Vuelve a la Vida y Pacífico también funcionan”.

▪ Los fines de semana, ¿hay algún brunch que sea tu favorito en Miami? ¿Por qué? “Recientemente fui al brunch de Tongue and Cheek Miami Beach (431 Washington Avenue. 305-704-2900) y me encantó. Pedí con el estómago y no con la cabeza, y terminé dejando la mitad de mi comida, pero las sobras estaban igual de buenas para la cena.

Pubbelly South Beach (1418 20th Street, Miami Beach. 305-532-7555) recientemente abrió su brunch dominical. Tengo la suerte de no trabajar los domingos y vivo al lado de Pubbelly. Eso sí, hay que venir con hambre y con más personas para compartir y probar de todo”.

▪ ¿Algún sitio de música en vivo que te guste? “Bunbury Downtown Miami es de una gran amiga mía, Paula Costa y es el sitio perfecto para tomarte una copa de vino y olvidarte del mundo. Desde un principio ella quiso un espacio para que los músicos pudieran venir a expresarse artísticamente y ahora es un refugio para artistas locales. El escenario es de madera cubierta de alfombras persas, ubicado en el centro del jardín. Aquí he visto tocar DJ’s, músicos de jazz, hasta rock latino. Siempre tienen blues los lunes, Mediterranean jazz, los jueves (el mejor día) y los fines de semana pinchadiscos invitados”.

  Comentarios