Béisbol

Ni por la vista reconocerán a los Marlins cuando Jeter comience sus transformaciones

El jardinero de los Marlins Giancarlo Stanton sonríe antes de batear contra los Filis, el 31 de agosto en Miami.
El jardinero de los Marlins Giancarlo Stanton sonríe antes de batear contra los Filis, el 31 de agosto en Miami. dsantiago@elnuevoherald.com

Cuando Derek Jeter y sus nuevos compañeros de viaje terminen la remodelación de los Marlins, ni por las ropas los reconocerán. Aunque ya no da el tiempo para esta temporada, el nuevo grupo propietario está considerando fuertemente la idea de un cambio de colores y de logo en los uniformes.

marlinspark2
LOS DOS logos principales que han tenido los Marlins.

De acuerdo con una fuente del equipo, la idea de un cambio de identidad visual ha ganado partidarios desde que los peces pasaran de manos de Jeffrey Loria a las de Jeter, Bruce Sherman y otros dueños minoritarios.

"Eso es lo que parece están decididos a hacer, porque las conversaciones han tenido lugar'', afirmó la fuente. "Todavía los planes están en la infancia, pero existe el deseo de cambiar la forma en que se presenta el equipo para enfatizar algún tipo de ruptura con el pasado de Loria''.

Los cambios podrían efectuarse tan pronto como en la temporada del 2019 o en la del 2020, si son aprobados por un comité especial de las Grandes Ligas que supervisa todo lo relacionado con la imagen de las franquicias.


Básicamente, los Marlins han cambiado de colores y logo en una ocasión, cuando inauguraron el nuevo parque en la contienda del 2012, al incluir nuevas combinaciones y una figura de pez mucho más estilizada en sus líneas, con un estilo más moderno.

En ese momento dejaron de ser llamados de Florida para pasar a ser de Miami, significando una especie de nuevo capítulo que dejaba atrás los tradicionales colores marinos que tanto se vieran en el parque de los Dolphins.

Más allá de eso, por estos días todos los departamentos de la organización están presentando sus planes a los nuevos jefes, quienes han venido en su mayoría del área de Nueva York.


Una idea que también gana fuerza es la de personalizar aún más los llamados días de La Herencia Hispana, que celebran el aporte al béisbol de las varias comunidades que pueblan el Gran Miami, como Nicaragua, Colombia, República Dominicana, Venezuela y Cuba.

Sin embargo, el tema de los uniformes no es tan prioritario como el del personal, pues a mediados de noviembre tendrán lugar las reuniones de gerentes generales y en diciembre la de los propietarios, donde suelen fijarse los parámetros de la venidera temporada.


Para ese momento, Jeter deberá tener en mente una cifra cercana a la que fijará en su nómina del 2018 y cuáles peloteros serán canjeados si se mantiene la idea de reducir salario.

Pero el tema de los nuevos colores no deja de ser interesante.

  Comentarios