Béisbol

Tras la controversia de los pelotazos, Miami acalla a los Bravos con dos victorias

WEI YIN Chen, lanzador de los Marlins.
WEI YIN Chen, lanzador de los Marlins. adiaz@miamiherald.com

Atlanta llegó a Miami en medio de la controversia de los pelotazos, pero convive ahora con la quietud de dos derrotas. El equipo que había impuesto su voluntad en siete juegos consecutivos vio quebrada su hegemonía con los fracasos de viernes y sábado, contenido en todos los aspectos.

Mucho había llamado la atención el trabajo de Dan Straily una jornada antes, y de todo el pitcheo en general, al pintar de blanco a los Bravos, pero nadie esperaba que Wei-Yin Chen se encargara de seguir colgando ceros a los de Georgia, sacudidos hasta el fondo de su espíritu.

El taiwanés no permitió libertades en seis entradas para guiar a los Marlins a un triunfo de 3-1, apoyado en el décimo cuadrangular de la temporada para Brian Anderson, quien les recordó a todos que no solo Ronald Acuña Jr. y Juan Soto están en la carrera por el premio de Novato del Año.

La victoria se produjo ante un viejo conocido como Aníbal Sánchez, quien debutó en las Mayores en la temporada del 2006 con los peces y luego lanzaría un juego sin hit ni carrera contra Arizona.

Tras una foja de 39-38, el venezolano fue canjeado a los Tigres en el 2012 y en sus últimas tres temporadas no le había ido nada bien, hasta que en esta comenzó a vivir una suerte de renacimiento con los Bravos.

Este fue su primera apertura en Miami desde el 6 de abril del 2016, cuando superó en duelo de pitcheo al cubano José Fernández en un triunfo 7-3 de Detroit. Esta vez la suerte le sonrió a Chen.

Sin duda, ha sido una campaña bastante errática para el asiático, quien posee balance de 1-6 con 9.35 de efectividad lanzando como visitante y de 4-3 con 2.00 de promedio de carreras limpias en casa.

En el caso de Anderson, una vez más confirmó que su estrella promete para mucho más allá que este 2018 al liderar a todos los novatos de las Mayores en juegos (129), anotadas (69), hits (138) y en porcentaje de embasados (.360), además de ser segundo en dobles (27) y tercero en promedio (.279).


Muy probablemente el premio no vaya a parar a sus manos, pero nadie le quitará los aplausos que merece.

  Comentarios