María Marín

Excusas baratas en el amor

Cuando te encuentras en una mala relación amorosa, una voz interior siempre te murmura: “¡Sal de ahí!”. En ocasiones hasta te desvelas pensando en qué será lo que esperas para irte. Finalmente dices: “No puedo continuar, mañana mismo me voy”, pero al siguiente día, cuando te levantas, tienes una nueva excusa para justificar el porqué no puedes alejarte. Y no estoy hablando de una excusa con peso como lo sería tener un hijo en común con esa persona. ¡Me refiero a excusas baratas! He aquí algunas de ellas:

▪ Festividades: Las celebraciones siempre son una buena excusa: “Falta poco para el día de San Valentín”; “No quiero estar sola en la despedida de año”; “Se acerca nuestro aniversario”. El problema es que durante todo el año siempre habrá alguna ocasión especial que va a interferir con tu separación.

▪ Sexo: El resto de la relación es un desastre pero debido a que las relaciones sexuales son buenas, aguantas el martirio que estás viviendo. ¡Como si se pudiera vivir de sexo!

▪ Me da lástima: Sabes que no le quieres y no deseas un futuro con esta persona, pero como tu pareja realmente no ha sido mala, piensas: “No lo merece, no tengo el derecho de romperle el corazón.” Pero tampoco tienes el derecho de jugar con sus sentimientos.

▪ Amigas solteras: Todas se quejan de su soltería y aseguran que no quedan hombres buenos, así que tu deduces: “Es mejor estar en una mala relación que estar soltera lamentándome de los hombres malos”.

▪ La mascota: Es cierto que un niño puede obligar a muchos a permanecer en una relación, pero ¿un perro? ¡Qué excusa tan barata! Hay quienes alargan una separación porque no pueden decidir quien tendrá custodia del animal.

▪ La renta: Muchos permanecen con la persona equivocada porque se dividen las cuentas. La realidad es que siempre se puede encontrar a otro compañero de cuarto que pague la mitad de la renta y no tengas que aguantarle maltrato.

▪ Seguramente no hay nadie mejor allá afuera: Qué importa si no hay alguien mejor o peor, aquí el punto es que te sientes mal. Como dice el refrán: “Mejor solo que mal acompañado”.

Ninguna de estas excusas baratas justifica quedarte en una relación que no te conviene. No pierdas más tiempo y toma la decisión de ser feliz.

Para más motivación visita: www.MariaMarin.com y www.Youtube.com/mariamarinonline

  Comentarios