Béisbol

Con la misma sangre pero distinta letra, Lourdes Gurriel Jr. escribe su historia en las Mayores

LOURDES GURRIEL JR. en el dugout de Toronto en juego contra Miami el 31 de agosto del 2018.
LOURDES GURRIEL JR. en el dugout de Toronto en juego contra Miami el 31 de agosto del 2018. Getty Images

La sangre es la misma, pero la tinta puede que sea diferente. Lourdes Gurriel Jr. está escribiendo su propia historia en Grandes Ligas y ha plantado su bandera de talento en un 2018 que recordará mientras viva.

El más chico de la legendaria familia ha demostrado poseer la arcilla para moldear un jugador de las Mayores y lo que ha mostrado es apenas la punta del iceberg que podría emerger en los próximos años.

Vivió de todo el pelotero cubano: un ascenso y un descenso a la granja, una racha histórica de juegos de más de un imparable y una lesión en la rodilla que aminoró su aceleración. Ahora disfruta del puesto bien ganado en su primer viaje a Miami con Toronto.

¿Cómo contemplas esta temporada en su recta final?

“Ha sido fenomenal. Empecé en Doble A con el objetivo de jugar fuerte y mantenerme saludable. Me siento muy contento por lo que he hecho por donde he pasado y ahí están los resultados’’.

¿Este año ha reafirmado tu sentido de pertenencia a las Mayores?

“Así es, ya probé como es el sistema, he aprendido bastante. Mis compañeros me han ayudado mucho con Kendrys, con Aledmys. El centro de todo es seguir trabajando duro, no importa el nivel donde estés’’.

Muchos en Miami sabían quién eras tú, pero el mundo te conoció con tu racha de juegos multihits…

“Esa fue una etapa muy bonita. Cuando el equipo me bajó a las Menores la primera vez no lo temé mal, sino como una enseñanza. Regresé más fuerte y concentrado, y luego comenzó la racha. Los primeros siete días me sentía confiado y luego empezó la racha’’.


¿Qué te decían en el club?

“Hasta el juego ocho o nueve no pensaba en eso, pero luego los mismos compañeros de equipo me alentaban y me decían que tenía que hacerlo como fuera. Ellos no podían aguantárselo ya. Yo no sabía ni qué récord estaba logrando’’.

Y después vino la lesión…

“Esas son cosas que pasan en la pelota. No me sentí mal conmigo. Me sentí más mal porque iba a perder varias semanas de juego. Iban a ser como seis, pero me preparé fuerte y solo fueron tres’’.

Siempre viviste a la sombra benévola de tu padre y tu hermano, ¿qué tal la escritura de tu propia historia?

“Desde pequeño me han hecho esa misma pregunta. Dije que éramos tres personas diferentes, tres peloteros diferentes. Con el mismo apellido y la misma sangre, pero al final cada uno iba a tener su historia’’.


¿Qué te diferencia a ti de ellos?

“Siempre quise hacer lo mío, mi estilo de juego. He querido hacer mi diferencia en el terreno, ganarle un paso más. Gracias a Dios tengo la virtud de tener una chispita’’.

Puedes ser el Gurriel con la historia más larga en las Mayores.

“Si Dios lo permite voy a estar más tiempo por acá. Y voy a tener una gran ventaja, porque voy a tener a mi papá y a mi hermano con la sabiduría que tienen ellos, algún día desde las gradas. Eso es algo que me va ayudar mucho’’.

¿Cuál es el mejor consejo que te ha dado tu hermano y el mejor de tu padre?

“Es algo de lo que me beneficio a diario. Desde que estábamos en Cuba y terminaba un partido hacíamos un resumen de lo que fue bueno y malo y eso nos ayudó a crecer a mí y a mi hermano’’.

  Comentarios